fbpx

La necesidad de aquietarse | Jesús

yosoyespiritual yosoyespiritual 2.4K vistas 15 comentarios 2 minutos de lectura Jesús

Las exigencias sobre el tiempo, la energía, la atención y el servicio del chela que está comprometido en un empeño espiritual, conforman una gran piedra de tropiezo para su progreso individual, a menos que aprenda cómo aquietar conscientemente las energías de su propio mundo, de manera que nueva fortaleza, fe y poder puedan serles suministrados por su propia Presencia “YO SOY” y los Seres Divinos que están dispuestos a ayudarle.

Durante Mi ministerio, al igual que ocurre hoy, el mundo y su gente requerían mucha asistencia. Había una tendencia a apurarse a servir sin el periodo necesario de “re-aprovisionamiento” en la fuente Cósmica. De alguna pequeña referencia a Mi experiencia ustedes recordarán que a menudo Yo “me retiraba a los montes a orar”. Ningún chela puede prestar un servicio duradero al trabajo espiritual a la mano, a menos que comprenda la necesidad de tomarse un tiempo, separado del mundo, que siempre tendrán consigo, para entrar al Silencio y traer la necesaria fortaleza y santidad de la Fuente de Todo Bien. Esto podrá entonces dispensarse en equilibrio, dignidad y amoroso cuidado a su prójimo.

He ahí mis amados, la necesidad de aquietarse.

Tomado del libro: Diario del Puente a la Libertad –  Jesús

Serapis Bey Editores

Libro de decretos

Libro gratuito en la tienda virtual. Disponible en formato físico, clic en tu ubicación:

enseñanzas para ti

Seguir:
"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.
15 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Meditaciones Diarias

Rayo Azul

Fe, fuerza, poder, protección, voluntad divina

Rayo Dorado

Iluminación, discernimiento sabiduría, paz, armonía

Rayo Rosa

Amor Divino, adoración, confort, cohesión

Rayo Blanco

Pureza, creatividad, Resurrección y Ascensión

Rayo Verde

Verdad, curación, concentración

Rayo Oro Rubí

Paz, Gracia, Saneamiento, Provisión y Ministerio

Rayo Violeta

Trasmutación, misericordia, liberación, perdón

Iniciación

Lecciones esenciales. Inicia tu estudio por aquí

Video sugerido