fbpx

Introducción

Cada vez que aprendemos algo nuevo, se forman nuevas conexiones a nivel neuronal, y las conexiones sinápticas se incrementan exponencialmente. En consecuencia, nuestra manera de pensar y de ver la vida cambian radicalmente, mostrándonos panoramas jamás vistos pero que siempre estuvieron allí, listos para ser aprovechados.

Con la práctica del decreto o ciencia de la palabra hablada, lo que hacemos es poner en acción la sustancia incorpórea que denominamos Éter, la cual compone todas las cosas tangibles e intangibles del universo.

Cuando hablamos, ponemos en marcha una cuota de energía a nivel espiritual, sin embargo, al decretar estamos haciendo uso de nuestro poder verbal de forma consciente y en toda su plenitud. De ahí la importancia de saber decretar adecuadamente para no malgastar energía y aprovechar sus beneficios al máximo.

Muchas personas no tienen un guía o instructor espiritual, por esa razón no tienen una idea clara acerca de cómo decretar adecuadamente. Pero aquí, te explico de forma precisa la manera en la que se debe ejecutar un decreto, momentos precisos, posturas, y ejemplos prácticos.

Antes de convertirte en un diestro practicante del Decreto, debes recordar que no es necesario hacer esfuerzos sobrehumanos para que las ideas se graben en tu mente; ya que ese un proceso paulatino; pero sí deberás poner de tu parte para escuchar estas instrucciones tantas veces como sea posible, hasta que los conocimientos fluyan en ti de manera natural.

Escríbenos