52.1kSeguidores
308kSuscriptores
13.6kSeguidores

Cómo convertirse en un Buddha | Amado Himalaya

La contemplación de la Verdad trae Iluminación, la Iluminación trae Paz y la Paz trae Maestría

Amados Hijos, me han dicho que ustedes aspiran a convertirse en Buddhas! He venido desde el corazón de India a traerles una comprensión de lo que la Buddhidad requiere, y un medio y manera mediante el cual los fervorosos deseos de sus corazones puedan convertirse en hecho. Tengo el privilegio, en este gran Orden Mundial, de ser el maestro de quienes ocuparán el Cargo de Buddha en este planeta Tierra o en otros planetas que pertenecen a los otros sistemas designados por la Ley —y, por ende, al hablarles, les daré algunas de las oportunidades que he tenido a lo largo de las eras. Y al captar la atención de sus conciencias, espero que sentiran la presión de Mi presencia, Mi aura y la Paz que doy.

 

EL PROPÓSITO DEL BUDDHA

EL PROPÓSITO DE UN BUDDHA ES EL DE SOSTENER UN AURA ESPIRITUAL ALREDEDOR DE UN PLANETA EN EL GRADO SUFICIENTE PARA ALIMENTAR LAS ALMAS DE TODAS LAS CONCIENCIAS QUE EVOLUCIONAN, las cuales se están desenvolviendo hacia la Maestría Divina en ese esquema de evolución. El aura del mismísimo Buddha se convierte para el alma en lo que la atmósfera de la Tierra y las fuerzas de los elementos son para los cuerpos y para el Reino de la Naturaleza.

La mismísima alimentación que sostiene la vida del alma y que mantiene una continuidad de pulsación en su interior, se provee a través de la presencia viviente de una inteligencia individualizada que escoge irradiar a través de la Llama de su propio corazón, la suficiente intensidad de Amor y Luz para estimular la inhalación de la Llama Triple dentro del corazón de quienes están encarnados —así como también de quienes, perteneciendo a la evolución, están a la espera de la oportunidad para encarnar. Sin esa aura y estímulo, la Llama en sí no pulsaría.

Exactamente de la misma manera que ustedes inhalan aire en sus cuerpos físicos y luego lo exhalan, asimismo la Llama que es su identidad espiritual inhala y expande la pulsación, presión y estímulo del aura del Buddha, quien, al completar Su servicio, se convierte a su vez en un Señor del Mundo.

Verán, entonces, que el desarrollo de un aura que envuelve al mundo —la cual en sí no contiene elemento alguno que pudiera tener un efecto de discordia sobre la vida del alma — es la preparación para que tal Inteligencia Divina se convierta en la Luz de un mundo —tal cual lo fue Sanat Kumara. A lo largo de todas las eras que han transcurrido, se han provisto Buddhas para todo planeta recién nacido, y en los sempiternos brazos del Amor de estos Seres la evolución ha avanzado, se ha desarrollado y madurado. Finalmente, desde dentro de la evolución en sí, candidatos para la Buddhidad han aplicado, y a quienes se les dio la oportunidad para tal dirección e instrucción, se les enseñó cómo expandir la esfera de influencia y la cualidad de radiación. 91

 

EL LOTO DE MIL PÉTALOS

Tomaremos ahora el curso de instrucción de un Buddha potencial, uno que ha respondido al tirón magnético que es la única indicación que alguna vez sale desde el corazón de la gran cordillera de los Himalayas, y el cual es un tirón sobre la luz del alma de quienes se han desarrollado al punto en que, con el tiempo, pueden ser de gran servicio y ser centros irradiantes de la cualidad de Amor. Cuando individuos de este tipo se presentan como candidatos, para quienes trabajan Conmigo — primordialmente el amado Kuthumi y los Hermanos de la Túnica Dorada— la naturaleza del aura es la primera consideración. Claro está, el aura es la energía de ustedes, la cual tiene color, calidad, tono, sonido y forma.

El aura habrá de ser desarrollada en un sol, una radiación expansiva que lleva una cualidad particular de confort, sanación, luz, iluminación o paz — de manera que es la sustancia primigenia con la que Nosotros trabajamos. Con la naturaleza del aura bajo examen, a cada candidato se le instruye entonces en medios y maneras para purificar el aura y convertirse luego en Maestro de la cualidad de energía, el color de la energía, la forma moldeada de hecho de la energía que se atrae desde su Santo Ser Crístico y que se exterioriza a través de él. Entonces comienza a crear lo que en Oriente se ha denominado «el Loto de Mil Pétalos».

Ustedes, que conocen la oración oriental a la Joya en el corazón del Loto (OM MANE PADME HUM), saben que el desarrollo de un aura concentrada —que no es el maestro sino el sirviente de la inteligencia— es lo que se está invocando con esa oración.

 

DUPLICACIÓN DEL CUERPO CAUSAL

A la conciencia individual —y les señalo ahora a aquellos de ustedes que tienen aspiraciones de Maestría— se le muestra que el inapreciable regalo de Vida — que es la joya en el corazón del loto, la Llama pulsante de Divinidad— se convierte en el ímpetu para el desarrollo y desenvolvimiento de esos templos y talentos, de esas cualidades y expresiones de la Naturaleza de Dios que es el designio del Santo Ser Crístico propio que a cada quien le toca exteriorizar. A medida que la atención entra profundamente en el corazón de esa joya, en el corazón de esa Llama, entonces el gran Santo Ser Crístico, extrayendo desde el Cuerpo Causal del individuo, comienza a desarrollar el patrón del Plan de Vida, y las energías comienzan a asumir una calificación similar y un patrón de color similar al del Cuerpo Causal del individuo.

Cuando la vertida viene por primera vez desde el Retiro o monasterio, hay una marcada diferencia entre el color, la radiación y la posición de los Rayos alrededor del Cuerpo Causal y las auras que rodean a la forma física. El ojo interno desarrollado del Maestro y del gurú inmediatamente puede ver cuánto o cuan poco se requiere para hacer que las dos ruedas sean exactamente lo mismo —“como es arriba, es abajo”.Y las contemplaciones individuales que se le dan al aspirante son precisamente para ese propósito. El Gurú, escudriñando el Cuerpo Causal, viendo el designio, escuchando la llave tonal, sintiendo la fragancia de la flor de vida que está en el Cuerpo Causal, le da a la conciencia intelectual del chela aquellos ejercicios que le permitirán crear par-tiendo de esta aura caótica, una duplicación exacta del Cuerpo Causal; y de seguirse fielmente estas contemplaciones, de cooperar con la respiración rítmica en la estimulante aura del Gurú, acelerará en gran medida la evolución del aspirante.

 

EL AURA DEL MAESTRO

En Oriente, la gente capta naturalmente la estimulación del alma que se logra mediante la proximidad a los seres santificados, y así como las flores que crecerían en sus soleadas ventanas exceden en fragancia y despliegue a las que están confinadas a las esquinas oscuras de otros salones, asimismo las almas de individuos que toman partido de la proximidad de seres santificados crecen más rápidamente en esa vibración estimulante y elevadora.

Es por esto que en Oriente los fervorosos y los sinceros están en un estado constante de peregrinaje, buscando la santidad, buscando la presencia de un Ser Santo. Cuando el individuo que es fervoroso y sincero, al seguir la Llama de su corazón, encuentra a su maestro y se sienta dentro de esa aura, fíjense lo que ocurre: el aura del maestro no ascendido es la duplicación de su propio Cuerpo Causal, y todas las energías que fluyen dentro de éste están fluyendo constantemente hacia arriba, ya que dicho maestro está en un estado de constante gracia escuchante y contemplación, aunque sus manos y conciencia externa estén ocupadas en las actividades mundanas de vivir. Cuando los menos desarrollados entran a esa aura, su fuerza ígnea es capturada en la radiación aspirante del maestro, y allí donde quizás no pudiera conectarse plenamente con su propio Santo Ser Crístico sin un ímpetu mayor al suyo, es barrido hacia arriba y alcanza alturas de iluminación y aspiración a las cuales no podría aspirar alcanzar dentro de su propia órbita caótica y arremolinante.

Esta actividad exactamente es verdad, en un grado limitado, en Occidente, cuando individuos que entran a las grandes catedrales o santuarios encuentran que la devoción surge dentro de ellos, algo de lo cual no son capaces cuando están en sus propias auras y mundos —debido a la tremendamente concentrada fuerza de oración de hombres y mujeres que han orado, cantado y ofrecido adoración dentro de esas catedrales santificadas. El individuo se aprovecha de eso y se eleva sobre el momentum de esa fuerza de oración hacia la Luz. Esto se denomina radiación transmitida y es la actividad que ustedes, en sus mundos individuales, pueden poner ahora en movimiento por (y para) otros.

 

Tomado del libro: Diario del Puente a la Libertad – Lord Gautama y Lord Maitreya – pag 89

Aportar



Curso | Aprende a Decretar Correctamente

PRODUCTOS RECOMENDADOS


Tienda Espiritual

4 comentarios

  1. Gracias por compartir la LUZ y la VERDAD, así como el AMOR DIVINO.
    GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.

    Gracias, Gabriel Silva!!
    Por tus infinitas atenciones!!
    Y por tu invaluable amistad!!
    Saludos cordiales y afectuosos.
    BENDICIONES PARA TODOS, SIEMPRE!✨

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Cómo convertirse en un Buddha | Amado Himalaya

EL PROPÓSITO DE UN BUDDHA ES EL DE SOSTENER UN AURA ESPIRITUAL ALREDEDOR DE UN PLANETA EN EL GRADO SUFICIENTE PARA ALIMENTAR LAS ALMAS DE TODAS LAS
 
Suscribirse al canal de YouTube
Send this to a friend