Madre María

Proceso de comparecer ante el tribunal kármico | Madre María

Nota de yosoyespiritual.com: Se podría decir que esta publicación es la tercera parte del tema de la junta kármica y el proceso que sigue un alma al desencarnar. Para ver la parte 1 haz clic aquí, para ver la parte dos haz clic aquí.

La humanidad no tiene idea del complejo procedimiento que conduce a la preparación de las corrientes de vida antes de reencarnar. En el Templo del Sagrado Corazón (donde la amada María ayuda a modelar el corazón de todas las corrientes de vida que entran), hay tres grupos distintos de individuos, todos a la espera de la citatoria para comparecer ante el Tribunal Kármico.

El primer grupo consiste de los Buddhas. Estos son Seres Libres-en-Dios sin karma que se ofrecen voluntariamente a ayudar a la humanidad. Estos caen en dos categorías, a saber, aquéllos que aspiran a reencarnar y aquéllos que vienen de otros planetas, buscando encarnar en la Tierra por primera vez. Los Buddhas llegan en un momento en que saben que el Tribunal Kármico está reunido para pasar dictamen sobre las corrientes de vida que encarnarán durante los próximos doce meses.

El segundo grupo son los chelas de los diversos Maestros de los Siete Rayos, quienes han visto algo del Patrón Divino y Plan en los Niveles Internos, y están deseosos de cooperar con su Maestro tomando la encarnación, particularmente en estos momentos, para construir la Edad Dorada permanente.

El tercer grupo consiste de Los millones a los cuales, con toda justicia, se les debe permitir reencarnar dentro de cierto lapso. Este grupo está más bien disfrutando de la estadía en el mundo celestial. Hay, si así lo quieren llamar, cierta tristeza al ser citados a reencarnar, ya que estos individuos viven en un sitio muy feliz en comparación con la vida terrena anterior. Es un sitio en que hay una gran liberación en el cuerpo etérico. Es un sitio en que se hacen nuevas asociaciones entre espíritus camaradas, y donde viejas asociaciones en la Tierra son renovadas con gente que tuvo un gran amor entre sí.

 

CITATORIA PARA COMPARECER

Los mensajeros del Tribunal Kármico llevan la balanza de la justicia en el pecho de sus vestiduras, y llevan consigo los pergaminos que constituyen la citatoria para el alma a comparecer ante el Tribunal Kármico y a, quizás, ser escogida para dejar este ámbito de campos elíseos y regresar a la encarnación.

Cuando estos grandes mensajeros parten, se genera una aflicción más que ordinaria y aleteo en las conciencias de los miembros del tercer grupo. A veces, hay un suspiro de alivio cuando los mensajeros pasan de largo. Se dan las despedidas… de un amante a su amante, de una madre a su hijo. Hay cierta agonía en el alma que debe acompañar al mensajero al Tribunal Kármico y entrar a los Salones del Karma, y allí son acomodados en los siete colores representativos del Rayo al cual pertenecen.

Primero, los Maestros Ascendidos presentan al primer grupo de candidatos, los Buddhas. Cada Buddha se dirige a los miembros del Tribunal Kármico y a los mensajeros venidos de Helios y Vesta y Alfa y Omega. El Tribunal Kármico procede entonces a estudiar meticulosamente el patrón para el año, y el patrón para la totalidad del ciclo de dos mil años, y luego sopesa si el sacrificio de esta corriente de vida Libre-en-Dios se merece el permiso para permitir que dicho ser encarne. En los próximos cien años, si tan sólo un Buddha entrara al año, tendrían ustedes un tremendo momentum de radiación viniendo a la Tierra. Mediante la gratitud de tanto Meta como de Sanat Kumara por su liberación, muchos están viniendo desde Venus, quienes habían completado su liberación como Señores de La Llama.

Acto seguido vienen los chelas —gente como ustedes— algunos hasta algo más avanzados— quienes están esperando a las puertas del nacimiento. Tienen que probarle al Tribunal Kármico que si encarnan, harán obras constructivas para el Maestro, en particular para el amado Saint Germain. Aquí escuchamos muchos alegatos apasionados y tiene lugar mucho “flameo” de Cuerpos Causales, y todos los méritos de la corriente de vida son demostrados.

Ustedes se pararon aquí no hace mucho, y al ustedes bajar, dos se quedaron en casa. (Por cada uno que nace, dos se quedan arriba) ¡Y siento que a menudo ustedes desean que ojalá se hubieran invertido los papeles, que ustedes hubieran permanecido en casa y que los otros dos hubieran venido! Estos benditos seres están llenos de entusiasmo, y ellos, al igual que ustedes no hace mucho, también están determinados a que sus dones y momentums… ¡en verdad van a salvar esta raza y este planeta! ¡El Tribunal Kármico es una junta tan magnífica, Amados Míos, que a veces no comprendo cómo pueden evitar sonreír ante los diversos despliegues de los talentos y las profesiones! Sin embargo, salvo por una expresión alrededor de los ojos, permanecen serenos y desapasionados.

Cuando estos chelas vienen adelante, siempre cuentan con un padrino. Después de haber hablado y persuadido al Tribunal Kármico —de acuerdo con su propia luz— en cuanto a su valía, el Tribunal Kármico llama al padrino, quien viene adelante (siempre se trata de un Ser Ascendido o de un miembro de la Hueste Angélica) y se ofrece a asumir cualquier déficit. Ahora, es muy importante esto que hace el padrino, ya que el Tribunal Kármico también está en la obligación de darle oportunidad de encarnar también a seres que no son chelas. Es así como hay un límite de: a cuántos de estos buenos y talentosos chelas se les permitirá venir, porque los que están detrás también deben ser escogidos.

 

ESPERAR HASTA EL PRÓXIMO AÑO

No todos los que son citados y que se unen a este gran servicio son escogidos, y hay corrientes de vida que salen a la derecha y otras a la izquierda. Los que son aprobados por el Tribunal Kármico salen por la derecha, y los demás, por la izquierda… ¡y esto quiere decir que hay Buddhas que salen por la izquierda! Allí están muchos de los chelas, los dos a los que se les negó la oportunidad, que salen por la izquierda por cada uno que sale por la derecha rumbo a la encarnación. Del grupo que queda (el tercio), aquéllos a quienes se les da la oportunidad de encarnar van a la derecha; los demás, a la izquierda. Quienes no son escogidos para encarnar, tendrán que esperar hasta el próximo año.

Para quienes han sido escogidos por el Tribunal Kármico, viene entonces el servicio que Yo he prestado con gran regocijo y felicidad durante muchas, pero muchas centurias de tiempo. Este servicio consiste en la bendición de las almas que son escogidas, y que están listas para encarnar a través de los padres de esta raza, en la Tierra, dentro de los próximos doce meses.

Si Me acompañan al Templo del Sagrado Corazón y nos paramos encima de él por tan sólo un momento, verán la belleza de ese magnífico templo y los bellos campos llenos con toda índole de flores silvestres y espesa yerba (de 30cms de profundidad) con la más exquisita tonalidad de perfecto verde; y viniendo hacia el Templo del Sagrado Corazón desde el norte y el este, desde el sur y el oeste, verán los individuos que han sido escogidos por el bendito Tribunal Kármico, y quienes han venido ahora en pos de Nuestra bendición. Al acercarse los benditos, pidiendo el amor de madre y la bendición de la amada Kwan Yin, de Meta y Mía, podrán ver claramente a la cabeza de la procesión, al bello y brillante Buddha de cabello dorado. Ellos han tejido en Su cabello bellas florecillas azules, y visten la túnica larga de su estado ganado. La túnica es dorada y tiene bandas de zafiro intenso. Lleva puesto un gran zafiro azul en el dedo, así como también sandalias azules.

El Buddha es el primero que comienza a ascender por los escalones del templo, por su particular bendición. Al llegar a la cima de los escalones justo debajo de Kwan Yin y de mí, se arrodilla, y Kwan Yin le quita la corona de flores. La amada Meta le quita las joyas de luz, y la amada Nada le desenreda el cordel en la garganta que representa las finas vestiduras. El Buddha se quita las sandalias, y al tiempo que permanece erguido con una túnica de blanco puro, pasa por la remoción simbólica del cabello que le llega a los hombros, como una sumisión a la voluntad de Dios.

Al tiempo que el Buddha permanece arrodillado, los chelas se acercan, y a medida que la gran escalera se llena, ellos también se arrodillan y se vuelven hacia Nuestros humildes seres. Ahora, el grupo que queda destinado para encarnar llega a asumir su posición en el templo. En vista de que la tremenda escalera del templo está llena, todos se arrodillan y reciben una bendición especial.

Si ustedes estuvieran dispuestos, con emociones purificadas, a consagrar ese vehículo emocional a expandir el Reino de Dios, consagrando su mente a recibir únicamente ideas Divinas y exteriorizarlas, consagrando su cuerpo etérico a restaurar esos patrones perfectos del pasado, consagrando sus ojos a ver perfección, sus oídos a escucharla y sus labios a pronunciarla, sus pies a caminar sobre el camino del Maestro, y sus manos a avanzar en bendición —encontrarían una gran felicidad, y se haría cada vez más fácil… ¡hasta que finalmente esa Iniciación Cósmica tiene lugar!

 

ELEMENTALES Y ALMAS – GRUPO DE ANIMALES

Me activaré en esa tarea de limpieza, transmutando todo lo que se Me permita, tanto karma de naturaleza destructiva como sea posible de quienes habrán de encarnar. Este mismo servicio que prestamos aquí en el Templo del Sagrado Corazón a la humanidad, lo presta nuestro Señor Mahá Chohán a través de las almas-grupo para el Reino Animal, y el servicio también se presta temprano en la estación para los elementales que son escogidos para poner de manifestación los capullos y sus frutas y flores.

Este proceso de bendición sobre las almas y la transmutación de este karma tomará algún tiempo debido a que hay muchos, pero muchos millones de corrientes de vida involucradas. De allí en adelante, Kwan Yin y Yo haremos un peregrinaje a cada hogar donde nacerá un niño.

Gracias, Hijos Míos, y acepten Mi gratitud por la oportunidad que Me dan de servir.

 

Tomado del libro: Diario del Puente a la Libertad –  Madre María

Serapis Bey Editores

Etiquetas

yosoyespiritual

"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente"

Artículos relacionados

7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestra comunidad:

Proceso de comparecer ante el tribunal kármico | Madre María

la justicia en el pecho de sus vestiduras, y llevan consigo los pergaminos que constituyen la citatoria para el alma a comparecer ante el Tribunal Kármico
Cerrar
Cerrar

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Luego de desactivarlo recargue la página.
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend