Jesús

La Lealtad y el Amor a Dios atraen Perfección | Jesús

Un Mensaje del Amado Jesús:

Queridos Hermanos y Hermanas:

Estoy con ustedes siempre, especialmente cuando el inapreciable destello de luz de su propia Vida es voluntariamente apuntada hacia Mí, ya sea en súplica, en invocación, en gratitud amorosa, o en contemplación de Mi Mundo, Mis Obras y Mi Conciencia.

La humanidad no ha caído completamente en la cuenta, todavía, sobre el formidable poder que yace dentro de la atención de siquiera la más indisciplinada corriente de vida, ya que mediante la energía que fluye desde el individuo hacia cualquier persona, lugar, condición o cosa, la puerta se abre hacia adentro del mundo personal de dicho individuo, para el anclaje de bien o mal según el asunto contemplado.

Cada oración, cada ceremonia religiosa, cada tarjeta o vitrina que le recuerda el Cristo a la conciencia externa, es una puerta abierta más, a través de la cual Nosotros podremos verter Nuestro Amor, Nuestro ímpetu acumulado de Luz, y Nuestra Conciencia de Maestros Ascendidos hacia adentro del mundo de la forma.

El tema de Mi Mensaje para ustedes, quienes ya se han separado de las masas y que han indicado a la Vida que desean convertirse en Maestros de las circunstancias y Divinamente Libres de limitaciones, es ¡LEALTAD A DIOS!

¡La LEALTAD se construye sobre el AMOR! El AMOR se desarrolla a través de la contemplación de los dones y bendiciones y bondades de la Vida que se emiten desde un benefactor, ya sea éste humano o divino. ¡Conocer a Dios es Amarlo! Amarlo es creer con cada fibra y átomo de su ser que Él es TODOPODEROSO. Contemplen por un momento el significado de dicho enunciado.

Cuán leales son sus sentimientos hacia TODO PODER de DIOS para SIEMPRE ACTUAR INSTANTANEAMENTE cuando USTED lo invoca a que se manifieste en su punto del Universo. No es la tímida, incierta, tibia y esperanzada conciencia la que racionaliza con las apariencias, quien manifiesta LEALTAD hacia la FE ILUMINADA EN DIOS, para que instantáneamente manifieste la perfección. Más bien, es la conciencia que CREE que la Naturaleza de Dios es dar todo lo bueno y perfecto a Sus Propias Creaciones, los hijos de Su Corazón quienes fueron externalizados por Él en AMOR a fin de multiplicar Su Propia Divinidad e incrementar los centros a través de los cuales la Perfección pudiera ser externalizada.

Consideremos por un momento Mis propias experiencias que han formado el patrón del pensamiento religioso del pasado ciclo de tiempo. Mi Ministerio entero (y Mi Victoria también) fue basado sobre la LEALTAD ABSOLUTA en sentimiento, pensamiento, palabra y acción a la convicción absoluta de que Dios, Mi Padre, no sólo era TODOPODEROSO en Su Propia Esfera de Actividad, sino también en la Mía…doquiera que Yo estuviera en un momento dado. No me podía permitir siquiera pensar por un momento en la posibilidad de un poder opuesto a Dios, ya sea dentro de Mí o fuera de Mí. No me atreví a abandonar la privacidad comparativa de nuestra humilde morada hasta que me hube ANCLADO A MI MISMO en la realización activa de que Mi Padre, quien me había creado y enviado dentro del mundo a representarlo y a manifestar Su Voluntad, no podía posiblemente rehusarse a responder a Mi llamado, o retrasar la inmediata, Victoriosa y milagrosa asistencia Divina, cuando y donde quiera que yo Lo invocara para disolver sombras, disipar errores y relampaguear el Fuego de la Perfección a través de las apariencias, ¡haciéndolas ceder al Designio de Dios!

No hay apariencia más aterradora que una masa concentrada de energía, ¡calificada humanamente! ¡Piensen en eso por un momento! ¿Es, entonces, la calificación humana más poderosa que la Calificación de Dios? No… ¡Gracias a Dios! Dentro de esa masa de energías se encuentra Vida aprisionada (el mismo Cuerpo del Dios Padre-Madre) esperando la convocatoria para salir adelante y echar la calificación humana, ¡SIENDO PERFECTA al responder a la calificación de Dios!

Ustedes o son leales al poder de la calificación humana o son leales al Poder de Dios, a través de ustedes, o de cualquiera de los Hijos de Dios, para obligar a la energía y a la sustancia a que se manifiesten según la orden del momento.

Yo hollé los caminos de la Tierra, y compartí los instrumentos de expresión de este mundo físico con los otros espíritus encarnados de Mi tiempo. Trabajé a través de un mundo de sentimientos, de un mundo de pensamientos, de un mundo etérico y de un cuerpo físico al igual que cada uno de ustedes lo hace hoy.

Estaba en posesión de los cinco sentidos a través de los cuales se podía haber grabado la tremenda apariencia del mal que estaba estampado en la carne de Mi prójimo, así como en la sustancia contorsionada del contorno etérico, y el nublado vehículo de la mente. Vi la presión del deseo que impulsaba a los débiles a sucumbir ante la pasión y la lujuria, pero sabía que era imperativo que me recordara a Mí mismo, constantemente, el hecho que la energía y la sustancia respondían a la calificación. Eso es Verdad, pero aunque estuviera aprisionada por calificaciones humanas éstas podían ser INSTANTANEAMENTE liberadas por el Poder de Dios de actuar en una forma de acuerdo con Su Voluntad Divina.

Si son leales a un amigo, creen en la bondad potencial de él; se esfuerzan en toda forma posible por estar a su lado sin importar la apariencia. ¡Oh, las benditas madres de la raza! Cómo han manifestado ellas esta lealtad por los hijos de su propia carne. Sin embargo, ¿dónde está la Lealtad Divina hacia el OMNIPODER DE SU PADRE (SU MADRE COSMICA) de relampaguear a través y alrededor de ustedes INSTANTANEAMENTE la Llama Cósmica de la Liberación de las sombras, del dolor, de las limitaciones y de la angustia?

¡Hijos de Dios! La medida de la lealtad del hombre hacia Dios es determinada por lo que él permite que permanezca en su mundo, en su cuerpo, en sus asuntos, en su hogar y en su aura. Someterse a la circunstancia es ser desleal con el Padre. No estoy hablando aquí de una demostración externa y violenta de fervor emocional, sino de una mirada constante hacia la naturaleza de ese Padre Celestial hasta que ustedes CAIGAN EN LA CUENTA de Su Poder como supremo (aún sobre la apariencia de la muerte), hasta que lleguen, a través de la contemplación, a Amarlo realmente lo suficiente para confiar en que Él responderá instantáneamente a su débil susurro, así como a su fuerte orden de que manifieste Su Gloria, Su Libertad, Su Curación, Su Provisión y Su Voluntad ¡en su punto del Universo!

A modo de Mi Bendición, les doy Mi Lealtad al hermoso Padre de la Luz y a Su Exquisito Complemento, la Propia Madre Cósmica de ustedes.

Confío en que comenzarán su día contemplando el Amor y el Poder de su Propio Dios, y que caminarán a través de cada periodo de 24 horas sin ceder lealtad o fidelidad a ninguna apariencia que ustedes puedan confrontar, sin sentir ni por un instante miedo o incertidumbre, y sabiendo que donde están ustedes, está Dios, y que Su Poder actúa INSTANTANEAMENTE… cuando se le llama a la acción.

 

Tomado del libro: Los Maestros Ascendidos escriben el Libro de la Vida

Serapis Bey Editores
Etiquetas

yosoyespiritual

"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente"

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestra comunidad:

La Lealtad y el Amor a Dios atraen Perfección | Jesús

¡La LEALTAD se construye sobre el AMOR! El AMOR se desarrolla a través de la contemplación de los dones y bendiciones y bondades de la Vida que se emiten
Cerrar
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Luego de desactivarlo recargue la página.
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend