Libro de decretos. Clic en tu ubicación: México - ColombiaToda AméricaEuropa
402kSuscriptores
20.3kSeguidores

La historia de la humanidad | Lemuria y Atlántida

Lección 8


La historia de la humanidad

En esta parte de la serie que nos ocupa presentaré un breve resumen de la historia de la humanidad en las Eras Lemuriana y Atlante. El propósito principal de esta Lección es enseñar que cuando la humanidad califica la Energía de Dios de manera constructiva, la civilización alcanza un alto estado de realización. Sin embargo, cuando la humanidad en libertad no escuchó la suave vocecita interna y el sacerdocio se volvió espiritualmente arrogante, esta actitud resultó en la caída de la civilización, acompañada muy a menudo de una acción cataclísmica.

Según los Maestros, hoy estamos literalmente sentados en un barril de pólvora. Afortunadamente, las lecciones aprendidas de la historia de las civilizaciones Lemuriana y Atlante serán tomadas en serio.

Aunque puede que sea imposible impedir todos los desastres naturales, todavía hay esperanza de que el alcance de las catástrofes pueda reducirse, y que mucho sufrimiento pueda mitigarse.

Afortunadamente, no se necesitan muchos estudiantes para realizarlo. Lo más importante es CALIDAD DE CONCIENCIA y el deseo humilde, sincero y el COMPROMISO A LA CAUSA DE LA GRAN HERMANDAD BLANCA.

Las dos primeras edades doradas y la venida de la humanidad a la tierra

Hace cerca de 4.500.000 años, el veintiuno de marzo, al comienzo del solsticio de primavera, Helios y Vesta escogieron descender la primera Sub-raza de la primera Raza-Raíz para encarnar en la Tierra. Además de los miembros de la primera Raza-Raíz, estaban presentes Helios y Vesta; miembros del Reino angélico, incluyendo al Arcángel Miguel; los Directores de los elementos, tierra, agua y aire, a saber: Virgo, Neptuno, y Aries; el Mahá Chohán; el Manú de la primera Raza-Raíz; y Espíritus Guardianes. Entre los Espíritus Guardianes presentes estaban Sanat Kumara, un Ser Ascendido de Venus y Zarathustra, un ser del gran Sol Central, representando al elemento fuego.

Desde el sol se proyectó en gigantesco Rayo de Luz, dándose inicio al descenso majestuoso a la Tierra. El Arcángel Miguel fue el primero en tocar la superficie de la Tierra, prometiendo que asistiría a toda la humanidad hasta que la última corriente de vida lograra su Ascensión. Luego el Mahá Chohán estableció la Llama del Confort.

El descenso se dio en la vecindad de las montañas del Tetón en Wyoming, Estados Unidos. El Retiro de las Montañas Rocosas es el foco más antiguo de los Maestros Ascendidos en la Tierra. También se llama el Templo de la Precipitación. Precipitación significa “ir adelante”, y se refiere a la venida del hombre sobre la Tierra. De aquí, los hombres recién nacidos fueron al Norte, al Este, al Sur y al Oeste a llevar la Luz de Dios a las cuatro esquinas de la Tierra.

El hombre en el jardín del edén

“Y vio Dios lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera” (Génesis 1:31). Esta parte se refería a las dos primeras Edades Doradas y las tres primeras Razas-Raíces, durante las cuales no había imperfección. La humanidad vivió en el Jardín del Edén. E- Don significa “obediencia a la Sabiduría Divina”, la Omnipresente Actividad de Conciencia. Durante este período de vida, ninguna corriente de vida utilizó la energía para crear una vibración discordante. La tierra era tan armoniosa como el Cielo. Cada individuo era parte de una gran sinfonía, en completa obediencia a su Ser Crístico y a su Presencia “YO SOY”. Cada uno de los cuerpos internos estaba vibrando en perfecta armonía. La atención de la humanidad descansaba en las cosas de arriba, no en las cosas de la Tierra.

Podemos preguntar, ¿cuál era la apariencia del hombre en ese entonces? Puesto que las vibraciones de sus ropajes, eran mucho más altas que las de los ropajes actuales, el cuerpo físico del hombre en ese tiempo era de menor densidad, y podría compararse con nuestro actual cuerpo etérico, que es una sustancia parecida al vapor.

Durante esta Edad Dorada, los cuerpos del hombre eran luminosos. Tan lejos como puedan extenderse sus manos existía un resplandor auto-luminoso, visible a la vista externa en todos. El engaño no era posible porque el color del resplandor mostraba pensamiento y sentimiento. La humanidad se veía como nuestro Ser Crístico se ve hoy. Puesto que la luminosidad de los electrones brillaba a través del ropaje externo, no se requería de luz artificial. El día y la noche como lo experimentamos hoy, eran desconocidos. La esfera resplandeciente de pura luz blanca formaba un escudo de protección natural, manteniendo fuera tasas vibratorias que no pertenecían a la Perfección de la Presencia. Este fue un período cuando todos podían ver su propia Presencia “YO SOY”, y caminaban y hablaban con los ángeles y Seres Ascendidos. No había velo entre ellos.

Mediante el poder del pensamiento y el sentimiento, los hombres diseñaban y precipitaban las necesidades del momento, se tratara de comida, vestido, refugio, o bellos templos. Mediante el poder del sentimiento el hombre energizaba pensamientos-forma mediante el uso de la Sustancia-Luz Universal. Todo lo que se exteriorizaba era utilizado para el bien de todos. Cada individuo se dedicaba a los negocios del Padre. Todos estaban interesados únicamente en expandir las fronteras del reino, fundiéndose dentro de la forma las ideas divinas que diariamente pasaban desde la Presencia “YO SOY” de cada individuo hacia su conciencia externa, a través del cordón de plata. Cada corriente de vida era como una fuente, que sacaba nuevas ideas de la Presencia, haciendo prevalecer alrededor de si misma sustancia elemental, que respondía instantáneamente a su llamado, ya que era un co-creador con Dios.

Tantas ideas magníficas se vertían en un día, que la personalidad externa no podía llevarlas todas a cabo. La personalidad externa escogía entonces aquellas ideas que serían de mayor bendición para el universo. Cualquier cosa que el hombre hiciera en esas tempranas eras, lo hacían bien y con gran detalle. Muchas horas, meses y aún la vida entera se pasaba tallando una figura o tejiendo un tapete.

Esos eran días de gran felicidad y belleza, y solo existía la Perfección en cada avenida de la vida. Se desconocía la “maldición de Caín”, trabajar con el sudor de la frente, la desintegración y la muerte.

Explicación de la ley evolutiva

Todo progreso evolutivo se da en función del control de la energía en un determinado plano dimensional. Esto quiere decir que todo ser debe demostrar maestría en el uso de la energía mediante los vehículos con los cuáles ha sido provisto y en el plano en cual ha sido ubicado. Una vez que haya adquirido maestría en ese plano, puede graduarse al siguiente.

La antigua civilización humana, en el pleno uso de sus facultades superiores, tenía la capacidad de precipitar todo lo necesario para desenvolverse en su plano dimensional, vivir dignamente y en las condiciones apropiadas que le facilitaran su propio trabajo creativo. Disponían entonces de toda comodidad, como cuerpos perfectos, alimento y vestido.

El Gran Padre Universal siempre provee todo lo necesario para un correcto desarrollo interno siempre y cuando la corriente de vida esté de acuerdo en servir a la Ley del bien. Así era la antigua civilización humana, brillante y prometedora, puesta en las condiciones óptimas que le permitieran llevar adelante su trabajo creativo. Demostrando maestría en el uso de su energía en ese plano, y ofreciendo a los demás el resultado de su trabajo, haciendo servir sus obras creativas al mundo.

Los Maestros Ascendidos nos explican que la forma en que Dios se autoexpande en el universo es mediante la proyección de chispas espirituales que descienden hasta los planos más densos de la existencia, las cuales, usando la misma energía del Padre, deben hacer su propio trabajo creativo, graduarse y remontarse progresivamente a niveles superiores de existencia.

Vida religiosa de la humanidad

La educación, la ciencia y la religión no figuraban como temas separados. Había sólo un tema, a saber, Dios y Sus ideas. La Gloria del Uno era manifestada en todos los caminos de la vida.

Ciertas corrientes de vida utilizando su individualidad, se hicieron especialistas y entraron al sacerdocio, siendo entrenados en los templos para convertirse en expertos en precipitación, educación y sanación. Cuando la humanidad sentía que se le agotaba una u otra cualidad, visitaban estos templos y se revitalizaba.

El Templo de la Fe Iluminada estaba localizado cerca de Banff, Columbia Británica (Canadá). Estaba originalmente esculpido en una montaña. El Señor Miguel (el Arcángel) servía aquí y Su sabio consejo era obedecido amorosamente. La gente venía individualmente y en grupos para absorber la conciencia de Fe absoluta en la Bondad Divina.

La Llama de la Liberación se mantenía en el Templo de la Liberación, y servía para acelerar la exteriorización del Plan Divino del individuo, acelerando para ello su desarrollo. La Llama de la Liberación de color púrpura es una actividad del Séptimo Rayo.

Pallas Atenea, Diosa de la Verdad era Suma Sacerdotisa en el Templo de la Verdad. Los peregrinos podían visitarla para obtener los efectos magnetizadores de la llama Verde de la Verdad.

Otros Espíritus Guardianes, entre los cuales figuran el Gran Director Divino, Lanto, Surya y Kwan Yin, junto con la Hueste Angélica, caminaban y hablaban diariamente con los miembros de las tres primeras Razas-Raíces.

Los siete Arcángeles ocupaban los cargos de los Siete Chohanes. Chohán significa “Señor del Rayo”. Cada Chohán era y sigue siendo, responsable por un Rayo. El Mahá Chohán, Gran Señor de los Rayos estaba y está a cargo de los Siete Rayos. El Arcángel Jofiel fue el primer Instructor Mundial.

Reencarnación de un individuo

Durante las dos primeras Edades Doradas, los cuerpos físicos para los habitantes de la Nueva Tierra eran creados por los padres a manera de Rayos de Luz. Mediante la proyección de dos rayos, uno de un ser masculino y otro de un ser femenino, se creaba un nuevo cuerpo en el punto en donde los rayos se cruzaban. Este cuerpo se formaba de estatura completa, se desconocía la infancia. Luego, la corriente de vida entrante tomaba posesión de la nueva forma creada. Cada vida individual duraba cientos de años, puesto que la vibración de cada electrón, átomo y célula se mantenía en armonía con la Presencia.

Próximo al final de la encarnación, el individuo informaba a sus parientes y amigos de su transición venidera. Entonces, buscaba nuevos padres, y al tener su consentimiento, les dejaba algunas de sus posesiones terrenas tales como libros y papeles de la Llama Violeta Transmutadora, que estaba anclada y era sostenida en el Templo por el sacerdote. La Llama eterealizaba instantáneamente la forma física, y los elementos regresaban a la Sustancia de Vida Universal. El registro de la memoria de cada corriente de vida, también llamada “alma” entraba a los ámbitos internos por un tiempo y era atraído más tarde cuando el individuo lo decidía. De esta forma, obtenía la memoria completa de su vida o vidas pasadas. Entonces estaba listo para otra encarnación, y para una oportunidad renovada de crecimiento y realización de su Plan Divino.

Se requería un mínimo de siete encarnaciones, una para cada rayo, para lograr la Ascensión. El proceso ocurrió sin interrupción durante las dos primeras Edades Doradas, por lo que las tres primeras Razas- Raíces florecieron, y todos los miembros de estas Razas-Raíces lograron su Ascensión.

Según las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, el alma siempre existió, siendo el registro de la memoria de cada corriente de vida, la cual era resguardada los ámbitos internos mientras que el Ser descansaba entre encarnaciones y se preparaba para una nueva vida terrena. Al producirse una nueva encarnación, el individuo podía atraer el registro de su memoria a voluntad. Cuando se produjo la caída, la contaminación asimilada por los sentidos y establecida en los cuerpos inferiores se concentró en el cuerpo etérico, en su archivo de memoria precisamente, dando origen al alma como se la conoce actualmente, con todos sus retumbos autodestructivos. El alma se volvió entonces una entidad independiente con conciencia propia que se apoderó del centro de conciencia, el Ser Crístico se redujo en tamaño e influencia, y al haber puesto la atención sobre las apariencias en lugar de en la luz de la Presencia, la caída se completó.

Clima y ambientes

Durante las dos primeras Edades Doradas, la humanidad disfrutó de un constante clima semi-tropical. No había tormentas ni condiciones de tiempo adversas que combatir. Había también armonía y un ritmo perfecto en el cambio de las estaciones. Las cuatro estaciones servían para dar variación en el color y diseño, así como variaciones en los tipos de cosecha.

Un follaje exuberante cubría la Tierra; no existía la maleza, microbios, insectos, sabandijas o enfermedades. Los volcanes tampoco estaban presentes. Toda acción volcánica se debe a la antipatía entre los elementales y la humanidad, a quienes han venido con tal amor a servir.

Los animales, tal como los conocemos hoy, no existían entonces. Empezaron a aparecer una vez que la humanidad hubo generado la discordia que siguió a las dos primeras Edades Doradas. Sin embargo, los pájaros caen en una categoría separada. Ellos fueron creados por los Seres Ascendidos como mensajeros de la humanidad. Algunos reunieron más tarde algunas cualidades humanas, lo que justifica sus actividades destructivas.

En las primeras dos Edades Doradas las superficies terrestres estaban conectadas alrededor de toda la Tierra. Había océanos también. Los glaciares no existían. Estos fueron causados por la frialdad y amargura de la humanidad, y desaparecerán cuando la humanidad irradie más Amor. El nombre de uno de los continentes que existía en ese tiempo era Lemuria, también llamado Mu.

La superficie de la Tierra era blanca, parecida al alabastro o un cuarzo blanco, irradiando los colores iridiscentes del arco iris. Había ríos, cascadas, lagos, océanos, árboles y otras vegetaciones, así como montañas.

La caída del hombre “los rezagados”

Fue cuando vino la cuarta Raza-Raíz que se convocó un Concilio Cósmico, cuya decisión cambió radicalmente el curso de toda la evolución de la humanidad de la Tierra, los Espíritus Guardianes, Ángeles y Elementales.

Este Concilio, asistido por la Jerarquía Espiritual de la Tierra, fue convocado para decidir qué hacer con millardos de corrientes de vida. Estas corrientes de vida eran de escaso desarrollo espiritual para merecer morada en su propio planeta. Dichos individuos rehusaron continuar con el Plan Divino. Estaban satisfechos de sí mismos en sus pensamientos y sentimientos, y estaban retrasados en su proceso natural de evolución. Por tanto, no calificaban para avanzar con su planeta. Los Maestros se referían a esos individuos como “Rezagados”.

Entonces la Jerarquía de la Tierra, como un acto de misericordia, le ofreció a los “Rezagados” la Tierra como hogar Planetario para ayudarlos a completar su evolución. Las condiciones en este planeta todavía eran perfectas y armoniosas, pero comparadas con otros planetas, su rata vibratoria era ligeramente más lenta. Se esperaba que los rezagados fueran guiados por la Pureza y perfección de los pensamientos y sentimientos de la gente de la Tierra; y teniendo este ejemplo, gradualmente transmutaran su karma. Los Sumos Sacerdotes y Espíritus Guardianes fueron informados de la venida de los “Rezagados”; el resto de la humanidad estaba inconsciente del evento. Durante cien años los sacerdotes trataron, a punta de Decretos, de establecer un escudo alrededor de las corrientes de vida de la Tierra, para impedir que fueran contaminadas por los “rezagados”.

¿Cómo lucían los “rezagados” después de llegar a la Tierra? Atados ahora a las mismas leyes que son aplicadas para el resto de la humanidad en la tierra, fueron provistos con cuerpos similares, y por consiguiente no se distinguían del resto.

Las mayores fallas de los “rezagados” eran la arrogancia, rebelión, resistencia al progreso, obstinación y resentimiento al cambio. Ellos trajeron esas cualidades naturalmente. Las formas de pensamientos impuros de los “rezagados” se extendieron adentro de la atmósfera de la Tierra como smog. Fue el comienzo de la “niebla” de la que habla la Biblia, “sino que subía de la Tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la Tierra” (Génesis 2:6).

A veces, la gente de la tierra sucumbía en la sutil tentación de la curiosidad. Se sintonizaban con las formas de pensamientos impuros de los “rezagados” y comenzaron a jugar con ellos. Esta experimentación con el mal uso del libre albedrío causó lo que es conocido como la “Caída del Hombre”. La humanidad empezó a escuchar a “la gente equivocada”. Independientes de la dirección Divina, la humanidad escogió deliberadamente experimentar con la impureza. De esta manera la atención del hombre no descansó más exclusivamente en su Presencia interna, el director de su actividad de vida. El hombre se hizo consciente de los sentidos, en vez de consciente de su Presencia YO SOY, y así, de acuerdo con la Ley Cósmica, manifestó aquello en lo que estaba puesta su atención y en lo que más pensaba. Deliberada y conscientemente le dio su espalda a la perfección y el dominio con que el Padre le dotó desde el principio.

Cuando apareció la niebla por primera vez, era como una voluta de humo. Más tarde, a medida que las eras pasaban, se convirtió en una bruma creciente, que gradualmente encerró la presencia visible de la Hueste Ascendida.

De esta manera, la gloria de la perfección de las dos primeras Edades Doradas llegó a su fin. Después, como cuando floreció la cultura Atlante, hubo otras Edades Doradas, durante las cuales el velo entre la Hueste Ascendida y la Humanidad estuvo parcialmente rasgado; sin embargo, la perfección de las dos primeras Edades Doradas fue única y nunca fue igualada. Los Maestros aseguraron a los estudiantes que es posible que rasguemos el velo de nuevo, y que el hombre una vez más pueda ser capaz de caminar y hablar con la Hueste Ascendida y los Ángeles.

Consecuencias de la caída de la humanidad

Los Maestros afirmaron que la “Caída del Hombre” ocurrió en lo que es hoy es Australia y Nueva Zelanda. En ese tiempo, estos países eran parte del gigantesco continente de Lemuria, que cubría una gran parte de los Océanos Pacífico e Índico. Aquí, la calumnia y el chisme comenzaron a tejer el velo.

Sabemos que bajo las condiciones perfectas, toma un ciclo de catorce mil años para que una Raza-Raíz haga la Ascensión. Puesto que las tres primeras Razas-Raíces hicieron su Ascensión en el tiempo señalado, y fue durante la evolución de la Cuarta Raza-Raíz que la inarmonía apareció por primera vez, podemos decir que la “Caída del Hombre” comenzó a producirse cerca de cincuenta mil años después de que el hombre encarnara por primera vez en la Tierra.

El Maestro Ascendido Krishna afirmó que transcurrió un millón de años entre la llegada de los “rezagados” hasta que la niebla cubrió la tierra por completo. Tomó mucho tiempo desde que la voluta inicial de niebla se convirtiera en una espesa neblina que gradualmente cubrió la presencia visible de la Hueste Ascendida. La desarmonía apareció por primera vez 50.000 años luego de que el hombre pobló la tierra por primera vez, y transcurrió un millón de años hasta que la niebla cubrió toda la superficie de la Tierra y el ser humano se redujo a un lamentable estado que podríamos denominar humanoide.

Después del arribo de los “rezagados”, el sacerdocio se dividió en dos facciones, en vez de escuchar al Plan pensado por la Jerarquía, una sección del sacerdocio intentó eliminar a los “rezagados” de la tierra mediante invocaciones constantes. Un Maestro Ascendido explicó lo insensato de esta operación. Aún si el intento hubiera tenido éxito, los “rezagados”, atados a las leyes de la tierra justamente como lo estaban las razas originales, hubieran tenido que comparecer ante el Tribunal Kármico y necesariamente hubieran tenido que volver a entrar a la tierra. Por tanto, hubiera sido imposible una eliminación permanente. La instrucción parece sugerir que la otra facción del sacerdocio aceptó a los “rezagados”, rehusándose a revelarse contra el Plan de la Jerarquía.

La “Caída del Hombre” al nivel más bajo de vibración causó grandes cambios en la estructura corporal de la humanidad. La forma se hizo más densa, y la creación mediante los rayos de luz llegó a su fin. Además, la Presencia “YO SOY” actuando a través del Santo Ser Crístico, el Foco de Luz y Vida del centro del corazón, empezó a decrecer en tamaño e influencia. El miedo se registró por primera vez en el cuerpo etérico, y nació el alma. Puede llamarse “alma” a la acumulación de los registros del uso experimental de la vida. Esta Alma, habitando en el cuerpo etérico, después influenció a cada personalidad en cada encarnación sucesiva. El alma tiene que ser redimida mediante la calificación constructiva de la energía hasta que no haya mas dos, el alma y la conciencia Divina, sino más bien sólo Dios. Readquirir esta Conciencia Divina es la necesidad de la hora. Esta es “la segunda venida del Cristo”.

La densidad creciente del cuerpo físico causó cambios en la forma física del hombre, y por primera vez el hombre experimentó la forma actual del nacimiento.

Una vez que estuvo en total efecto, el velo aisló la presencia visible de los Seres Divinos, además, la música de las esferas no pudo escucharse más. La conciencia externa quedó confundida e insegura en la oscuridad.

A partir de la “caída”, muy pocos individuos lograron su Ascensión. Casi todos a través del mal uso de la energía adquirieron karma y de esta forma se ataron a la rueda del nacimiento y del renacimiento.

La caída de los Espíritus Guardianes

Un Espíritu Guardián es un ser ascendido o a punto de ascender, generalmente proveniente de otro planeta, que eligió asumir una forma de carne en este planeta para ayudar a la humanidad. Este fue un acto de amor infinito por parte de muchos seres evolucionados que consistió en asumir una vestidura física en lugar de remontarse hacia su merecida ascensión a los planos superiores, de tal forma que mediante su anclaje en la dimensión terrestre pudieran servir de puente entre los planos superiores y los inferiores.

En el periodo de tiempo en que se estaba produciendo la contaminación y la línea de comunicación con los planos superiores se estaba perdiendo, muchos de los Espíritus Guardianes eligieron encarnar para guiar a la humanidad, no obstante, debido a la gran presión energética de aquel entonces, los mismos Espíritus Guardianes sucumbieron, generaron karma y se mezclaron con la humanidad caída al punto que todo su progreso se perdió.

Los Maestros Ascendidos nos dicen que la única razón por la que ellos decidieron quedarse hasta el día de hoy, fue para ayudar a los benditos Espíritus Guardianes, porque muchos de ellos ya eran ascendidos o estaban por ascender. Aún hay Espíritus Guardianes encarnados en el planeta. Actualmente hay rezagados más evolucionados que los mismos Espíritus Guardianes. Kwan Yin, fue uno de ellos. Luego volvió a ascender.

Efecto en la superficie de la tierra

Antes de la “caída”, el pigmento de la superficie de la tierra era de un color como el alabastro. Después de la “caída”, el pigmento empezó a cambiar, apareciendo los grises y los marrones. Tomó un largo tiempo antes de que aparecieran el negro y el rojo, refiriéndonos aquí al rojo bombero. No fue hasta hace ochenta mil años que estos colores se manifestaron.

Tanta inarmonía creó en algunas instancias la discordia de la humanidad, que el Reino de la Naturaleza, rehusó continuar haciendo su parte adornando la tierra con follaje. Como resultado aparecieron los primeros yermos estériles y los desiertos. La mala calificación de la energía por parte del hombre trajo los cinturones de gas, las cámaras de presión subterráneas, que bajo ciertas condiciones, resultan en terremotos y acción volcánica.

La era Lemuriana (DEL 4.500.000 AL 200.000 a. C.)

Desde el principio, en la superficie de la tierra siempre existieron varios continentes. Así, cuando hablamos de una “Era Lemuriana”, no significa que el continente de Lemuria existió solo. La razón por la cual relacionamos una era en particular con un continente específico es porque durante ese tiempo en particular, sus habitantes eran líderes en términos de conocimientos, aplicación de la Ley Cósmica y logros científicos; de aquí los nombres “Era Lemuriana” y “Era Atlante”.

Las tierras que pertenecían al gigantesco continente de Lemuria incluían tierras que ahora están debajo del Océano Pacífico, así como también Hawaii, Islas de Pascua, Islas Fiji, Australia y Nueva Zelanda. Un Dictado incluye tierras en el Océano Índico y Madagascar. La costa oriental de Mu se extendía hasta un
área en los alrededores de San Diego, California.

El hundimiento de Lemuria

El Elohim Orión afirmó en 1954 que Templos, ciudades y civilizaciones enteras han caído en decadencia, y continentes se han hundido todo porque la paz y la armonía no fueron sostenidas. La Maestra Ascendida María, la madre de Jesús, manifestó que la arrogancia espiritual destruyó los Templos de Lemuria y Atlántida. Ella aconsejó a los estudiantes a “mantenerse humildes en su conocimiento”. En otra instrucción, se afirmó que “los cataclismos vienen solo a través de la influencia destructiva de la humanidad, y ¡cuando sea removida, no habrá más causa para ellos!”

Hace cerca de doscientos mil años, el gigantesco continente de Lemuria se hundió bajo las olas de lo que es ahora el Océano Pacífico. La catástrofe pasó de noche. No había condiciones de tiempo inusuales, el cielo estaba azul. Sesenta millones de personas fueron sacadas de la encarnación. Lemuria se hundió tan silenciosa y rápidamente que casi todos estaban totalmente inconscientes de lo que estaba pasando.

Justo antes del cataclismo, algunos de los Guardias de los Templos transfirieron documentos, diversas Llamas de los Templos y otros objetos de valor, a ciertos lugares que habrían de soportar la fuerza del evento. Esos lugares eran la India, China, Tíbet, Las Montañas Rocosas y Atlántida. Djwal Khul, que más tarde fue uno de los tres Reyes magos de los tiempos bíblicos, participó en el esfuerzo de salvamento, transportando ciertos artículos al Asia Central. El Señor Lanto, que entonces era el sumo sacerdote en uno de los Templos de Lemuria donde se había practicado con éxito la precipitación, transportó la Llama del Templo al Retiro del Royal Teton, donde permanece hasta el día de hoy. De esta manera, las memorias y herencias de Lemuria fueron mantenidas vivas por unos pocos fieles.

La era atlante (aprox. De 500.000 a 10.000 a. C.) Tamaño y ubicación de la Atlántida

Podemos considerarnos realmente afortunados que los Maestros nos dejaran algún detalle tangible concerniente al surgimiento y caída de las diversas civilizaciones durante la Era Atlante. Ya no tenemos que depender solo de la mitología, leyendas, testimonios psíquicos, alegorías e información velada y aún incorrecta presentada por los Maestros (en el pasado), Quienes estaban severamente limitados por la Ley Oculta como se aplicaba a la Tierra. Los Maestros dijeron que el tipo de información descargada después de 1930, no había sido permitido darla durante 12.000 años.

La información incorrecta ofrecida por los Maestros que se menciona en al anterior párrafo, abarca todo lo descargado antes de 1920 cuando se abolió la ley oculta. Esto incluye, entre otros, a la teosofía y la biblia.

El Continente Atlante consistía originalmente de una masa de tierra sólida que se extendía desde parte de los Continentes de Norte y sur América a Europa y el Norte de África. De acuerdo con un Discurso, “Europa era parte de la Atlántida”. Cuba, las Islas Madeira y las Azores también eran parte de este. Existen alguna indicaciones de que una sección de Estados Unidos era considerada parte de la Atlántida porque los Maestros clasificaron Templos localizados en su Costa Este como “Templos Atlantes”. Había también otros continentes sobre la superficie de la Tierra durante la Era Atlante.

Una civilización Atlante fue mencionada por primera vez por los Maestros como que existió hace 500.000 años. El último remanente de la Atlántida, llamado Poseidonis, se hundió 10.000 años antes de Cristo.

Las civilizaciones de la era atlante

La cultura Atlante alcanzó una de sus cumbres hace 500.000 años. La gente de esa era había alcanzado gran iluminación, entendimiento y unidad con la Presencia Divina. Conocían el poder de la radiación, y la importancia de la acción vibratoria que pasaba a través de los cuerpos de los individuos.

En ese tiempo, a Long Island, una isla cerca de la Ciudad de New York, se le consideraba tierra santa, y estaba dedicada enteramente al sacerdocio. A nadie, excepto a los sacerdotes, se le permitía poner pie en la isla. A través de la pureza y la actividad constructiva de los sacerdotes, Long Island se convirtió ese tiempo en el centro magnético más alto de las corrientes espirituales en la superficie de la Tierra. No era conveniente que nadie pusiera pie en la isla porque era como tocar un cable de alta tensión.

Poco tiempo más tarde del hundimiento de Lemuria, 200.000 años atrás, su sacerdocio encarnó en la Atlántida. Dotados con el regalo de la conciencia consecutiva, la memoria de las encarnaciones previas, atrajeron a su alrededor aquellas corrientes de vida que los habían asistido durante las Edades Doradas anteriores en Mu. Por tanto, pronto después de la Era Lemuriana, floreció la cultura Atlante.

En varios aspectos, la tecnología de las diversas civilizaciones Atlantes era superior a la actual. Energía ilimitada necesaria para iluminación, calefacción y fuerza propulsora, se generaba y transmitía mediante un instrumento parecido a baterías (power boxes). Si se utilizaba para propulsión, las ataban al vehículo que usaban. Siete tipos diferentes de estas cajas de energía transmisora estaban en uso. Las cajas tenían un volumen de 75 x 75 x 100 cm. Tenían la capacidad de acopiar las corrientes de energía existentes en la atmósfera. Estas corrientes de electricidad eran de un tipo mayor y más finas de las que se utilizan hoy en día. Podían ser ejercidas a través de la fuerza del pensamiento, pero igualmente podían ser controladas a través de maneras mecánicas. Por medio de sus aeronaves, la Atlántida estuvo en contacto con todas las partes del globo.

El Acelerador Atómico, un aparato que acelera la acción vibratoria de los cuatro cuerpos inferiores, fue utilizado como un agente de sanación y purificación.

Saint Germain informó acerca de otro logro en el campo de la tecnología. Ciertos metales eran combinados con vidrio a través de un proceso de fusión, para hacer el producto fuerte como el acero e imperecedero.

La tecnología superior, junto con una buena comprensión de la Ley Cósmica, permitió a la Civilización Atlante mantener una posición de liderazgo que duró miles de años, hasta el tiempo del hundimiento de su último remanente, la isla Poseidonis. Durante su punto culminante, la Atlántida fue considerada como un imperio mundial.

La civilización del Sáhara (68.000 a. C.)

La Civilización del Sáhara se extendió desde el actual Desierto del Sahara (su frontera oeste), a través de la anchura completa de África, continuando al este a través de Asia, a lo largo de los Montes Himalaya. Esta civilización fue llamada “Imperio del Sáhara”, y alcanzó tal nivel de altura de logro, que el término “Edad Dorada” ha sido atribuido a ese período.

El Desierto del Sahara era una tierra fértil en aquel tiempo. Había muchas corrientes de agua, y el área completa disfrutaba de humedad abundante y un clima semi-tropical. El Nilo actual se parece a los ríos de aquel entonces.

El nombre de la capital era conocido entonces como “la Ciudad del Sol”. Las cúpulas de muchos edificios estaban cubiertas con hojas de oro puro, y los interiores decorados con piedras preciosas. El oro y las joyas eran precipitados directamente de la Sustancia Eterna Una.

El Emperador-Rey entonces no ascendido, era el Maestro conocido por nosotros como Saint Germain. Su imperio era un ejemplo viviente de perfección. Nunca ha existido nada sobre la Tierra desde esa era que se haya acercado a tales alturas. Esta perfección fue sostenida durante cientos de años y no había necesidad de ejército y marina de ninguna clase.

Saint Germain era asistido por un consejo de catorce Maestros Ascendidos. El gobierno mismo consistía de siete departamentos, que controlaban las actividades de la ciencia, industria y el arte. Cada jefe de departamento trabajaba directamente con el concilio y, por tanto, estaba sintonizado todo el tiempo con el Plan divino. Todos servían para el bien de todos.

La civilización de Poseidonis (12.000 A 10.000 a. C.)

Durante el punto culminante de la civilización de Poseidonis, hubo una provincia en la que se estaba haciendo un intento por poner de manifiesto una nación de Maestros Ascendidos. La gente que vivía en el área era capaz de precipitar muchas cosas que necesitaban de la Substancia Universal, incluyendo comida y vestido. Ellos se sentaban a la mesa y la comida que requerían aparecía frente a ellos. La actividad consumidora de la llama Triple, la Llama en cuestión pudiera ser la Llama Violeta, era visible a todos. Después de haber completado su servicio, el cuerpo físico era colocado en esta Llama y desaparecía instantáneamente.

La tecnología era muy avanzada. La civilización de Poseidonis tenía contacto mundial a través de aeronaves. Entre los lugares visitados estaba el Parque Yellowstone Wyoming, E.E.U.U. y Merú. El transporte aéreo actual en muchos aspectos es crudo y primitivo, comparados con los de ellos.

La desintegración del continente atlante

Cuando las fuerzas de la oscuridad hubieron influenciado suficientemente la conciencia de la gran mayoría de la gente en la Atlántida, en la desobediencia a Dios y seguir el camino de rebelión del uso destructivo del libre albedrío, y cuando hubo suficiente uso constructivo de la energía por el sacerdocio, la Ley Cósmica decretó que a la Atlántida no se le justificaba más el derecho de existir.

El primer cataclismo durante el período de tiempo en consideración (500.000 a 10.000 a. C.) ocurrió hace doscientos mil años, y ya ha sido relatado en la sección: El hundimiento de Lemuria. Debido a que este cataclismo separó una gran porción de la superficie de la tierra, es posible que porciones de la Atlántida se hundieran en ese tiempo también. El segundo cataclismo mayor de este periodo de tiempo tuvo lugar hace 80.000 años. Debe haber sido una catástrofe mundial de un impacto devastador, porque los Maestros afirmaron que el cataclismo de hace 80.000 años cambió los colores de la tierra, y por primera vez la humanidad conoció los colores rojo y negro. Los Maestros explicaron en otro discurso que estos colores tienen una tendencia a disminuir las vibraciones del individuo al apelar a los sentidos más bajos.

El área ahora conocida como el estado de Texas fue elevada durante este cataclismo. Estaba bajo la superficie del agua previo a este acontecimiento.

Durante varios cataclismos, la separación de la superficie de la Tierra se repitió y pedazo a pedazo, diversas porciones del gigantesco continente de Atlántida fueron sumergidas debajo del océano. Este proceso tuvo lugar por un periodo de tiempo de miles de años.

Finalmente, solo quedó la isla de Poseidonis, un remanente pequeño del continente original. Como parte de la acción cataclísmica, las tierras del oeste y al este de Poseidonis se hundieron bajo el océano. Las tierras que se sumergieron incluyen porciones localizadas en la vecindad de lo que hoy es Cuba.

Poseidonis, cuando todavía era parte del gran continente, había sido el centro corazón del mundo civilizado conocido.

El cataclismo final Atlante, tuvo lugar cerca de 10.000 años a. C. En ese tiempo, Poseidonis, el último fragmento remanente de Atlántida, se hundió.

El éxodo

Los sacerdotes y chelas que permanecían fieles a la Luz, fueron alertados de la fecha cuando Poseidonis iba a hundirse. A cierta hora predeterminada; en la noche, los seguidores de la Orden Blanca, cargaron sus botes con esos tesoros de los Templos. Cien botes equipados con remos, fueron tripulados. Los botes llevaban cuarenta voluntarios cada uno, incluyendo un sacerdote por bote.

Una vez que dejaron la costa cada bote abrió las órdenes selladas. Estos documentos contenían el destino de cada bote. Al sacerdote Hilarión, quién más tarde fue Pablo, uno de los discípulos de Jesús, se le pidió que llevara la Llama de la Verdad a través del Océano Atlántico, por el Mediterráneo, a Grecia. El sacerdote Serapis Bey y su grupo llevaron la Llama de la Ascensión a Luxor, Egipto. A aquéllos que guardaban la Llama de la Libertad se les ordenó llevarla al sudeste de Francia. Arribar a un lugar a salvo, era la meta de los botes, antes de que el océano fuera agitado y convertido en un mar hirviente por la acción cataclísmica, que ningún bote podría soportar.

De los cien botes que partieron de Poseidonis, sólo diez llegaron a destino. El tiempo y las condiciones kármicas fueron tales que el Momento Cósmico no podía esperar el arribo de las naves a su destino, si por cualquier razón se hubieran atrasado más allá de cierta fecha. A diferencia de los diez botes que arribaron a salvo, el resto de la población de Poseidonis perdió la vida.

Los tesoros de Poseidonis fueron llevados a diferentes partes del planeta. Los registros fueron llevados a Egipto, a Tíbet, a China y a otras partes del lejano Oriente. Algunos de los registros Atlantes más tarde encontraron camino a la Biblioteca de Alejandría, donde finalmente muchos fueron destruidos por el fuego. Los registros que no se llevaron a Alejandría han permanecido intactos, y saldrán a la luz pública en un futuro cercano, cuando la personalidad, el fanatismo y la intolerancia de la mente ortodoxa se hayan disuelto a tal punto que se autodestruyan.

Así, el último fragmento del que una vez fue un Imperio Mundial se hundió para descansar, para purificarse debajo del actual océano Atlántico. Algunos de los mitos y leyendas de hoy apuntan a tiempos anteriores de gloria. Los Maestros dijeron que, con el tiempo, pruebas irrefutables tanto de la existencia de la Atlántida como de su altura de logro, serán reveladas por la oceanografía, y por otra investigación científica.

Serapis Bey y sus hombres alcanzaron su destino segundos antes de que el Nilo se desbordara, causado por el hundimiento de Poseidonis.

La acción de la llama de la Ascensión, junto con el recto uso del conocimiento y poder, más tarde llevó a Egipto a su mayor altura.

Hilarión y su grupo llegaron a salvo a Creta, que en ese tiempo estaba conectada con tierra firme de Grecia. Hilarión instauró allí la Llama de la Verdad. Este foco fue utilizado más adelante para traer a la luz el Templo de la Verdad en Creta, los oráculos de Delfos y la Edad Dorada de Grecia.

El patrón electrónico del Maestro Ascendido Saint Germain

La corriente de vida de Saint Germain está representada por la Cruz de Malta de Liberación. La barra vertical se eleva hacia arriba dentro de las esferas espirituales y atrae el poder del fuego Sagrado a través de su cuerpo, extendiéndose también hacia abajo dentro de la tierra y anclándolo allí para la redención del planeta y su gente. La barra horizontal representa sus brazos extendidos uniendo a los Reinos Angélico y Elemental a la evolución humana para servir en cooperación bella y armoniosa.

Bajo la dirección del Amado Saint Germain, en la Edad Dorada venidera, está pre-ordenada una Hermandad divina que combinará las energías de los Reinos angélico, humano y elemental, como la expresión natural de unidad, armonía y cooperación amorosa entre las evoluciones, encontrando hospitalidad y oportunidad en la atmósfera de la Tierra.

Referencia recomendada: El Hombre Origen, Historia Y Destino – Werner Schroeder


decretos Clic en tu ubicación: México - ColombiaToda AméricaEuropa

Tienda Espiritual

yosoyespiritual

"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

La historia de la humanidad | Lemuria y Atlántida

resumen de la historia de la humanidad en las Eras Lemuriana y Atlante. El propósito principal de esta Lección es enseñar que cuando
 
Suscribirse al canal de YouTube