Tejidos de luz a través de las encarnaciones 1 | El Morya

Octubre, 1952

Mi amado amigo de antaño:

Te traigo hoy el amor de un Padre por Sus hijos, que ha crecido y madurado a través de los siglos, desde que estuvimos juntos por última vez. El alto aprecio en los corazones que han amado de verdad, crece en dulzura debido a los siglos de tiempo que han tejido el nexo de vida, que como un lazo dorado, atraviesa nuestros propios seres convirtiéndonos en un solo cuerpo en la expresión del Cristo.

Cada ser humano produce desde la esencia de su Llama del corazón una cadena o un sendero de vida. Aquellos de Nosotros que hemos visto, aún de un modo tenue, la visión del Padre, hemos producido, desde la Llama en Nuestros corazones, la esencia que se ha convertido en la autopista inmortal hacia el corazón del Cielo, en el puente desde lo humano a lo Divino. A lo largo de este Sendero Espiritual, tejido con la brillante esencia de la divinidad del hombre, muchas corrientes de vida han ascendidos conscientemente desde la imperfección al interior de la conciencia que puede crear y sostener la armonía, la paz y la belleza a voluntad. Muchas corrientes de vida, como ustedes, amados corazones, han tejido las sustancias de sus muchas vidas dentro de este Sendero, contribuyendo con la esencia de sus propios seres al trabajo de Aquellos que se han ido antes y han calificado, por amor, para convertirse en los Guardianes de la raza. Así pues, aunque sus Espíritus liberados no han ascendido aún por este sendero, ustedes se cuentan entre los hijos del “Puente”, y sus energías han contribuido al Sendero mediante el cual algunos de sus hermanos y hermanas han ido, antes que ustedes, ¡a la gloria del Día Eterno!

Por cada hombre cuya esencia de vida yace, como una fibra de llama dorada, uniendo el reino de la Tierra con el Reino del Cielo, Nosotros estamos agradecidos. Por cada electrón que pasa al interior del mundo de la forma calificado, conscientemente, por algún hijo del hombre para asistir el progreso hacia delante de la raza, estamos agradecidos. Por cada alma aspirante, viviente y respirante, cuyo corazón clama por libertad, atrayéndonos de vuelta sobre la energía de ese clamor, Nosotros elevamos Nuestra alabanza y gratitud a la vida, porque la llamada desde los corazones de los hombres es la puerta abierta mediante la cual podemos entrar a sus mundos para ayudarles.

En el transcurrir de los siglos, muchas buenas empresas han surgido desde los corazones castos de los hombres, mediante las cuales el Reino del Padre fue incorporado en las políticas de los aspirantes, y la esencia pura atraída, nutrida y descargada, permanece aún como parte de la herencia de akasha, otro trecho dorado en el puente de lo humano a lo Divino. Así, aunque la empresa pereciera a causa de un fallo humano u otro, la herencia del esfuerzo es inmortalizada en este tramo dorado siempre ensanchándose, cuyas raíces están en los corazones del hombre y cuyas ramas florecen en los Ámbitos donde residen ahora los Dioses. Con el ojo interno, es fácil discernir los colores que representan las culturas Atlante y Lemuriana, y la esencia de la Fe de Buda, el Credo Cristiano, y así hasta el infinito.

En el transcurso del largo y tedioso viaje de la humanidad, muchos individuos inspirados por Dios captaron una parte de la Visión de Dios y comenzaron, a través del poder del pensamiento y del sentimiento, a tejer un hilo de vida, sólo para ser “llamados” y tener que dejar la tarea cuando ya estaba bien adelantada. Este dulce hilo a menudo yace sin reclamar en los éteres más sutiles, a menos que sea reclamada por el patrocinador original en sucesivas encarnaciones. A menudo no llega a entretejerse nunca en su diseño original, sino que es reclamado por los Constructores de la Forma y añadido al propio puente como otro vínculo para unir a la Tierra y sus evoluciones con el corazón de Dios. No obstante, si el hilo de una idea comenzada es recogido de nuevo por el mismo individuo en vidas sucesivas, como en el caso de Saint Germain, que continuó tejiendo el hilo de la Liberación a través de cada siglo en el que tomó encarnación – el patrón está bien definido antes de que dicho ser sea llamado a Su Liberación Eterna, y la visión, si está completa, puede ser voluntariamente asumida por aquellos que han trabajado con el patrocinador original, pero que aún no están listos para aceptar la Ascensión para sí mismos. Es por esto que a Saint Germain le fue ofrecida Su Ascensión antes de que el Nuevo Mundo estuviese establecido en el Hemisferio Occidental, pero sólo aceptó esa Ascensión cuando otros buenos patriotas (Sus amigos no-ascendidos) prometieron a la Junta Kármica, en los Niveles Internos, asumir la responsabilidad de completar su tarea. Sobre esta promesa, tomó Él Su Liberación.

Sincera y devotamente, YO SOY

M.

Tomado del libro: El primer rayo – El Morya – Recopilado por Thomas Printz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Tejidos de luz a través de las encarnaciones 1 | El Morya

A lo largo de este Sendero Espiritual, tejido con la brillante esencia de la divinidad del hombre, muchas corrientes de vida han ascendidos conscientemente
Cerrar
Cerrar
 
Suscribirse al canal de YouTube
Send this to a friend