Fe: la sustancia real de lo que desean | Señora Fe

Cuando el estudiante recibe la idea Divina desde la «Presencia» —el plano de algún deseo, designio o forma mediante el cual enriquecer o embellecer su vida o la vida universal— tiene que proveérsele la sustancia, la materia prima, de la cual, en la medida de la eficacia de sus facultades diseñadoras, surgirá el producto terminado. Llegamos, entonces, a la afirmación trillada que durante siglos ha sido barnizada por la mente pensante: «La fe es la sustancia de las cosas esperadas —la evidencia de cosas no vistas.»

El deseo y designio descargados a la conciencia intelectual desde la Presencia representan la COSA que se espera. Vemos, entonces, que la FE es la materia prima, es LA SUSTANCIA DE HECHO que está emanando de la corriente de vida que trabaja sobre la manifestación a través de la cooperación con Mi Rayo Cósmico, y que ésta sustancia se convierte en la fuerza electrónica que llena las formas de pensamiento y sentimiento.

Saint Germain, en Sus esfuerzos por impresionar este punto sobre la mente de los estudiantes, definió la Fe de la siguiente manera: «La Fe es un emanante poder conquistador.» La palabra «emanación» entraña irradiar desde un centro. Estas dos frases, cuando se les une, dan una tremenda bendición en precipitación, a saber, «FE ES LA SUSTANCIA QUE EMANA DESDE EL CENTRO DIVINO, Y LA SUSTANCIA ASÍ EMANADA SE CONVIERTE EN LA EVIDENCIA O MANIFESTACIÓN DE LA IDEA QUE NO SE VE.»

¿Han sentido como se experimenta mayor descarga de Fe cuando tienen una crisis y piden airosos las bondades del Padre para solucionarlas? Veamos como emana la Fe desde la Presencia Superior hasta la tímida personalidad:

En primer lugar la idea de la Fe viene de Dios y presiona a través de la conciencia intelectual como un mensaje del Padre para el Hijo. Luego, al una y otra vez recordalre a la consciencia el error cometido y su responsabilidad sobre ello, lo hecho y la acción, tenemos entonces a la conciencia mental que acepta el deseo del Padre dentro del cuerpo mental para empezar a generar Fe. Entonces la persona hace un mínimo contacto con ese sentir de Fe y lo devuelve en cosciencia al Padre, quien lo regresa de vuelta multiplicado a ver que ha obtenido una respuesta. Es ahí entonces cuando la Presencia como el ÚNICO PODER puede actuar y la persona en cuestión se ofrece en auto-rendición; y esta auto- rendición da inicio a la radiación de Fe, la cual es una descarga de sustancia desde la Presencia que tranquiliza el ser externo y de hecho atrae, aglutina y precipita la Luz Electrónica que conformará la vestidura de la manifestación.

El amor del ser externo por la Presencia da cabida al poder conquistador emanante desde la Presencia, el cual se convierte en la cualidad conocida como FE que fluye a través del individuo. Claro está que cuando se está familiarizado Conmigo como un Foco Divino definitivo e inteligente de esta cualidad, pueden acoplar su invocación a Mí con su devoción a la Presencia, y la Fe de Mi Rayo Cósmico fluirá libremente hacia adelante.

 

Tomado del libro: Diario del Puente a la Libertad –  Arcángel Miguel y Señora Fe – pag 49

7 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Fe: la sustancia real de lo que desean | Señora Fe

"FE ES LA SUSTANCIA QUE EMANA DESDE EL CENTRO DIVINO, Y LA SUSTANCIA ASÍ EMANADA SE CONVIERTE EN LA EVIDENCIA O MANIFESTACIÓN DE LA IDEA QUE NO SE VE."
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios. Enseguida recargue la página.
 
Suscribirse al canal de YouTube
Send this to a friend