Qué es un decreto

Un decreto es una orden para el universo. Y como tú eres co-creador con Dios, al decretar estás creando tu propia vida. Ten en cuenta que las palabras son órdenes, que al hablar estás ordenando que algo suceda, y que eres tú, quien determina su calificación.

Al decretar estás moldeando la energía para que se encause hacia donde la diriges. Por lo cual eres exclusivamente tú, quien crea tu mundo.

Hablar no es lo mismo que decretar. Cuando hablamos, evocamos un pensamiento y le damos vida, haciendo audible lo que está oculto dentro de nosotros. El lenguaje revela, y el correcto lenguaje puede crear una forma que encierre un propósito benéfico, así como el lenguaje incorrecto puede crear una forma que tenga un objetivo maligno. Sin darnos cuenta, hablamos incesante e irresponsablemente día tras día, empleamos palabras; multiplicamos sonidos, y nos rodeamos de mundos de formas creadas por nosotros mismos. Por lo tanto, es esencial pensar antes de hablar.

Justamente en el decreto empleamos toda nuestra capacidad creadora, pues antes de pronunciar palabra alguna, es primordial organizar una idea-pensamiento que sea constructivo.

“Eres exclusivamente tú, quien crea tu mundo”.

Escríbenos