Rayo Oro Rubí

El día de tu Ascensión | D.T. Marches

Y cuando terminen los días de tu peregrinaje y el registro de tus energías sea finalmente escrito en los registros del Akasha y el Espíritu Guardián de Justicia tome el pergamino del Ser Crístico, quién te ha dotado con el preciado e inapreciable regalo de vida; cuando el reino elemental haya hablado y registrado toda la sustancia y energía investida en sostener tus cuerpos a lo largo de los siglos, así como las vestimentas de tu alma; cuando hayan comparecido ante el trono todas esas vidas, humana, elemental, animal, vegetal y mineral, que has bendecido y beneficiado, sólo entonces resonará la nota de tu logro victorioso y, a través de los grandes salones de los Señores del Karma, pasará tu alma triunfante, rumbo a su justa recompensa.

Ah, cuántas incontables rondas de encarnaciones has pasado a lo largo del empeño por lograr la plenitud de tu propósito, hasta llegar a la hora en que tu Ser Crístico te avisa a ponerte de pie y, con las manos de misericordia, corta los últimos vehículos y ligas de apego terrenal y deseos, y tu alma libre ya de las sombras de las largas centurias se dispara hacia arriba al abrazo de tu Divinidad, y los dos se convierten en UNO en la Ascensión en la Luz.

En el aniversario de la Ascensión del amado Maestro Jesús, quién ha sido el Mostrador-del-Camino para la humanidad durante los pasados dos mil años, le pedimos al Padre de toda vida y a los grandes seres que representan a los Hijos e Hijas Espirituales del Cielo, que le bendigan por la fortaleza de Su corriente de vida, sufriendo todas las limitaciones que construyen la herencia de la encarnación física y no obstante, evitando calificar siquiera un electrón con la imperfección que hubiera sido una mácula (sombra) sobre su alma prístina (pura), en el momento en que vino el llamado para Su gran ascensión pública.

A sabiendas plenamente que no solo una vida de pureza, desprendimiento y amor eran los pre-requisitos para la realización de este ejemplo, sino también el control del amor personal que Él sentía por su madre, Sus discípulos y sus amigos, quienes le pedirían que permaneciera para custodiarlos y protegerlos más que aceptar Su propia liberación y dejarlos ir. Él una vez más inclinó humildemente la cabeza ante el fiat (mandato) de la Ley Cósmica, y con confianza puso Su propia vida y la de sus seres queridos en las amorosas manos del Padre Eterno Uno, ascendiendo jubilosa y triunfalmente a Su liberación universal y servicio cósmico en el Reino de Dios.

ORACIÓN: ¡Amado Jesús! Por esta renuncia, por esa sabiduría Divina y confianza por la Ascensión, por tu bendito Ser, te damos gracias y le agradecemos al Padre de toda vida por lo que tu Presencia en este universo ha entrañado, y sigue entrañando, por este planeta y la vida que sobre él evoluciona.

 

Tomado del libro: Diario del Puente a la Libertad –  Jesús – pag 22

yosoyespiritual

"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente"

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

El día de tu Ascensión | D.T. Marches

En el aniversario de la Ascensión del amado Maestro Jesús, quién ha sido el Mostrador-del-Camino para la humanidad durante los pasados dos mil años, le
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios. Enseguida recargue la página.
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend