fbpx

El afán y el entusiasmo del alma que busca luz | Santo Aeolus

yosoyespiritual yosoyespiritual 2.4K vistas 1 comentario 3 minutos de lectura Santo Aeolus

El afán de los estudiantes para cerrar la brecha que hay entre la oscuridad externa de la mente humana y la Conciencia Maestra Ascendida es, por supuesto, un hermoso y poderoso ímpetu que lleva al alma a grandes alturas; y el afán, el fervor y el entusiasmo son cualidades cuya intensidad nunca debe ser disminuida en los corazones de aquellos en quienes afloran. El afán y el entusiasmo son como la cima más alta de una montaña, cubierta con hielo, y muchas veces la conciencia resbala desde la cima, cayendo a los valles de la angustia, del desánimo y del desencanto, cuando las manifestaciones no llenan las expectativas del aspirante.

Ahora bien, el discípulo debe entender, primero y antes de nada, que el aspirante es un alma en la oscuridad que busca la Luz (siendo la oscuridad algo relativo), y que hasta que el individuo no ascienda, lo que se da es una acumulación mayor o menor de sombra.

El aspirante está ansioso de obtener la totalidad de la Verdad y eso (de por sí) es bueno. Sin embargo, al estar el aspirante en las sombras, no sabe qué esperar del Aspecto de Sabiduría, y sus expectativas no son, por lo tanto, criterio alguno en lo que concierne a si está recibiendo la emisión más grande posible de acuerdo a los requisitos del crecimiento de su propia alma. Ahora bien, el estudiante sincero que fervorosamente aplica la Ley lo mejor que le permiten sus habilidades, estará constantemente catapultándose a sí mismo por encima de los abismos de la desesperación y del desánimo, ya que el resultado (del cual, de todas maneras, no tiene conocimiento) está incompleto según su propia opinión humana.

Si el discípulo pudiera solamente entender lo que Saint Germain ha dicho repetidas veces:

“Haced vuestras aplicaciones sin esperar resultados específicos. Sólo regocijaos en el conocimiento de que la aplicación no puede fallar”.

Se ahorraría afanes sin fin, a medida que sube y baja, sube y baja, sube y baja oscilando entre el esfuerzo repetido y el letargo, el entusiasmo y la desesperación.

Santo Aeolus

 

Tomado del libro: Los Maestros Ascendidos escriben el Libro de la Vida

Serapis Bey Editores

Libro de decretos

Libro gratuito en la tienda virtual. Disponible en formato físico, clic en tu ubicación:

enseñanzas para ti

Meditaciones Diarias

Rayo Azul

Fe, fuerza, poder, protección, voluntad divina

Rayo Dorado

Iluminación, discernimiento sabiduría, paz, armonía

Rayo Rosa

Amor Divino, adoración, confort, cohesión

Rayo Blanco

Pureza, creatividad, Resurrección y Ascensión

Rayo Verde

Verdad, curación, concentración

Rayo Oro Rubí

Paz, Gracia, Saneamiento, Provisión y Ministerio

Rayo Violeta

Trasmutación, misericordia, liberación, perdón

Iniciación

Lecciones esenciales. Inicia tu estudio por aquí

Seguir:
"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.
1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Video sugerido