El MoryaSanat Kumara

Fundación de La Gran Hermandad Blanca | El Morya

Cuando Sanat Kumara se ofreció a asumir el Cargo de Señor del Mundo, los Señores del Karma —quienes representan la Ley Cósmica que gobierna los asuntos del planeta Tierra y la evolución de la humanidad— le dieron la plena y absoluta autoridad sobre la vida y progreso de los hijos de los hombres.

Haciendo una pausa, y a propósito de los señores del karma: Los Señores del Karma constituyen la autoridad final para las corrientes de vida que pertenecen a la Tierra. No sólo supervisan y dirigen la encarnación del alma, sino que conforman el Concejo de Juicio al momento de disolver la vestidura física.

Ellos delegan cada alma a su propia esfera para su estadía entre encarnaciones. A través de Ellos tienen que pasar todas las peticiones para Dispensaciones para borrar el karma de la raza y trascender la Ley natural de Causa y Efecto, Ellos son Señores de Misericordia y Amor, y se les puede abordar para una petición que valga la pena.

Continuando… Debido a que estos Señores de Amor habían ofrecido a la Ley Cósmica Sus propias auras de Luz para hacerle frente a los requerimientos de la Ley de que la Tierra contribuyera algo de Luz al sistema solar —o, de lo contrario, ser disuelta de la cadena— , se hizo inmediatamente evidente que era menester instaurar algún medio de entrenamiento para enseñarle a los hijos de los hombres cómo expandir su propia chispa de Divinidad; y, con el correr del tiempo, convertirse en Señores de la Llama e iluminar su planeta sin la ayuda de otras estrellas.

A fin de prepararse para este día, Sanat Kumara y su Concejo en Shamballa establecieron una gran Orden espiritual de Seres Divinos conocida como La Gran Hermandad Blanca, cuyos deberes y servicio era interesar, enseñar, guiar y proteger a los hijos de la Tierra, y eventualmente, atraerlos a la Hermandad y dejarlos asumir los cargos y responsabilidades originalmente ocupados por los seres voluntarios que vinieron desde mundos más evolucionados.

Mediante Su propio gran amor y radiación, esta Hermandad comenzó a despertar la Luz espiritual en las almas de algunos pocos miembros de la raza. Estos egos comenzaron a estremecerse en el sueño de su alma, y a responder a la Presencia y Llama del Amor de Sanat Kumara. De entre la gran masa de durmientes, comenzaron algunos a estirarse hacia arriba en conciencia, y los Maestros, alcanzando hacia abajo, efectuaron el primer encuentro entre la Tierra y el Cielo.

Las primeras dos almas que de esta manera respondieron habrían de ser, en vidas mucho tiempo después, el Señor Gautama Buddha y el Señor Maitreya. Fueron ellos dos los primeros seres humanos que solicitaron admisión al Concejo de Shamballa, y que solicitaron entrenamiento y asistencia a fin de auto-prepararse para unirse a la gran obra de convertirse en portadores de la Luz para el mundo de los hombres.

GRAN REGOCIJO

¡Oh, cuán grande fue el regocijo en Shamballa cuando estos dos espíritus frescos y ansiosos, respondiendo a la Presencia de Amor, probaron que la Sabiduría y el sacrificio de los Señores de la Llama habían valido la pena, ya que de donde dos habían venido, seguramente vendrían más.

Y así ha sido al punto que actualmente miles se han inscrito en la nómina del Concejo Cósmico, y los hijos de la Tierra han asumido gran parte de los cargos anteriormente ocupados por seres de otras esferas.

Algún día, los mismísimos seres huamanos encontrarán que los hijos de la Tierra los han liberado de su exilio auto-asumido, y en el brillo de la Tierra podrán partir, tal cual vinieron, con amor dulce y paciente.

Desde el momento en que el Señor Gautama Buddha y el Señor Maitreya se presentaron ante el gran Sanat Kumara —llamado “El Anciano de los Días” debido a la duración de Su servicio—hasta el momento en que pudieron asumir su cargo como Instructores Mundiales, centuria tras centuria de auto-disciplina, auto-negación y auto-maestría fueron escritas en el pergamino del tiempo, encarnando los hermanos una y otra vez, atravesando todas las experiencias que el Concejo Cósmico consideró instaurarían en sus almas la Fortaleza, la Constancia y el Amor requeridos para poder realizar su papel Cósmico con crédito, y con la certeza de la Victoria.

 

Tomado del libro: Diario del Puente a la Libertad – El Morya – pag 23

Etiquetas

yosoyespiritual

"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente"

Artículos relacionados

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestra comunidad:

Fundación de La Gran Hermandad Blanca | El Morya

La Gran Hermandad Blanca, cuyos deberes y servicio era interesar, enseñar, guiar y proteger a los hijos de la Tierra
Cerrar
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Luego de desactivarlo recargue la página.
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend