60kSeguidores
363kSuscriptores
17kSeguidores

La rueda cósmica de 14.000 años y los Chohanes

La Rueda Cósmica que permite el envío de ciertos Estímulos Espirituales a la Tierra y a sus gentes, completa un ciclo cada catorce mil años. Durante este período de tiempo a cada uno de los Siete Rayos se les da la oportunidad de actuar sobre la Tierra y dar el alimento y el amor de su particular cualidad a la vida en evolución sobre ella para que pueda desenvolver la naturaleza espiritual de cada una de las partes que lo componen.

El Ciclo Cósmico está dividido en Ciclos Menores de dos mil años cada uno. Cada uno de estos Ciclos menores se encuentra bajo la tutela de un Gran Ser, dedicado a una cualidad en particular de la Cabeza de Dios que es necesaria para la evolución de la vida terrenal durante ese período. A estos Seres se les llama Chohán de los Rayos. La palabra Chohán significa Señor y Rayo significa el color y la actividad de las esferas que componen el Aura de Dios.

Los primeros dos mil años que componen el primer ciclo menor están bajo la dirección del Chohán del Primer Rayo (Azul) que representa al Padre, o sea, la Primera Persona de la Trinidad. Este Ser establece los patrones para la Evolución Religiosa, Gubernamental e Individual de aquellas almas que toman incorporación en ese ciclo. El encarna el Deseo del Padre.

El segundo ciclo de dos mil años está bajo la dirección del Chohan del Segundo Rayo (oro), representativo de la Segunda Persona de la Trinidad. El Hijo. Su Oficio está dedicado al desarrollo de las cualidades y preceptos que han sido establecidos por el Deseo del Padre bajo el Primer Rayo.

Los últimos diez mil años del Ciclo Cósmico están bajo la dirección del (Gran Ser llamado el Mahá Chohán, el cual representa a la Tercera Persona de la Santa Trinidad, o sea, al Espíritu Santo en la Tierra. Su Oficio es tan diversificado en su naturaleza debido a que Él es responsable de la Voluntad del Padre y de que toda expresión de vida en el planeta exista. Debido a la complejidad de las labores a realizar. Él ha decidido en subdividir este ciclo diez mil años en cinco ciclos de dos mil años cada uno y de esta manera completar el Ciclo de catorce mil años.

A la Cabeza de cada uno de estos ciclos menores, el Mahá Cbohán ha designado un Gran Ser el cual es representativo del Rayo y de la Esfera en el cual Él está en ese período activo y el cual está particularmente dedicado al desarrollo de las cualidades y a la naturaleza de las corrientes vitales en evolución durante el mencionado período. El Mahá Chohán ocupa el puesto de Director Consejero para todos los Siete Chohanes activos en el Gran Ciclo Cósmico.

La Rueda Cósmica ha girado ahora hasta un punto donde el último de los cinco Sub-Rayos del Mahá Chohán está enfatizando su emanación. En este Ciclo final se espera que cada corriente vital en el planeta se esfuerce en llevar a cabo el Plan para el cual ella fue creada.

El propósito de la creación y el sostenimiento de nuestro planeta es el de permitir a cada corriente vital evolucionando en él, la oportunidad de desenvolver su naturaleza espiritual y convertirse en un Maestro de vibración de energía a través del control consciente y el uso de su facultad creativa. Para poder convertirse en un Maestro de la Presencia, la Naturaleza Tripartita en el hombre tiene que ser nutrida y desarrollada. Para este propósito fue el Ciclo Cósmico instituido y sustanciado hasta el presente.

Al abrirse cada ciclo menor, un Nuevo Método de incorporar la energía de las personas es presentado a las corrientes vitales encarnadas: Esto es hecho a través de la asistencia de un representante del Chohán que es la cabeza de Rayo en Actividad. Este representante es siempre un ser no ascendido, el cual ha estado cercamente asociado con el Chohán durante pasadas encarnaciones, para que sus cuerpos internos estén bien relacionados con el Rayo y el Servicio del Chohán. Desafortunadamente, algunas veces pasa que cuando el Rayo particular del Chohán está en acción sobre la Tierra, mucha de la naturaleza humana del representante no ascendido está ligada a su interpretación de la Ley. Sin embargo, a medida que la conciencia de las personas despierta al requerimiento de la hora en que se encuentran y sus facultades discriminatorias se avivan, ellas pueden detectar estas discrepancias, van adelante sin ninguna desviación del Camino trazado por el Maestro.

La Ley Cósmica, en su misericordia, permite lo que es llamado «Encarnación Avatárica» para (me tome lugar el comienzo de cada uno de los sub-ciclos del Señor Mahá Chohán. Se entiende que un Avatar es un Ser que, al igual que el Maestro Jesús, ha eliminado su Karma antes de su Encarnación y es por consiguiente un canal puro mediante el cual las más finas esencias del Rayo son incorporadas a la actividad de una nueva Religión que pueda surgir. Antes de su llegada y después de la misma, el trabajo es dejado en las manos de unas buenas corrientes vitales, que insisten en explicar la Ley como sus conciencias la ven. Estamos precisamente en esa etapa de «antes» y mientras la avanzada del Séptimo Rayo ha hecho una magnífica labor, ella no ha tocado ni siquiera la periferia de la Verdad concerniente al poder de invocar, usar y diseminar las Corrientes Espirituales que son el Regalo del Séptimo Rayo para el levantamiento de la Raza.

Debido a que el Séptimo Rayo viene al final del Ciclo de catorce mil años, se podrá notar inmediatamente que él, representa la forma de atraer todas las riquezas y desenvolvimiento de los Rayos que lo precedieron y el desarrollo de la más alta manifestación de toda actividad constructiva que es sustanciada por la Vida.

La Actividad del Séptimo Rayo ha sido descrita como «Orden de Servicio». Él debe desarrollar la capacidad dentro de las corrientes vitales para que conscientemente atraigan, enfoquen, moldeen y proyecten la energía que se convierte en el Control Maestro de todas las circunstancias y formas.

El desarrollo de la Adoración Ceremonial mediante la cual los individuos puedan en forma colectiva o individual ser educados en los métodos de invocar y dirigir las energías espirituales es una de las actividades más bellas de este Rayo.

A través de esos Ceremoniales y Rituales evolucionados, toda la energía mediante la cual varios Chohanes se han esforzado para enriquecer la conciencia y la experiencia humana, será transmutada, sublimada y purificada, para que el regalo más grande de cada Rayo pueda derramarse a través de los individuos que son las puertas abiertas naturales. Por lo tanto, nosotros estamos abriendo la puerta de la conciencia de la raza a la perfección que nos llega de las Siete Esferas en las cuales la Presencia de Dios mora.

Como las Huestes Angelicales y Dévicas, al igual que el Reino Elemental, laboran con la energía primaria y no están muy pendientes de la forma, y debido a que la humanidad trata principalmente con el mundo de la forma, es necesario que la conciencia de los Ángeles, de los Hombres y de los Elementales, sea unida en forma consciente y se mezcle en un esfuerzo cooperativo para efectuar una Perfecta Edad de Libertad. Esta es otra de las facetas de la importancia de establecer los Rituales que formarán la adoración de las masas en el futuro.

En estos momentos, solo aquellos que han compartido la Visión de la Total Liberación que el Séptimo Rayo trae a la Tierra, han podido incorporar sus energías voluntarias en el esfuerzo de poner en movimiento esta Nueva Era. Al poder nosotros diseñar y ejecutar el Patrón Divino de la Adoración Ceremonial, la masa de la humanidad será atraída hacia una participación activa al igual que el insecto es atraído a la luz.

Quisiera tocar superficialmente los métodos que pueden aplicarse para la invocación de estas sutiles energías, para que los amigos que han respondido a mi llamado puedan poner en movimiento la fuerza de su propia Luz y elaboren sobre ella mediante el estímulo de su propia inspiración interna.

Tomado del libro: El séptimo rayo – Rayo Violeta – Saint Germain

Hacer un aporte



Curso | Aprende a Decretar Correctamente

PRODUCTOS RECOMENDADOS


Tienda Espiritual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

La rueda cósmica de 14.000 años y los Chohanes

La Rueda Cósmica que permite el envío de ciertos Estímulos Espirituales a la Tierra y a sus gentes, completa un ciclo cada catorce mil años.
 
Suscribirse al canal de YouTube