fbpx

RUNAS Negativas y Positivas – Lección 16.4

yosoyespiritual yosoyespiritual 3.3K vistas 1 comentario 17 minutos de lectura Videos

Bienvenidos a la lección número 16 parte 4. Veremos algunos ejemplos que nos permitirán diferenciar las grabaciones rúnicas negativas de las positivas, es decir, nuestras programaciones mentales negativas de las positivas.

Ejemplos de RUNAS mal grabadas

Estas son algunas frases que suenan “bien” pero que son una serie de RUNAS MAL GRABADAS que afectan a la gran mayoría de personas de nuestra sociedad, y por lo tanto, son la causa del sufrimiento e inconformidad actuales.

“piensa en el futuro y “asegura” tu bienestar para el mañana”

El pensar en el futuro para tener “seguridad” es lo que crea angustia y preocupación por cosas que aún no han ocurrido.

El pensar en el “futuro” es asegurarse una vida llena de ansiedad y preocupación.

Si supieras lo hermoso que es vivir en el absoluto presente, sin preocupación ni miedo, aprovechando lo que te ofrece la vida en el momento presente, que es lo único REAL.

Ni un solo instante de preocupación, logrará mejorar las cosas.

La vida se caracteriza por los cambios, por la actividad; cuando una persona se estanca en un proceso imaginativo descontrolado, automáticamente SE DETIENE su progreso, como si estuviese enjaulado dentro de las gruesas paredes de sus propios pensamientos.

Si basas tu “estabilidad” en cosa que “aseguren” tu futuro estás caminando hacia tu propia muerte en vida.

Date cuenta que cuando estás VIVO, disfrutas de la ACTIVIDAD.

Hay dos formas de asegurar tu muerte en vida: 1. Cuando temes al futuro y te preocupas. 2. Y cuando sientes culpa del pasado y te angustias.

Vive tu momento presente y disfruta del aquí y el ahora.

Hay un tipo de seguridad diferente: es la SEGURIDAD INTERIOR, que te brinda el tener confianza en ti mismo y en tu capacidad de solucionar cualquier problema que se te presente. Esta es la única verdadera seguridad.

“Como soy buen padre, tengo que preocuparme por mis hijos”

Esta RUNA mal grabada se basa en una combinación de la anterior, con el mal entendido “amor a los hijos”.

Amar a alguien es ayudarlo a SER LIBRE.

Y ¿crees que lo vas a ayudar a ser libre enseñándole y transmitiéndole la angustia por el “futuro”?

O acaso es, que si no “te preocupas”, tu mala programación, te dirá ¡”Oh, que mal padre eres”!

Tu angustia no ayudará en nada al crecimiento de tu hijo; por el contrario, le sembrará el germen de la angustia que no lo dejará ser libre, que no lo dejará evolucionar, que no lo dejará sencillamente SER.

“Nunca puedo hacer las cosas como quisiera por culpa de los demás”

¡Nadie tiene un poder omnipotente sobre tu persona para impedir que hagas las cosas que tú desees!

Si algo no realizas es por tu propia voluntad.

La fuerza cósmica más poderosa que existe se llama “Libre Albedrío”, es decir, la libre capacidad de elegir lo que tú desees.

Cualquier excusa que pongas para no hacer algo, es una limitación que tú mismo has fabricado.

“No hagas eso, por que ¿qué diría la gente?”

Cuando necesitas de la opinión ajena para decidirte a hacer algo, estas creando todas las condiciones para dejar de SER tú mismo y buscar la aprobación de los demás.

La inseguridad y la timidez se basan en una sola suposición: “No confíes en ti mismo y confírmalo todo con otra persona”.

Y esto crea otro problema que viene encadenado a éste: Tu falta de autoestima.

Quiérete a ti mismo. Sé tú mismo. Cree tanto en ti que no necesites de la aceptación de los demás para sentirte que VALES.

Saint Thomas de Kempis decía:

“Te alaben o te vituperen, nadie puede añadir o quitar ni un solo centímetro a tu estatura moral. Tu eres quien eres”.

Cuando te comparas con otro, estás evidenciando una falta de seguridad en ti mismo.

De la comparación, lo que surge es la envidia por los superiores a ti. Y el desprecio por los que se encuentran en niveles menores.

Ninguna de las dos actitudes es sana. Ambas son polaridades extremas de un sólo defecto: la falta de amor por ti mismo.

Ocúpate de crecer tanto, que no te quede tiempo para criticar a los demás. Alégrate del triunfo de otros como si se tratara del tuyo propio.

Admira a los que han alcanzado un nivel superior al tuyo y tómalos como ejemplo de superación; pero no rivalices con ellos, ni los envidies. Siéntete seguro del nivel que tienes ahora y compártelo con los que se encuentran a tu alrededor, recordando que todos los seres que nos encontramos en el camino son Maestros de lo que nosotros ignoramos; Enseña con libertad a los demás, pero no trates de hacerles su trabajo, más bien, deja que se hagan responsables de ellos mismos y CRECE junto con ellos.

Nadie necesita de la opinión de otro para ser alguien.

Mientras mayor sea tu necesidad de halago, más fácil serás manipulado por los demás.

“¡Que buen tipo eres – Que mal tipo eres! ¡Que buena mujer eres – Que mala mujer eres!”

Los calificativos o etiquetas con que nos clasifican los demás nos matan, nos aniquilan, NO NOS DEJAN SER.

Cuando un individuo tiene que estar a la altura de un calificativo el verdadero SER deja de existir.

Cuando te identificas con los calificativos de: “El hombre elegante”; “el niño estudioso”; “el desordenado”; “la joven más simpática”; “La cara más linda de la oficina” y cualquier otra “etiqueta”; TE ESTAS NEGANDO A TI MISMO.

Toda clasificación por cualquier cualidad o calificativo que tengas, te niega a ti mismo y te impide aprovechar tu propio potencial de crecimiento.

Cuando te ponen algún calificativo y te lo crees; desperdicias tus momentos presentes, tratando de justificar ese calificativo, por tanto, habrás perdido la capacidad de descubrir y desarrollar nuevas cualidades que están dormidas en ti.

Desecha las clasificaciones, los calificativos te estancan y no te dejan CRECER.

Tú, ciertamente eres: INFINITO. No te dejes limitar por un calificativo o etiqueta.

“Planifica tu día a día para que te vaya mejor”

No conviertas tu vida en un rito constante y estático.

Hay personas que durante la semana van a trabajar, almuerzan, vuelven al trabajo, cenan y duermen, y los fines de semana van a la playa o simplemente prefieren a dormir.

Y su vida se convierte en una ceremonia tediosa: La semana a trabajar y los fines de semana a la playa o a dormir.

¡No dejes que tu vida se convierta en tedio; no pierdas tu capacidad de experimentar cosas nuevas!

Tomar una decisión cada día de lo que realmente te provoque, es creer suficientemente en ti mismo y por lo tanto CRECER INTERNAMENTE.

Puedes variar en tu trabajo, tratando de hacer cada cosa como su fuese nueva, para que cada día sea mejor.

No te hagas una agenda estática de tu tiempo libre. Sonríe.

Si necesitas consultar tu agenda para saber dónde deberías estar, te estás limitando de disfrutar las nuevas experiencias que te ofrece el presente.

¡No dejes que tus planes y proyectos sean más importantes que tú mismo!

El tiempo fue creado para el hombre y no el hombre para el tiempo.

Usa tu tiempo para estar en armonía con tus actividades, disfrútalo, no te hagas esclavo de él.

Cuando tu vida se convierte en un rito estático NO CRECES, pues en lugar de haber vivido 10.000 días o más, realmente has vivido un solo día 10.000 veces o más.

No te sometas a cánones establecidos. La gente rígida nunca crece.

Disfruta de la infinidad de cosas que te ofrece el mundo: la sonrisa de alguien o el sonido de la lluvia.

Se espontáneo, no te limites a una vida ritual. Espontaneidad quiere decir ser capaz de ensayar cualquier cosa de repente.

Genera la habilidad de sacar todo el goce posible de tu vida diaria.

Vive hoy como si fuese tu último día. Y aprende de esa experiencia como si fueses a vivir eternamente.

Las RUNAS de un ser humano saludable

Los hombres y mujeres sanos funcionan plenamente porque se hacen cargo de sí mismos y por tanto no culpan a otros por lo que les pasa.

Están creativamente vivos en todos los momentos de su vida.

Son originales en sus cosas y difícilmente se les puede encajar en un patrón fijo de conducta.

Definitivamente tienen unas cualidades muy particulares.

Son “raros” en nuestra sociedad; pero tienen una congruencia total en su manera de pensar, hablar y actuar.

Reconocen un error con naturalidad, se hacen responsables inmediatamente del error cometido y de allí en adelante no lo vuelven a repetir.

No andan buscando desesperadamente la felicidad, pues viven en un estado de permanente goce.

Disfrutan virtualmente de todo cuanto les ofrece la vida; se sienten a gusto haciendo cualquier cosa y no pierden el tiempo deseando de forma angustiante que las cosas fuesen de otra manera.

Sienten entusiasmo por la vida y la aceptan tal cual es.

Jamás se quejan por los cambios climáticos, aceptan las estaciones del año como cosa natural y disfrutan de las características de cada una.

No andan ocupados en buscar bares, tabernas o clubes nocturnos, ni habitaciones llenas de humo y olores penetrantes.

Disfrutan de la vida tal cual se les ofrece.

Están en paz con la naturaleza, aunque son capaces de funcionar en cualquier mundo hecho por la mano del hombre.

No se sienten pertenecientes a ningún país especifico, más bien se sienten parte de la humanidad.

No tienen héroes ni ídolos. Miran a toda la gente como seres humanos y no colocan a nadie en importancia sobre sí mismos, pues saben que ellos son su propio jefe.

No tienen miedo de causar mala impresión, pero tampoco hacen lo posible por causarla.

No son tercos discutidores, únicamente expresan su punto de vista y actúan desinteresadamente con todas sus capacidades.

No experimentan emociones autodestructivas como la ira, los celos, la envidia o el miedo. Se ocupan tanto de crecer internamente que no les queda tiempo para criticar a los demás.

Están todo el día aprendiendo y jamás se angustian por demostrar lo que saben; simplemente CRECEN INTERNAMENTE y disfrutan de su crecimiento.

Jamás se mortifican: siempre tienen “algo nuevo por hacer”. No tienen miedo al fracaso y por tanto están siempre dotados de una gran energía que les proporciona el AMOR A LA VIDA.

Son creativos y no desean imitar a nadie. Se alegran de ser ellos mismos y no se sienten mal porque otros no sean como ellos.

Se alegran del triunfo de otros como si se tratara del suyo propio y no se están comparando con nadie.

Son capaces de conservar la calma cuando otros a su alrededor la pierden y reprochan de la situación.

Tienen fe en sí mismos incluso cuando otros no creen en sus capacidades.

Si son blanco de falsedades y mentiras, no caen en ese juego engañoso, no devuelven el odio sin creerse por ello demasiado buenos ni demasiado cuerdos.

Son capaces de soñar sin que los sueños imperiosamente los dominen, y pueden pensar sin que los pensamientos sean su único objeto.

Tienen equilibrio emocional, pueden encarar el triunfo y el desastre de la misma manera.

Son capaces de aguantar que la verdad por ellos expuesta sea retorcida por los pícaros, para convertirla en el lazo de los tontos.

Son tenaces, pueden obligar a su corazón, a sus fibras y a sus nervios, a que les obedezcan aún después de haber desfallecido y que así se mantengan.

Pueden hablar con multitudes y conservar su virtud, o conversar con reyes y no perder sus comunes rasgos.

Nunca culpan a los demás. Se hacen totalmente responsables por todo lo que les ocurre.

Toman decisiones rápidas e instantáneas y jamás dejan para “mañana”, lo que pueden realizar en su momento presente, aunque pueden posponer cualquier actividad si es que fuera necesario, sin sentir angustia por la espera.

Consideran la mentira como una distorsión de su propia realidad y rehúsan participar en algún tipo de comportamiento que produzca engaño, o que los engañe a sí mismos.

No manipulan a los demás inconscientemente ni aceptan ser manipulados por nadie.

Saben cuál es su aspecto físico y lo aceptan de tal manera que no lo falsean con retoques exagerados.

Son naturales y saben reír y hacer reír. Ven el lado bueno de las cosas y hacen una realidad el optimismo.

Pueden reírse de los acontecimientos más absurdos, así como de los más serios. No se toman la vida con angustia ni preocupación, sino con un sano sentido del humor, sin usarlo para evadir responsabilidades.

Jamás usan el ridículo para hacer reír.

No se ríen de la gente, sino que se ríen con la gente.

Ven la vida como una gran oportunidad de divertido aprendizaje y crean esa atmosfera en cualquier sitio al que llegan.

“Son gente entretenida y sencilla que vale la pena tener cerca”.

Repite conmigo: “Yo Soy esa persona, autentica y luminosa, que todos quieren tener cerca”.

Una buena manera de cambiar esas impresiones negativas por positivas es realizando el ejercicio de regrabación de RUNAS que vimos en el video anterior.

Recuerda, si estás viendo este video es porque lo necesitas.

Que el amor de Dios esté siempre contigo

VIDEOS ANTERIORES

https://goo.gl/0f0K9A

REDES SOCIALES

► Facebook Página→ https://goo.gl/ZXotG1
► Facebook Grupo→ https://goo.gl/NXKJbR
► Instagram → https://goo.gl/nt7Sr1
► Facebook Personal→ https://goo.gl/hQPLrt

Libro de decretos

Libro gratuito en la tienda virtual. Disponible en formato físico, clic en tu ubicación:

enseñanzas para ti

Meditaciones Diarias

Rayo Azul

Fe, fuerza, poder, protección, voluntad divina

Rayo Dorado

Iluminación, discernimiento sabiduría, paz, armonía

Rayo Rosa

Amor Divino, adoración, confort, cohesión

Rayo Blanco

Pureza, creatividad, Resurrección y Ascensión

Rayo Verde

Verdad, curación, concentración

Rayo Oro Rubí

Paz, Gracia, Saneamiento, Provisión y Ministerio

Rayo Violeta

Trasmutación, misericordia, liberación, perdón

Iniciación

Lecciones esenciales. Inicia tu estudio por aquí

Seguir:
"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.
1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Video sugerido