El destino de la raza humana | Jesús

«Hágase Tu voluntad, no la mía» no es una actitud negativa… ¡sino más bien una actitud positiva de pensamiento y sentimiento! El alineamiento de la Omnipresente y Omnisciente Presencia de Dios a través del individuo es la manifestación práctica de Maestría.

No basta con aceptar la Omni-Presencia de Dios. Los poderes y Maestría de Dios tienen que ser magnetizados y exteriorizados a través del individuo. Este es el ejemplo que Yo dejé a la humanidad. El culto a Dios no basta. Convertirse en la plenitud de todo lo que Dios ha designado para cada hombre, es el destino del individuo y de la raza. El regalo de vida, la inteligencia y la conciencia se dan por una razón. Esa razón tiene que ser buscada mediante una contemplación individual diligente. Sólo entonces conocerá el hombre la paz, y mediante la experiencia conocerá los frutos de su contemplación, en obras bien hechas.

 

Tomado del libro: Diario del Puente a la Libertad –  Jesús – pag 63

Artículos relacionados

7 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

El destino de la raza humana | Jesús

El culto a Dios no basta. Convertirse en la plenitud de todo lo que Dios ha designado para cada hombre, es el destino del individuo y de la raza.
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios. Enseguida recargue la página.
 
Suscribirse al canal de YouTube
Send this to a friend