Mantengan la paz inquebrantable en este sendero | El Morya

Amados amigos:

Contemplando los lugares secretos de sus corazones y la conciencia, encuentro que la paz, que es la herencia natural de la naturaleza espiritual en desarrollo, no está presente. Sin paz, que es como un árbol de delicados capullos protegiendo al Buda contemplativo sobre su Trono de Luz en forma de Loto, no hay ni desarrollo personal ni la oportunidad de convertirse en la levadura del pan, en lo que a otras corrientes de vida se refiere. Por este motivo, les hablo esta mañana y les cuento la historia o proceso del Puente por el que fluyó nuestra energía a través de los seres humanos más capacitados (llenos de paz).

El estado de las conciencias de los buscadores de la Verdad garantizó la oportunidad de encontrar paz en la compañía de los Maestros, sin reconocimiento a la personalidad. Fue Mi pensamiento ofrecer dicha oportunidad, dejando que el bálsamo de la Presencia, la alegría de la amistad de los Maestros y de la libertad de conciencia – que una Puerta Abierta de esta clase permitiría – fluyera libremente a toda vida, sin requerir de fidelidad a ninguna forma humana.

Como los chelas capaces de recibir la palabra del Maestro no son un gran número, y como el Hemisferio Occidental fue el primer elegido para esta dispensación, Nosotros pensamos desviar la atención de los beneficiarios de la instrucción de cualquiera de las personalidades necesarias para la recepción, preparación y difusión de Nuestras palabras.

Siendo la obediencia, el silencio y la ausencia de curiosidad requisitos para las exigencias más que normales sobre los chelas conscientes en el Sendero, no vi necesario dar realce a las personalidades de aquellos que se han ofrecido para ayudarnos, cada cual completando su propia tarea en consonancia con lo mejor de sus talentos y capacidades individuales. Estoy deseoso de indicarles que ningún Maestro requerirá jamás, jamás, de ninguna corriente de vida que lleve a cabo ningún curso de acción, físico o interno, en el cual las convicciones internas y la fuerza impulsora de su propia luz del alma, no aporte libre y alegremente la fuerza e impulso de su propia fe y convicciones.

En ciertos casos específicos en los que alguna personalidad ha coloreado la Verdad, Yo me esforzaré por dar una descripción correcta de la Ley. Este es Mi único propósito al asegurar la dispensación mediante la cual más personas puedan tener el beneficio de comprender cómo cooperar con la Ley, de manera que puedan ellos, individualmente, comenzar a generar y expandir la luz de sus propios corazones y así contribuir a la luz del mundo.

Mediante asociaciones pasadas y cierto desarrollo de la naturaleza interna, percibí a ciertas corrientes de vida dedicadas que, creí Yo, podrían mostrar interés en una causa así de inofensiva, y caminar como individuos con las Vestiduras de la Liberación.

Sonrío ante el deseo de los seres humanos de conocer el Plan, y, cuando se descorre tan ligeramente el velo, ¡el ser grita de horror al ver el Sendero! Esa es la razón de que el “velo” – tan despreciado por el chela – fuera provisto, en misericordia, por Dios, para envolver dulcemente el pasado en los pliegues aterciopelados del olvido, para que el alma no pudiera sufrir con los recuerdos de lo que ha sido; y la razón de que, ante el espíritu en desarrollo, el Velo Blanco del mañana desconocido está rociado con estrellas de promesa y esperanza, velando las “cosas que serán”. ¡Sólo a los fuertes, cuando lo solicitan, se les levanta la cortina y permanecen contemplando lo que ha sido y lo que podría ser, y lo que, en el curso ordinario del vivir, será! Tal como bellamente describiera Dickens esta verdad en su “Canción de Navidad”, a lo que más teme el ser humano es “al Espíritu de lo que vendrá”.

Suyo, El Morya

Oración para atraer la paz

https://yosoyespiritual.com/senor-hazme-instrumento-paz/

Tomado del libro: El primer rayo – El Morya – Recopilado por Thomas Printz

Traducción: Julia Escuder, Grupo Vida Libre Bahía Blanca, Argentina.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Mantengan la paz inquebrantable en este sendero | El Morya

Contemplando los lugares secretos de sus corazones y la conciencia, encuentro que la paz, que es la herencia natural de la naturaleza espiritual
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios. Enseguida recargue la página.
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend