fbpx

Definiciones de la palabra hablada

Vamos a definir algunos conceptos para poder identificar claramente lo que es un decreto:

Plegaria: Es una petición devota a Dios o cualquier otra forma de comunión con Dios o con un objeto de adoración; tal como una súplica, una oración de agradecimiento, una adoración o una confesión.

Invocación: Es el acto de invocar o llamar a la Deidad, al Espíritu Divino, para que ayude, proteja, inspire y demás; cualquier petición o súplica de ayuda o asistencia; una forma de orar invocando la presencia de Dios, Que se pronuncia especialmente al comienzo de una ceremonia pública; un llamado a Dios o a los seres que forman una unidad con Dios para que proporcionen poder, sabiduría y amor a la humanidad, o para que intercedan a su favor; súplica para que fluya luz, energía, paz y armonía manifiestas en la Tierra como en el Cielo.

Mantra: Es una fórmula mística o invocación; una palabra o fórmula, generalmente en sánscrito, que se recita o canta con el fin de intensificar la acción del Espíritu de Dios en nosotros.

Salmodia: Es una corta y sencilla melodía, que se caracteriza especialmente por notas individuales con las que se entona un número indefinido de sílabas, que se usa para cantar los salmos, cánticos, etc. en las misas. Tanto en oriente como Occidente, el nombre de Dios se salmodia repetidamente en el ritual de expiación, en el que el alma del ser humano se une con el Espíritu de Dios al entonar el sonido de Su Nombre. En sánscrito es AUM. Aum Tat Sat Aum, en inglés I Am That I Am, y en español Yo Soy El Que Yo Soy.

Cuando Se entona el nombre de Dios o de uno de los miembros de las huestes celestiales, la vibración del ser se reproduce, con lo que la esencia misma del Ser es atraída hacia el que canta. Por lo tanto, los cantos, cuando se usan adecuadamente, magnetizan a la Presencia, ya sea universal o individualizada, de la Conciencia Divina.

Decreto: Es una voluntad preordenada, el pre-ordenamiento de acontecimientos. Decretar es decidir, declarar, mandar o imponer; determinar u ordenar; dar órdenes.

El decreto es la más poderosa de todas las peticiones a la deidad. Es el mandato del hijo o hija de Dios dado en el nombre de la Presencia Yo Soy y del Cristo para que la voluntad del Todopoderoso se manifieste abajo como arriba. Es el medio por el cual el reino de Dios se convierte en realidad aquí y ahora por el poder de la Palabra hablada. Puede ser corto o largo, y generalmente se caracteriza por un preámbulo formal y un cierre o aceptación.

“El decreto es el mandato del hijo o hija de Dios dado en el nombre de la Presencia Yo Soy”. El decreto es la llave mágica para reforzar el Poder de la Luz, Vida y Amor, que se encuentra dentro de ti y de toda la raza humana.

Fíat: Es un decreto u orden autoritarios; un manifiesto; una corta invocación dinámica o decreto que usa generalmente el nombre de Dios Yo Soy como la primera palabra del fíat, por ejemplo: ¡Yo Soy el Camino! ¡Yo Soy la Verdad! ¡Yo Soy la Resurrección y la Vida!

Los fíat son siempre exclamaciones del poder Crístico, de la sabiduría Crística y del amor Crístico afirmados conscientemente y aceptados en el aquí y ahora.

Afirmación: Es una aserción de que algo existe o es cierto; confirmación o ratificación de la Verdad; declaración solemne.

Llamado: Es una exigencia, una reclamación, una solicitud u orden de venir o estar presente; una solicitud pidiendo algo; el acto de convocar al Señor a su descendencia. Llamar es hablar en voz alta y articulada a fin de ser oído en la distancia.

El llamado es el medio más directo de comunicación entre el hombre y Dios, y entre Dios y el hombre, que se usa frecuentemente en casos de emergencia, por ejemplo: ¡Oh Dios, ayúdame!, ¡Arcángel Miguel, toma el mando!

El dicho del iniciado es: “el llamado exige la respuesta”. “Él me llamará y yo le contestaré” [Salmos 91:51]. Ellos llamaron al Señor y Él les contestó” [Salmos 99:6]

Abrir chat
Escríbenos