Libro de decretos. Clic en tu ubicación: México - ColombiaToda AméricaEuropa
402kSuscriptores
20.3kSeguidores

Las siete esferas de conciencia | Santo Aeolus

Considerando al Altísimo como un Sol, hay, rodeando y envolviendo a este Foco Central de Inteligencia, Siete poderosas esferas de conciencia, cada una separada de la otra por su propia línea periferal, la cual conforma la frontera natural de esa esfera en particular. Estas Siete Esferas podrán denominarse el “aura de Dios”, cada una habitada por grandes Inteligencias Divinas, todas inclinadas a hacer la Voluntad del Padre, expandiendo su Reino y Su conciencia.

El desarrollo y desenvolvimiento de Su Reino se logra mediante la descarga rítmica de ondas pulsantes de Su propia Conciencia Divina, dentro de la cual van los gérmenes espirituales de todas las formas y manifestaciones —desde la más pequeña hoja de hierba hasta la estrella más brillante, con su tono cósmico.

A media que estas Ideas Divinas pasan de esfera a esfera, en círculos cada vez más amplios, son absorbidas por los seres e inteligencias que hay en cada una, siendo modificados su centelleante gloria por la acción vibratoria de los elementos naturales en dicha Esfera. Ellos entonces pasan hacia afuera en su curso hacia la próxima esfera y luego a la próxima, siempre viajando hacia adelante a la manifestación en el mundo de la forma —su Gloria es disminuida hasta el punto en que los seres de la próxima esfera pueden absorber mejor sus bendiciones.

Una modificación constante de la Luz de Dios, un constante revestimiento de la Conciencia de Dios, se logra en cada Esfera, de manera que las Ideas de Dios encarnan en la sustancia atómica de cada Esfera en una secuencia ordenada, y eventualmente llegan a la séptima esfera o ámbito etérico, donde aguardan la precipitación al mundo físico de la forma.

I

La primera esfera representa el mismísimo corazón de la creación. A los grandes seres que conforman la Inteligencia directriz de esta Esfera, se les conoce como los Manús de la raza humana. El Maestro que activa su voluntad en el mundo del hombre se le llama Chohán del Primer Rayo, El Morya. Su servicio a la vida consiste en llevar las ideas divinas y directrices desde el Altísimo hasta las mentes de los seres de la Segunda Esfera, quienes las revisten con formas de hecho trabajables. En esta Primera Esfera también habitan los Siete Poderosos Arcángeles que se han ofrecido de voluntarios para custodiar y proteger la raza humana que evoluciona. Aquí nace toda idea, designio, plan y bendición que, algún día, se manifestará en el mundo físico. Sus habitantes son seres cuyo Servicio a la Vida consiste en encarnar estas Ideas Divinas y llevarlas en su viaje hacia afuera, a la periferia de la Primera Esfera, y allí dejarlas al cuidado de los mensajeros de la Segunda Esfera que esperan.

¡No hay mente humana que pueda concebir la Belleza, la Perfección, el Júbilo y la Felicidad de estas ideas! Aquí viven las Huestes Querúbica y Seráfica, Mensajeros del Altísimo, bañándose en el Fuego de la Creación, encarnando Su esencia en sus mismísimos seres; y luego comienza el gran Ritual Cósmico de la Precipitación Cósmica de las bendiciones del cielo de ámbito a ámbito, lo cual los llevará entonces —con el tiempo— a los rincones más alejados del reino y a la periferia de la séptima esfera. Al contener la más pura esencia de la Divinidad dentro de sus brillantes cuerpos, ellos giran hacia afuera en su curso cósmico, llevando la Luz del Cielo al interior de las conciencias de los Seres en la Segunda Esfera.

II

Los habitantes celestiales de la Segunda Esfera de la manera más amorosa reciben a los Mensajeros Cósmicos y las ideas desde el Corazón de Dios, las asimilan, las revisten con la sustancia de Su propia gran Luz y la Sustancia-Luz Universal —la cual conforma la atmósfera de esta esfera— y, a su vez, la pasan hacia adelante a la conciencia receptiva y atmósfera del Tercer Ámbito.

En esta Segunda Esfera, las Ideas Divinas y Patrones de futura grandeza son moldeadas en formas mediante el uso de los poderes creativos de la fuerza de la mente superior. Así las semillas del Padre caen en tierra fértil (conciencia individual inteligente) y comienza a tomar una forma definitivamente en el mundo del Pensamiento Divino.

La Inteligencia Divina que gobierna esta Segunda Esfera es el Señor Buddha quien, junto con su gran hermano el Señor Maitreya, interpretan las Ideas Divinas que vienen desde la Primera Esfera a través de la formulación de las religiones mundiales. Su representante, el Chohán del Segundo Rayo, Kuthumi Lal Singh, consolida aun más el Servicio Cósmico de Ellos a través de los canales educacionales tanto de las Esferas Internas como del mundo de las apariencias físicas.

Tan grande es la riqueza de la vertida del Padre, que esta Esencia debe seguir apurándose hacia adelante, revestida con inteligentes patrones de pensamiento, siempre deseosa de darse en bendiciones rítmicas. Así, se alerta a la Tercera Esfera para que reciba la Vertida Divina.

III

En la Tercera Esfera, la Gloria y el Esplendor de la Segunda Esfera ya han revestido la Divina Inmanencia en patrones de pensamiento, de manera que puede ser asimilada mejor por la conciencia vibratoria de este Ámbito. Estas Ideas Divinas son insufladas con vida y se convierten en un foco viviente y pulsante de “cosas porvenir”. Este es el Ámbito del Espíritu Santo bajo la dirección de ese gran Representante Cósmico de la Tercera Persona de la Trinidad, a quien conocemos por el título de MaháChohán.

En esta Tercera Esfera, se imparte la esencia de vida a los Pensamientos-forma que descienden de las Esferas Primera y Segunda. En tanto que los pensamientos no sean revestidos con vida a través de la naturaleza emocional, no se convertirán en una viviente fuerza vital en cuanto concierne a la expresión en el mundo físico. De esta manera, la Tercera Esfera vitaliza todas las manifestaciones que alguna vez se exteriorizarán en el planeta Tierra.

La actividad de la Tercera Esfera, al igual que el prisma, divide los Rayos Espirituales a través de los cuales fluye la Vida, lo cual hace que los pensamientos se conviertan en cosas de hecho. La radiación y dones del Tercer Rayo proceden a través de las cinco subdivisiones de este gran rayo, y entran al mundo de la forma. De allí que los grandes Chohanes de estos cinco Rayos trabajen bajo la supervisión de su Gran Señor —el MaháChohán.

La primera subdivisión del Tercer Rayo está bajo la dirección del Chohán conocido como Pablo El Veneciano. Su servicio cósmico a la vida consiste en recibir los planos (o Pensamientos- forma Divinos) que contienen en sí tanto movimientos mundiales cuanto simples bendiciones individuales para la raza humana, y dividiéndolos en cuanto a su tema y servicio potencial para con la vida, se los da al Chohán a cargo de la Dispensación de esas actividades específicas. Estos Chohanes, a su vez, los proyectan desde Sus esferas de actividad al mundo de la forma a través de inteligencias humanas conscientes o inconscientes, que están abiertas a su Impresiones Cósmicas e influencia. Así, el Veneciano se convierte en el puesto de avanzada del MaháChohán, y en el transformador reductor de Sus energías en cuanto concierne a la canalización de las bendiciones de Dios a través de las facetas apropiadas en el mundo de la forma.

IV

Un grupo de seres de la Tercera Esfera se une a las Huestes Seráfica y Querúbica, al tiempo que éstas se preparan para pasar hacia afuera con los Pensamientos-forma vivientes y encarnados, a la cuarta esfera de vida consciente. Una vez más, una gran difusión de fulgor tiene lugar, una radiación más rica se vierte a través de la atmósfera de la Esfera de la Visitación. Las Ideas Divinas pulsan a través de la sustancia electrónica, y son absorbidas por cualquier conciencia receptiva dentro de la Cuarta Esfera.

Al gran Chohán de la Cuarta Esfera se le conoce como el Maestro Serapis Bey. Los Pensamientos-forma desarrollados de las Esferas Primera y Segunda, dotados con la vida del Espíritu Santo en la Tercera Esfera, encuentra en este Ámbito su primer punto de contacto con la conciencia individual de seres no-ascendidos. Con creces, la mayoría de arquetipos divinos (Presencias) habitan en esta Cuarta Esfera. Aquí, las Ideas Divinas, patrones y designios son recibidos por estos Egos Crísticos, y desarrollados por ellos (a lo largo de centurias de empeño), proyectándolos al mundo de los hombres a través de sus propias personalidades físicas, o a través de alumnos avanzados que operan en líneas de empeño similares a las que están siendo desarrolladas y perfeccionadas en este Ámbito. Las ideas que no son asumidas por las inteligencias conscientes en el Cuarto Ámbito, son llevadas por las Huestes Seráfica y Querúbica junto con la escolta de honor de la Cuarta Esfera, a la conciencia de los seres del Quinto Ámbito que esperan.

V

En el Quinto Ámbito, la semilla del Padre, en particular la relacionada con descubrimientos científicos, inventos e investigación médica, es esparcida y recibida por las conciencias receptivas de aquéllos ocupados en este empeño en los Templos de la Ciencia que están activos en esta Esfera, y de estos templos son dirigidas a las mentes y corazones de esos desprendidos hombres y mujeres que en la Tierra se ocupan en dichas actividades. Al gran Chohán del Quinto Ámbito se le conoce como el Maestro Hilarión, quien fue San Pablo en la era bíblica.

En vista de que la Quinta Esfera pulsa con la esencia de Santidad, vemos que las bendiciones no disminuyen en nada, y que aún al tiempo que observamos, las gloriosas energías esperan ser transmitidas a la Sexta Esfera para ampliar su círculo de expresión manifiesta.

VI

En la Sexta Esfera, encontramos los centros causativos de la Religión Cristiana, en la cual los cultos devocional y emocional constituyen la fuente en particular a través de la cual las energías espirituales están siendo descargadas para bendecir a la raza humana. Aquí habitan los grandes coros celestiales, el más alto cielo del pensamiento ortodoxo, y desde esta bella Esfera fluye la inspiración para esos hombres y mujeres que han respondido al “llamado de lo alto” de líderes religiosos, y quienes están “conduciendo sus rebaños” al máximo de sus posibilidades.

El gran Chohán de la Sexta Esfera es el Maestro Jesús, y a través del servicio de los templos, tanto Él como María (Su Madre) bañan al mundo cristiano, a los Devas que custodian y protegen las iglesias erigidas en Su nombre, y a todos los que han aceptado el Cristo, en la esencia espiritual de su Cristidad Divina.

Al tiempo que las Huestes Querúbica y Seráfica se preparan para llevar las bendiciones del Padre al Séptimo Ámbito, caemos en la cuenta de que, por su destino natural, ésta es la periferia del Reino, y que el mundo tridimensional de hoy se ha hundido debajo de esta línea divisoria de seguridad.

VII

Es al Séptimo Ámbito y a su gran Chohán, al cual se le conoce como el Maestro Saint Germain, que debemos acudir para el contacto entre la conciencia externa y los Patrones Divinos de la Voluntad de Dios y sus Mensajeros. La Séptima Esfera contiene en sí el patrón etérico de cada manifestación del Plan Divino que ha sido bajada rítmicamente a través de las seis Esferas anteriores, las cuales aguardan para expresarse en forma física. Esta es la Primera Esfera encima de la octava humana de limitación e imperfección a la cual el alma asciende en su viaje de vuelta al Corazón de Dios.

Por consiguiente, es el Cargo y responsabilidad del Chohán del Séptimo Rayo, proveer un medio y manera mediante el cual la humanidad pueda de nuevo unir su conciencia con las Esferas Internas, y convertirse en conductores individuales de la Perfección Divina desde estas Esferas a través de la conciencia del ser externo.

Este Ámbito está literalmente “desbordándose” con todas las cosas buenas que han sido bajadas de una Esfera a la otra.

Debido a la resistencia y negativa de la conciencia externa del hombre de aceptar el Plan Divino de Dios, el ámbito etérico no ha podido pasar hacia adelante las bendiciones y glorias que han descendido desde las Esferas Superiores, y, así completar el ritmo saliente de empeño creativo. Cualquier miembro de la familia humana puede ofrecer su conciencia al Chohán del Séptimo Rayo, y pedir que su ser individual sea una salida para las Bendiciones y Perfección allí contenidas.

Cada hombre, mujer y niño que vive actualmente en la Tierra, o que vendrá aquí en el futuro, tiene una Presencia Divina, un Patrón Divino, un arquetipo, que habita en una de las Siete Esferas anteriores. Cada una de estas corrientes de vida encarnadas está supuesta a ser un centro irradiante de la fuerza espiritual desde la Esfera Interna donde habita su Presencia. Debe comprender que su propio Ser Superior de hecho está viviendo y sirviendo a la vida en una de estas Esferas, desarrollando ciertos Diseños Divinos seleccionados por su Conciencia Superior, diseños los cuales están a la espera de la receptividad de la mente externa a fin de encontrar expresión en el mundo de la forma.

Las actuales características del individuo, sin importar cuan pobremente desarrollado pueda estar, son indicativas del Rayo y Esfera a la cual pertenece, y a medida que el individuo purifique su propio mundo, elevará la acción vibratoria de su ser a su más poderosa y perfecta expresión a través de su personalidad, y también se convertirá en un centro irradiador de la Fuerza Espiritual desde la Esfera en la cual su Presencia habita, y en la cual tiene un efecto beneficioso sobre toda vida a su alrededor.

LOS RAYOS Y SUS CUALIDADES DIVINAS

RayoCualidadServicio en el planeta
1Poder e IniciativaGobernantes, ejecutivos
2Sabiduría, Percepción, DiscernimientoMaestros, Educadores
3Amor, ToleranciaPacificadores, Árbitros
4Pureza, Desarrollo ArtísticoArtistas
5Desarrollo CientíficoMédicos, Científicos, Enfermeras
6Ministración, culto devocionalClérigos
7Servicio Ordenado, TransmutaciónDiplomáticos, Caballeros
 mediante el Fuego Violeta, Cultura, 
 Refinamiento, Diplomacia 

LOS CHOHANES Y SUS RAYOS

  • El Morya (Primer Rayo)
  • Kuthumi (Segundo Rayo)
  • Pablo el Veneciano (Tercer Rayo)
  • Serapis Bey (Cuarto Rayo)
  • Hilarión (Quinto Rayo)
  • Jesús (Sexto Rayo)
  • Saint Germain (Séptimo Rayo)

[NOTA: En 1956, Kuthumi y Jesús se convirtieron en Instructores Mundiales. Lanto asumió el cargo de Kuthumi, y Lady Nada asumió el cargo de Jesús].

Diario del puente a la libertad del Mahá Chohan

decretos Clic en tu ubicación: México - ColombiaToda AméricaEuropa

Tienda Espiritual

yosoyespiritual

"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Las siete esferas de conciencia | Santo Aeolus

Considerando al Altísimo como un Sol, hay, rodeando y envolviendo a este Foco Central de Inteligencia, Siete poderosas esferas de conciencia
 
Suscribirse al canal de YouTube