Gabriel SilvaVideos

Tipos de karma y limpieza kármica

Lección 28 parte 2

En la primera parte vimos el origen del karma y el funcionamiento de la ley de causa y efecto. En esta segunda parte veremos los tipos de karma, el karma que genera algunas enfermedades y accidentes, y los beneficios del dharma.

Tipos de karma

Existen muchos tipos de karma.

Karma individual, que encierra las causas y efectos relacionados con la evolución de una sola persona. Karma familiar, que reúne una serie de lazos afectivos y emocionales que conforman un núcleo o punto de partida en el cual desarrollarnos.

Karma colectivo, que se relaciona con los grupos de toda índole diferentes al grupo familiar, como compañeros de estudio y trabajo, relaciones amorosas, entre otras, cuyo plan kármico requiere que se encuentren para llevar adelante una acción concreta que puede durar tanto como sea necesario; cuando el objetivo se cumple o deja de haber oportunidad para cumplirse por cualquier inconveniente, el grupo se disuelve, bien sea porque trascendió la causa o porque deberán reunirse después.

Karma nacional, que es bastante evidente y podemos comprobarlo en la situación que vive cada país, cuenta con características específicas para cada región y sus conductas suelen ser repetitivas en el tiempo. Y karma planetario, que abordamos en la lección de los rezagados y voluntarios de otros planetas.

Algunos efectos del karma

Suele pensarse que el karma es ojo por ojo, pero su funcionamiento no se presenta de esta manera tan lineal; si una persona golpea a otra, no significa que el agresor vaya a recibir necesariamente un golpe físico en el mismo lugar para equilibrar la energía, es muy probable que la lección que reciba esa persona sea muy distinta, pero siempre justa. Hemos dicho que, aquello que sembremos, eso mismo cosecharemos, pero el karma tiene una manera muy particular de ofrecer justicia. Veamos algunos ejemplos de conductas inapropiadas que generaron algún tipo de karma.

Nos preguntamos porque Dios permite que un ser nazca ciego, pero lo que ignoramos es que estos hermanos han creado limitaciones a otros seres en épocas pasadas, son aquellos que enceguecieron a otros y que, muchas veces teniendo la sabiduría y el conocimiento en sus manos, prefirieron no ver el dolor del mundo y se negaron a dar su luz a los sedientos de amor y verdad.

Aquellos que nacen sordomudos, fueron aquellos que se negaron a hablar para dar a conocer la luz que conocían en su interno y cayeron por egoísmo. De igual manera, se negaron a escuchar el clamor de muchos seres que trataban de encontrar alivio, consuelo y claridad mental.

Los daños cerebrales como la epilepsia y demás enfermedades mentales, son vividos por aquellos seres que se dedicaron a la práctica de la hipnosis, el poder mental mal dirigido y la magia negra para inhabilitar a otros seres, impidiéndoles su correcto crecimiento espiritual. Aquellos hermanos que tienen algún retraso mental son seres de gran evolución, de gran capacidad energética y de gran poder mental que utilizaron su energía de manera destructiva, violentando la ley del libre albedrío y obstaculizando a otros seres en su progreso. Los dementes, en muchos casos, fueron falsos videntes o sirvieron de canal para entidades del bajo astral, que, a través de las falsas profecías, crearon grandes distorsiones internas en quienes los consultaron. Esta fue una de las principales causas del hundimiento de la Atlántida.

La lepra, la padecen aquellos que laceraron y torturaron, produciendo mutilaciones físicas a otras personas.

Aquellos que padecen de problemas de la columna vertebral, son los mismos que han utilizado mal la energía sexual, ya que cuando esta energía se usa de manera destructiva, lo primero que entra a afectarse es nuestra vara mágica, la columna vertebral.

La homosexualidad y el lesbianismo cuentan con un trasfondo variado de causas y efectos de gran peso, sin embargo, están determinados principalmente por el mal manejo de la energía sexual y su consecuente y excesiva tensión emocional, es decir, un cuerpo emocional sobreestimulado por prácticas de carácter sexual y carente de paz verdadera para utilizar de manera constructiva. Este mal uso energético desencadena una serie de bloqueos a nivel etérico, mental y emocional que retrasan tremendamente la evolución de la chispa divina. Desde los planos superiores se permite que estos seres balanceen la energía mal empleada, otorgándoles la posibilidad de nacer en cuerpos de sexualidad distinta a su género original. Esto crea una dualidad en los seres, un fuerte choque producido por el embate de la ley.

Como esta energía cuenta con una característica mayormente emocional, los seres que nacen bajo esta condición suelen experimentar un desbalance emocional muy fuerte que deben aprender a sublimar a través de las dos formas que estudiamos previamente, generación de Dharma o un gran sufrimiento, o las dos.

Cabe mencionar que la explicación de este video se refiere a las almas encarnadas en cuerpos de sexualidad distinta a su género original. Ya que existen variedad de casos en cuanto a homosexualidad. A estas almas se les asignan cuerpos de naturaleza distinta, a manera de vehículo de experimentación y aprendizaje, para que, habiendo equilibrado esa energía mal utilizada, puedan retornar a su forma original en una siguiente encarnación.

Las múltiples experiencias humanas por la reencarnación y los repetidos contactos con ambos sexos proporcionan al espíritu las tendencias sexuales en la feminidad o masculinidad y este reencarna con ambas polaridades y se siente, algunas veces, contrariado por los impositivos de la anatomía genital y de la educación sexual que acoge en su ambiente cultural. Conforme a esas experiencias se inclinará para cualquiera de las dos opciones y lo hará no siempre de acuerdo con su aspiración interior, que podrá ser inversa a lo que determina el medio sociocultural.El espíritu pasa por una serie inmensa de reencarnaciones, bien en la posición femenina, o en la condición masculina, lo que sedimenta el fenómeno de la bisexualidad, más o menos pronunciado, en casi todas las criaturas. Más allá de eso, hay varios factores educativos que podrían contribuir para despertar en el individuo las tendencias sepultadas en las profundidades de su inconsciente espiritual. Y, aunque desempeñe papeles de acuerdo con su anatomía, y que su psiquismo se constituya de acuerdo con su opción sexual, podrá ocurrir que se despierte con deseos de tener experiencias con personas del mismo sexo. Tal hecho podrá tumultuarle la conciencia caracterizando, por aquel motivo, un trastorno psíquico emocional.

Las anemias crónicas y algunas enfermedades de la sangre son consecuencia de velaciones y rezos hechos por medio de la necromancia o evocación de seres desencarnados, así como a través de la hechicería y los rituales en los cuales intervino la sangre, utilizada de manera indebida para manipular a otros seres con los llamados “pactos de sangre”.

La amputación de miembros ocurre generalmente en aquellos seres que han sido suicidas u homicidas.

El cáncer es una consecuencia de todo tipo de represiones o emociones contenidas, de angustias y resentimientos, así como por odios que se van generando y acumulando.

Los siameses son aquellos seres que se han odiado por múltiples existencias, encontrándose en repetidas ocasiones como padres, hijos, hermanos, esposos, etc. Sin llegar a reconciliarse, ni ver en el otro la perfección y el amor, sin descorrer el velo de la carne tras el cual habita la chispa divina. En este caso la ley los envía unidos, teniendo que compartir órganos comunes para que de esa manera se propicie la ayuda y el verdadero amor.

El sida además de ser un karma planetario, es un control de la naturaleza para contrarrestar la promiscuidad y los abusos.

Los terroristas son instrumentos del karma; su misión consiste en equilibrar deudas contraídas anteriormente, a nivel planetario, nacional y regional. Sin embargo, ellos a su vez están generando sus propios karmas y a través de remordimientos o de sentirse sumidos en una situación de la cual le es muy difícil salir, están nivelando una deuda kármica.

No hay nada que escape a esta ley, sin embargo, así como el ser humano ha generado su propio dolor, también podrá liberarse de estas deudas kármicas, si así lo desea.

El Dharma

Dharma se traduce como “Conducta piadosa”, “pago a Dios” o “reparación”. No solo traemos karma de vidas anteriores, el Dharma es una de las cualidades que también nos acompaña. El Dharma actúa como diluyente de las partículas de karma que todos tenemos en las esferas mentales.

El Dharma es el resultado de la generación de partículas de naturaleza constructiva en grado tal, que su campo de acción logra limpiar todo lo que toque. El Dharma tiene la cualidad de armonizar cualquier energía de naturaleza destructiva, reduciendo su alcance y poder de acción.

El Dharma es el sentimiento que nace de la pureza, es la perfección que nos lleva a ofrecer nuestro servicio amorosamente; es el deber que tenemos con nuestra evolución y con los demás. Para alcanzar la plena liberación, debemos convertirnos en Dharma, en aquellos dadores de luz y amor ilimitado.

El Dharma se genera y amplia a través de la purificación de los cuatro cuerpos inferiores, chakras, esferas mentales y aura, puesto que esa es la única manera en que el Ser Superior puede hacer circular mayor cantidad de luz en cada uno de nosotros. A lo largo del curso hemos visto cantidad de técnicas que podemos utilizar para este proceso purificador.

El Dharma se produce en cantidades altísimas cuando meditamos. También se produce cuando un proceso doloroso culmina y un punto de karma es superado. Sí, a través del dolor también crecemos, pero también podemos eliminar muchos sufrimientos por medio de un trabajo de auto-purificación.

Y ahora, nos damos cuenta que somos arquitectos de nuestro propio destino.

Limpieza Kármica

No importa cuáles hayan sido nuestras causas pasadas, podemos sanarlas.

El karma puede ser trascendido por la generación de Dharma o a través de un ciclo de aprendizaje más extenso y doloroso. Sin embargo, veamos algunas actitudes prácticas que nos pueden servir.

Una primera forma es la ayuda desinteresada y amorosa hacia toda la humanidad de acuerdo con nuestras propias capacidades. Este servicio no sólo puede ofrecerse en el plano material, sino también el plano mental y aún más, en el plano espiritual a través la irradiación de amor divino, fijando la atención en el ser Crístico de aquellos que padecen algún dolor, que sufren, que lloran, que no encuentran salida ni consuelo, e irradiar amor divino a su corazón y a todo su ser.

Una segunda forma es el trabajo pensante, el cual consiste en estudiar la verdad de los libros escritos principalmente por seres plenamente realizados, seres que han superado la evolución humana, aquellas obras inspiradas de gran luz y elevación. Este trabajo habrá de realizarse para luego revertirlo en servicio a los demás, entregando esa luz que hemos recibido.

Una tercera forma es la transmutación a través de los siete rayos, el fuego violeta y el fuego blanco.

Una cuarta forma cosiste en absorber luz e iluminar la conciencia a través de la meditación y ejercicios de respiración rítmica. La cantidad de Dharma que se genera en estas prácticas cuando se hacen de forma diaria, crean una superficie acolchada y pura sobre la cual caemos cuando una energía de karma nos alcanza, librándonos de los dolorosos golpes y devolviéndonos al camino del equilibrio rápidamente. Cuando meditamos, podemos comprender que los pesares, angustias, accidentes y fracasos son una forma de limpieza kármica o campanazo, para que el ser despierte y vuelva a su conciencia original.

Energías generadoras de karma

La ley del karma dharma nos ayuda a regresar a nuestro origen, a nuestra esencia; nos ayuda a alcanzar el equilibrio interior, ya sea a través de la belleza o el dolor. Si cada persona procurase alcanzar la paz en su interno y en el medio que lo rodea, podría convertirse un canal de luz ilimitada y volver a su causa original. Pero, la mayoría de las veces, para retomar el camino de regreso al padre, el ser humano prefiere el karma de demérito, es decir, los dolores humanos; aquéllos que a veces nos llegan como sentimientos de tristeza, angustia y confusión, provocando accidentes, enfermedades y los grandes golpes de la vida, como aquellos que de un momento a otro llevan a una persona de la opulencia a la ruina. Estos sucesos son simplemente resultado de lo que hemos creado, y lo cual nos permitirá aprender a buscar la luz en nuestro propio interno. Sin embargo, cualquiera que sea el camino escogido, servirá para encontrar la paz interior. No es la ola la que ahoga al ser humano, sino la acción del desdichado que marcha deliberadamente hacia ella poniéndose bajo la acción de las leyes que gobiernan el movimiento del mar.

Existen variedad de energías o actitudes que nos afectan positiva o negativamente. Voy a ofrecer una descripción de cada una de ellas y podrás identificar si alguna te está afectando, y cuál te sirve para contrarrestar sus efectos y generar energía constructiva.

Estancamiento. Esta energía entorpece voluntariamente la evolución de otros seres en el aspecto pensante. En el momento en que consciente o inconsciente se entorpece a otro ser en su avance a otro nivel de pensamiento, ya sea por manipulación o simplemente por qué impide que otro ser pueda encontrar su propio camino espiritual, el efecto será que esas partículas se adhieran a sus órganos internos, entorpeciendo su acción y produciendo enfermedades físicas, muchas de ellas traumáticas como es el caso del cáncer, el mal de Parkinson, la epilepsia y la parálisis.

Dualidad, pereza mental e indecisión. Dualidad que muchas veces se manifiesta como indolencia, pereza, falta de autonomía e indecisión, la incapacidad de decidir sobre algo; ese peso energético no le permite lograrlo.

Pasiones y emociones. Causa emociones fuertes o pasionales como la ira, la agresión, la injuria y el reproche, los cuales producen dolores o accidentes de tipo físico como fracturas, explosiones de ira, celos, odio, y provoca consecuencias a nivel de los órganos de los sentidos.

Desequilibrio, temor y angustia. Cuando el ser humano pierde la capacidad de autogobierno y de autocontrol, genera un desequilibrio nervioso que provoca miseria, angustia, estrés y enfermedad.

Rompimiento de su conexión interior. Se produce por el consumo de drogas alucinógenas, el alcohol y todo tipo de tóxicos. Estas sustancias producen desequilibrio físico y mental, provocando la autodestrucción del ser y sus neuronas, produciendo daños a nivel de las esferas mentales y causando trastornos psicológicos.

El desacuerdo. Se produce a causa de las discusiones, provoca la descarga de partículas de energía que generan violencia y que terminan muchas veces en pleitos y tragedias.

Estos tipos de energía están rodeando constantemente el medio ambiente en el cual nos desenvolvemos, pero cuando tenemos buena actitud, hacen su aparición las energías de tipo electrónico llamadas energías de naturaleza constructiva.

Energías generadoras de dharma

La primera de ellas es el verdadero amor. Que produce las virtudes, el carisma, la ayuda desinteresada y siempre amorosa, produciendo el ensanchamiento del alma, la limpieza del recipiente kármico superior, y permitiendo la adquisición de nuevos conocimientos para ser aplicados en el propio bien y el de los demás: todo esto permitirá la integración de la conciencia divina con el Yo inferior.

El trabajo pensante y la creatividad. La unión de estas dos primeras energías positivas produce radiaciones de luz oro rubí, la cual va directo al yo superior permitiéndonos la comunicación y comunión plena con nuestra propia divinidad.

El equilibrio y control de sí mismo. El equilibrio de las energías físicas y mentales nos dará salud, belleza y armonía en todos los aspectos. Cuando el ser humano logre aquietar su mente, mantenerse equilibrado, aún sobre sus propias pasiones naturales; cuando logre superar toda mala actitud y tome las riendas de su propia vida y existencia, logrará la verdadera belleza interna y externa, lo mismo que la salud física, mental y espiritual.

La creatividad y el discernimiento. Al surgir de nuestro interior todo lo mejor en cuanto a pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, se produce una imaginación armoniosa y constructiva que permite el flujo constante de la creatividad que sana y embellece.

La verdadera sensibilidad. Controlando emociones y pasiones, evitaremos la sensiblería y el sentimentalismo alcanzando la verdadera sensibilidad, atrayendo hacia nosotros esta bella energía que ayuda a elevar nuestro nivel vibratorio y fortalecer nuestro campo magnético.

La decisión. Esta energía propicia la toma de decisiones que permiten el cambio de actitud. Atrae una radiación especial que ayuda a equilibrar nuestro mundo, en perfecta comunión con nuestra mente y con el propio espíritu.

La respiración rítmica, la meditación practicada diariamente y la oración sincera, son claves para desarrollar y atraer energías constructivas.

Que el amor de Dios este siempre contigo.

yosoyespiritual

"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente"

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Está interesante esta información deseo saber porque no tengo sensibilidad y no puedo sentir amor por una pareja veo a las damas como si fueran objetos qe se mueven de un lugar a otro deseo información sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Tipos de karma y limpieza kármica

Karma individual, que encierra las causas y efectos relacionados con la evolución de una sola persona. Karma familiar, que reúne una serie de lazos
Cerrar
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Luego de desactivarlo recargue la página.
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend