60kSeguidores
374kSuscriptores
17kSeguidores

Elimina el miedo mediante la comunión con la Presencia YO SOY

¡ALLÍ DONDE MAYOR SEA LA OSCURIDAD ES DONDE MÁS SE NECESITA LA LUZ!

El temor es una de las energías o actividades internas destructivas más fuertes que obstaculizan el avance de una persona. El miedo es una vibración –una vibración negativa- una sensación de entender mal la vida y sus propósitos. Pero, es más que eso, es una mala costumbre.

Los temores que contaminan la mente y los sentimientos, hacen surgir un cúmulo de opiniones negativas con respecto a muchas facetas de la vida, impidiéndoles la plena aceptación y el impulso de su fe divina. Corrompe las relaciones de hermandad, contamina a las personas que contactan, los ambientes que habitan y desvía las corrientes de la gran tranquilidad interna.

El campo energético de pensamientos y sentimientos negativos que el ser humano teje con su propia discordia, se ha convertido en un muro de separación entre la conciencia evolutiva del alma y la Gran Llama Divina dentro del corazón.  Y así, durante siglos, este velo de energía los ha privado eficazmente de la verdad de su propio ser y de la Presencia de Dios.

Tenemos que entender que las energías que componen el velo –ya sea que aparezcan como orgullo, dureza de corazón, prejuicio, odio, gula o codicia- pueden reducirse a un denominador común, el miedo.

Este miedo es la ansiedad y la incertidumbre que surgen desde lo profundo de las entrañas de la conciencia humana en el momento en que ésta se separa de Dios.  De este temor se deriva toda forma oscura, toda manía y toda influencia maligna, de las que la raza humana es heredera.

Existen nubes de sustancia densa y de contaminación psíquica, ubicadas dentro de la conciencia colectiva de la humanidad. Esto resulta en una gran inundación de mareas de infelicidad, causada por una intensificación de aquellas cualidades y condiciones que son exactamente lo contrario al plan celestial.  San Pablo expresó el dilema de estas motivaciones y momentos habituales subconscientes al decir: «No hago el bien que quiero, más el mal que no quiero, eso hago» [Romanos 7:19].

Pero sepan que su Presencia Divina siempre les otorga Su gracia desde las alturas, si hacen el llamado por su liberación y la liberación de aquellos que se encuentran en oscuridad.

Todo estudiante que perciba esta actividad destructiva presente en su mundo emocional, debería invocar a la Presencia de Dios en su corazón, que es el amor, para que ilumine su consciencia y la consciencia de aquellos seres que necesitan luz.

¿Saben por qué esto es importante? Porque la vibración del amor suprime las tinieblas del miedo con precisión y perfección.

El amor perfecto del que estoy hablando, es el amor que emana del Dios Padre-Madre desde la propia esencia del verdadero Ser.  Es este amor el que, cuando es invocado por las criaturas de Dios a través de la palabra, disolverá todo miedo, duda, toda ansiedad, frustración y la sensación de soledad que la humanidad ha adquirido a través de la percepción de estar separada de la Fuente de la vida.

La comunión con Dios es la fuerza del ser humano para liberarse del miedo y la negación.  Así como la Palabra de Dios –afirmada como un Decreto Divino, es una defensa y una forma de atraer su vibración de armonía y paz.

Si no son ustedes los que sienten temor sino alguien más, pueden valerse del Fuego Liberador que trasmuta toda aflicción y libera a dicha persona. A veces, la corriente de vida que observa rehúsa poner en acción esa Ley impersonal. Pero recuerda, ¡ALLÍ DONDE MAYOR SEA LA OSCURIDAD ES DONDE MAS SE NECESITA LA LUZ!

Si ustedes realmente anhelan expandir el amor en sus almas, y no solo de los labios para afuera, donde quiera que haya apariencias de inarmonía, si magnetizan la Llama Violeta invocándola a que flamee en, a través y alrededor de la persona, lugar, condición o cosa en problemas, ¡ESA LLAMA LES RESPONDERÁ Y LIBERARÁ A ESA VIDA!

Puedes hacer decretos cortos acordes a tu situación, por ejemplo.

Magna presencia YO SOY, acalla esta cuestión para siempre, ve delante de mí y resuélvela pacíficamente.

YO SOY la perfecta actividad inteligente de mi mente y de mi corazón.

YO SOY la provisión ilimitada de toda cosa buena y perfecta.

YO SOY la liberación que triunfa en todas las circunstancias.

YO SOY la suprema irradiación divina que aleja todo pensamiento y ser destructivos.

Yo perdono a todo aquel que necesite mi perdón, empezando por mí mismo, me perdono, y aunque sé que en el plano espiritual no existe nada que perdonar, perdono, porque así transformo la idea del que cree hacerme el mal.

YO SOY el fuego que consume toda creación indeseable de este mi yo y de todo ser.

YO SOY la llama del perdón que consume todo error.

YO SOY la ley del perdón y la llama transmutadora de toda acción inarmoniosa y de conciencia humana.

YO SOY la ley del perdón de todos los errores cometidos por mí y por toda la humanidad.

El acto de sintonizarse con el Padre, la Presencia YO SOY, es el primer paso para desarraigar el miedo.  Todos los hombres y mujeres tienen que reconocer que, debido a que en el pasado han pensado equivocadamente, sólo ellos pueden rectificar sus pensamientos y pensar correctamente en el presente. Cuando la humanidad repite continuamente ideas de miedo, las magnetiza y las atrae a la órbita de su mundo.

Muchos seres tienen miedo a los demás, al qué dirán, a la pobreza; el mismo miedo los convierte en aquello que temen. Estas afirmaciones barren con todas las escorias mentales porque el AMOR nada teme; al contrario, nos libera de las cadenas del miedo. ¡Amarás! Pero sabe que, el Amor que te pido no es un mentido sino el amor que salva al que tengas por enemigo. El enemigo es el temor, el amor es nuestro mejor aliado, y por eso:

YO SOY el amor que elimina todo temor.

YO SOY la luz. YO SOY la verdad. YO SOY la paz. YO SOY el amor.

YO SOY el valor, la fuerza y la fortaleza.

YO SOY la única energía que actúa.

YO SOY la Presencia que gobierna y resuelve con amor esta situación.

YO SOY el bienestar en continua expresión.

Mensaje compuesto. Fragmentos tomados de:

La ciencia de la palabra hablada. Marck y Elizabeth Clare Prophet.

Diario del puente a la libertad, Saint Germain. Serapis Bey editores.

Decretos del libro de oro de Saint Germain.

Presentador: Gabriel Silva

Este mensaje me sirvió mucho y quise compartirlo contigo

Curso | Aprende a Decretar Correctamente

Tienda Espiritual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Elimina el miedo mediante la comunión con la Presencia YO SOY

El miedo es una vibración –una vibración negativa- una sensación de entender mal la vida y sus propósitos. Pero, es más que eso, es una mala
 
Suscribirse al canal de YouTube