fbpx

La verdadera visualización y su poder | Saint Germain

yosoyespiritual yosoyespiritual 982 vistas 1 comentario 14 minutos de lectura Enseñanzas

Aparte tomado del libro Misterios Develados

“La Verdadera visualización es un atributo Divino del Poder de la Vista, actuando en la mente del hombre. Cuando uno conscientemente ‘imagina’, o visualiza en su mente, un deseo que quiere ver cumplido, está usando uno de los más poderosos medios de traerlo a la experiencia visible y tangible. Hay mucha confusión e incertidumbre en las mentes de muchos, concerniente a lo que ocurre de hecho, cuando uno visualiza, o hace una imagen mental de algo que desea. Jamás vino a la existencia una forma, en ningún lugar del Universo, a no ser que alguien haya mantenido una imagen de esa forma en su pensamiento; porque cada pensamiento contiene una imagen de la idea, dentro de él. Incluso un pensamiento abstracto posee una imagen de alguna clase, o al menos una imagen que es el concepto mental que uno tiene de él”.

“Le daré un ejercicio por el cual puede desarrollar, controlar conscientemente, y dirigir sus actividades de visualización para una consecución determinada. Hay diversos pasos para el proceso, que cada estudiante puede usar en cada una y todas las veces. Esta práctica, cuando se aplica verdaderamente, trae resultados visibles y tangibles:

“El primer paso consiste en DETERMINARSE A REALIZAR ALGÚN PLAN O DESEO DEFINITIVO. Verifique antes que éste sea constructivo, honorable, y digno de su tiempo y esfuerzo. Asegúrese de examinar el motivo de traer tal creación a la expresión. Debe ser honesto, tanto para usted como para el resto del mundo, y no debe servir meramente para expresar un capricho, o gratificar los apetitos de los sentidos físicos. Recuerde que hay una vasta diferencia entre uso, deseo, y apetito. Uso es el cumplimiento de la Gran Ley Universal del Servicio. Deseo es la actividad expansiva de Dios a través de la cual se sostiene constantemente la manifestación, y la Perfección se extiende ella misma. Apetito es tan sólo un hábito establecido por la continuada gratificación de la naturaleza del sentimiento, y es tan sólo energía, enfocada y cualificada por la sugestión de la actividad externa de la vida.

Asegúrese bien de que no haya un sentimiento interno escondido, de que estaría contento de beneficiarse a costa de otro. Un auténtico estudiante, y solamente uno así, obtendrá beneficio de esta clase de entrenamiento, tomará las riendas en sus manos, y determinará disciplinar, y conscientemente controlar el ser humano. Él elige qué debe, o no debe haber en su mundo, y a través del proceso de visualización dentro de su mente, diseña y trae a la manifestación un determinado y definitivo plan de vida.

El segundo paso es enunciar su plan en palabras tan concisa y claramente como sea posible. Escríbalo. De este modo se establece un registro de su deseo en el mundo externo visible y tangible.

El tercer paso es cerrar los ojos, y ver dentro de la mente una imagen mental de su deseo o plan, en su acabada y perfecta condición y actividad.

Considere que el hecho de que su habilidad para crear y ver una imagen dentro de su conciencia, es el atributo Divino de la visión, actuando en usted. La actividad de la visión y el poder de crear son atributos de su Ser Divino, que conoce y siente dentro de su conciencia, para propulsar o plasmar en su mundo externo la imagen que está viendo y sintiendo dentro de sí mismo.

Siga recordándole al intelecto que la habilidad para imaginar, es un atributo de Dios, el atributo de la vista. El poder de sentir, experimentar y asociarse con una imagen perfeccionada, es el poder de Dios. La sustancia usada en el mundo del exterior, para construir la forma de su imagen y plan, es la pura sustancia de Dios. Por tanto, debe saber que Dios es el Hacedor, el Hecho y la Acción, de cada forma constructiva, y de cada acción, que siempre ha sido exteriorizada en el mundo de la manifestación. Cuando use de este modo todo el proceso constructivo, es imposible que su plan no se haga realidad en el mundo visible.

Lea su deseo o plan repetidamente, tantas veces en el día como sea posible, y siempre antes de ir a la cama, porque al ir a dormir, inmediatamente después de contemplar la imagen en su propia mente, queda una completa impresión en la conciencia humana, sin ser molestada durante un número de horas, haciendo posible que se grabe profundamente en la actividad externa, y permitiendo que se genere y acumule la fuerza que propulsa su deseo, a la Vida de la experiencia externa. De este modo, puede llevar en su conciencia cualquier deseo o imagen, al entrar a dormir al Gran Silencio. Allí resulta cargada con el Poder y Actividad Más Grande de Dios, que existe siempre dentro del Corazón del Gran Silencio.

Bajo ninguna circunstancia debe comentar con cualquier otro, ni su deseo, ni el hecho de que está visualizando algo. Esto es imperativo. No se hable a sí mismo, ni en voz alta, ni siquiera en un murmullo, porque debería comprender que cuanto mayor sea la acumulación de energía generada por su visualización, meditación y sentimiento, más rápidamente llegará a su experiencia externa la realidad de su imagen.

Miles de deseos, ambiciones, o ideales, se hubieran manifestado en las experiencias externas de los individuos, si ellos no los hubiesen comentado con amigos o conocidos. Cuando uno decide manifestar definitivamente una experiencia, mediante una visualización conscientemente dirigida, él se convierte en la Ley -Dios-, la Ley del ‘Uno’, a quien nada se le opone. Uno debe tomar su propia decisión y apoyar su propio decreto con todo su poder. Esto significa que debe adoptar una postura firme y determinada. Para hacerlo así, debe saber y sentir que es Dios quien desea, Dios quien siente, y Dios quien controla toda cosa concerniente a ello. Esta es la Ley del ‘Uno’, -Dios- y sólo Dios. Hasta que esto sea entendido, uno no puede conseguir, y nunca conseguirá, exteriorizar su manifestación, porque en el momento en que entra un elemento humano, está retirándola de la mano de Dios, y naturalmente ella no se puede expresar, porque está neutralizándola con las cualidades humanas de tiempo, espacio, lugar, y mil y una otra condición, que Dios no reconoce”.

“Nadie puede conocer a Dios, en tanto se considere una fuerza opuesta a Él, porque dondequiera que se reconoce que pueden actuar dos fuerzas, se obtiene una cualidad resultante de actividad neutralizada. Cuando se produce la neutralización, no se obtiene ninguna cualidad en ningún sentido. Meramente no se tiene nada, o ninguna cosa en su manifestación. Cuando reconoces a Dios -El Uno-, lo único que se manifiesta instantáneamente es la Perfección, ya que no hay nada que se le oponga o que lo neutralice-no hay elemento de tiempo. Y de esta manera se establece en ti, ya que no hay nadie ni nada que se oponga a lo que Dios decreta.

“Las condiciones nunca pueden mejorar para nadie, hasta que uno desee Perfección y pare de reconocer un poder opuesto a Dios, o que hay algo, sea dentro o fuera de él, que pueda evitar que se exprese la Perfección de Dios. El mismo reconocimiento hecho por uno, de una condición que sea ‘menos que todo lo de Dios’, resulta una deliberada elección de una imperfección, y esta clase de elección es la caída del hombre. Esto es deliberado e intencional, porque uno es libre, en cada momento, de pensar cualquier cosa que elija pensar. Incidentalmente, no se precisa más energía para tener un pensamiento o imagen de Perfección, que para uno de imperfección”.

“Uno es El Creador localizado para diseñar y crear Perfección en su mundo y lugar del Universo. Si se ha de expresar Perfección y Dominio, se debe saber y reconocer solamente la Ley del ‘Uno’. El Uno existe y controla completamente todo lugar del Universo. Uno es la Auto-Conciencia de la Vida, La Única ‘Presencia’ Suprema de la Gran Llama del Amor y Luz. Uno a solas es el Elector, el que Decreta las cualidades y formas en que desea derramar su Vida, porque es el único energizador de su mundo y todo lo que contiene. Cuando piensa o siente, parte de su energía de Vida se exterioriza para sostener su creación”.

“Expulse pues de la mente, toda duda o miedo sobre el cumplimiento de eso que visualice. Tales pensamientos, o sentimientos, que después de todo son sólo emanaciones humanas, que no contienen perfección, deberían ser reemplazados instantáneamente por el reconocimiento pleno de su Ser y mundo, como la Vida de Dios -‘El Uno’-. Más que eso, uno debe mantenerse completamente indiferente acerca de ello, excepto durante el tiempo que esté visualizando. No ponga tiempo en su mente en espera de resultados, y sepa que tan sólo existe el ahora, justo el momento inmediato. Tome esta disciplina, úsela y podrá manifestar un irresistible poder en acción, que no puede fallar ni nunca lo hará”.

“Recuerde siempre que usted es Dios visualizando. Usted es la Inteligencia de Dios dirigiendo. Usted es el Poder de Dios impulsando. Usted es el Ser de Dios -Su Sustancia- sobre la cual se está actuando. Cuando comprenda esto, y considere la plenitud de ello a menudo, toda cosa en el Universo se abalanzará a cumplimentar su deseo, su mandato, su imagen, porque ella es omni constructiva, y por tanto concuerda con el Plan Original Divino, para la Vida Auto- Consciente. Si nuestro lado humano concuerda realmente con el Plan Divino y lo acepta, no puede haber tal cosa como retraso o fracaso, porque toda energía tiene la inherente cualidad de Perfección dentro de ella, y se abalanza a servir a su Creador. La Perfección es la única predestinación que existe.

“Cuando su deseo o imagen es constructivo, uno es Dios viendo Su Propio Plan. Cuando Dios ve, es un irrevocable decreto o mandato para aparecer ahora. En la creación de esta Tierra y sistema de mundos, Dios dijo: ‘Hágase la Luz’, y la Luz apareció. No tardó eones de tiempo crear la Luz. El mismo Poderoso Dios está en uno ahora, y cuando uno ve o habla, es Su atributo de visión y audición los que están actuando en y a través de uno”.

“Si uno comprende lo que significa verdaderamente esto, puede ordenar mediante Su Pleno Poder y Autoridad, porque es Su Conciencia-Viviente, y es solamente la Auto-Conciencia de su Vida la que puede mandar, imaginar, o desear un Plan constructivo y Perfecto. Cada Plan constructivo es Su Plan. Por tanto, uno sabe que Dios está actuando, ordenando: ‘Hágase que este deseo o plan sea realizado ahora’, y será Hecho”.

Aparte tomado del libro Misterios Develados

Libro de decretos

Libro gratuito en la tienda virtual. Disponible en formato físico, clic en tu ubicación:

enseñanzas para ti

Meditaciones Diarias

Rayo Azul

Fe, fuerza, poder, protección, voluntad divina

Rayo Dorado

Iluminación, discernimiento sabiduría, paz, armonía

Rayo Rosa

Amor Divino, adoración, confort, cohesión

Rayo Blanco

Pureza, creatividad, Resurrección y Ascensión

Rayo Verde

Verdad, curación, concentración

Rayo Oro Rubí

Paz, Gracia, Saneamiento, Provisión y Ministerio

Rayo Violeta

Trasmutación, misericordia, liberación, perdón

Iniciación

Lecciones esenciales. Inicia tu estudio por aquí

Seguir:
"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.
1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Video sugerido