fbpx

Convicción del amor del maestro | Saint Germain

yosoyespiritual yosoyespiritual 841 vistas Escribe tu comentario 6 minutos de lectura Saint Germain

25 de Abril de 1953 (Tomado de Dictations)

¡Los Amo! ¡Los Amo! ¡Los Amo! Digo esto con un propósito hoy. Desde el corazón del gran Sanat Kumara ha venido el mensaje de que Yo debería traerles la CONVICCIÓN que entrará profundamente en el corazón de su mundo emocional, de que Yo los amo. Siempre los he amado y siempre los amaré. Oh, ustedes no tienen idea del miedo, la duda y la incertidumbre que se han incrustado en la energía de sus cuerpos internos, no sólo a través de sus experiencias actuales y pasadas, sino también a través de centuria tras centuria, cuando el temor de Dios era el látigo en manos de los sacerdotes; y la condenación eterna, la medida por la cual el alma de un hombre se salvaba o se condenaba al olvido (oblivion), si no se regía por palabra y precepto.

Yo vengo de una Hermandad que ha aprendido la Ley sencilla no ofender ni ser ofendido. Recuerdo, mucho antes de alcanzar la Victoria, lo que mi Maestro me dijo: “Podrás ofender inconscientemente, hijo mío, hasta que, mediante el uso del Fuego de Purificación, hayas sacado de tus cuerpos internos y de tu mundo físico ciertas tendencias; pero eres ofendido conscientemente. A partir de este momento, se convierte en responsabilidad tuya estar pendiente de que tu conciencia no le dé entrada a ninguna ofensa.”

¿Acaso no sería un algo lastimoso que Nosotros, que somos los pastores de la humanidad, la única esperanza para la redención del planeta y su gente, fuéramos a ser ofendidos por la conciencia de aquellos a quienes hemos protegido durante siglos? Midamos con inteligencia las palabras que pretenden salir de los labios de quienes son los Guardianes de la Raza.

Hace muchos, pero muchos siglos, cuando por primera vez traje la Llama de la Liberación a esta Tierra, viví con pastores hombres burdos, soeces y sin maneras, hombres que comían carne cruda con sus manos, y que bebían el vino de la uva pisada. Y, sin embargo, ¿acaso esta gente golpeaba hasta morir la oveja o carnero que se desvió del camino y se enredó en zarzas, o que se cayó por un despeñadero? ¡Oh, no! Estos hombres burdos la traían de vuelta a la seguridad cuando era posible, la restauraban al rebaño, y la sostenían en toda manera posible, de acuerdo a la inteligencia de su vida.

¿Sería posible para un Elohim quien, obedeciendo las indicaciones del sol de un sistema, creó un planeta que, con la ayuda de los elementos, sostuvo cuerpos físicos para una evolución durante millones y millones de años decretar la aniquilación y muerte espiritual para un puñado de hombres que eligen el Sendero de la Liberación?

¿Sería posible que los Señores del Karma, sentados impersonal y desapasionadamente en sus tronos cósmicos, quienes con tal cuidado examinan a cada alma y le dan a cada vida oportunidad tras oportunidad de encarnar, aliviando el peso del karma de manera que esa alma no tenga demasiado que soportar en alguna vida, tomen entonces un puñado de corrientes de vida y exterminen todo el bien de esta vida únicamente, por no hablar del bien generado en siglos pasados, remontándose a cientos de miles de encarnaciones? ¿Para qué existe entonces la Ley del Amor? ¿Para qué existe entonces la Hermandad dedicada a la elevación y a la redención de la raza? Mucho mejor hubiera sido que Sanat Kumara hubiera permanecido en Venus, y que la disolución de esta pequeña estrella hubiera tenido lugar en aquel entonces.

LOS AMO, NO POR LO QUE SON NI POR LO QUE PUEDEN HACER POR MI, SINO PORQUE USTEDES SON VIDA, PORQUE SON PARTE DEL PADRE; porque son los niños destinados a levantarse y a caminar llevando puestas las Túnicas de la Liberación, porque Yo sé lo que ustedes serán, ¡al haber examinado la gloria de su propia “Presencia” individualizada! Hace setenta mil años, le hable a cada uno de los aquí presentes, y, al verlos a los ojos, les dije entonces que nunca los dejaría ir y ustedes han recordado esto dentro de sus corazones, de lo contrario no hubieran respondido a Mi empeño. (Verán: estamos recreando Mi experiencia con el Gran Director Divino, cuando se Me pidió que entrara al corazón del silencio en el campo de batalla. Sin embargo, en aquella ocasión Yo no gozaba de la Liberación que ahora tengo, pero ustedes están teniendo la oportunidad que Yo experimenté entonces).

Diario de el puente a la libertad – Saint Germain

Libro de decretos

Libro gratuito en la tienda virtual. Disponible en formato físico, clic en tu ubicación:

enseñanzas para ti

Meditaciones Diarias

Rayo Azul

Fe, fuerza, poder, protección, voluntad divina

Rayo Dorado

Iluminación, discernimiento sabiduría, paz, armonía

Rayo Rosa

Amor Divino, adoración, confort, cohesión

Rayo Blanco

Pureza, creatividad, Resurrección y Ascensión

Rayo Verde

Verdad, curación, concentración

Rayo Oro Rubí

Paz, Gracia, Saneamiento, Provisión y Ministerio

Rayo Violeta

Trasmutación, misericordia, liberación, perdón

Iniciación

Lecciones esenciales. Inicia tu estudio por aquí

Seguir:
"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.
Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Video sugerido