Nuestra correcta contribución al plan de los maestros | El Morya

Octubre, 1953

SALUDOS:

Se me requiere, de vez en cuando, que traiga a la memoria de los chelas y de las benditas corrientes de vida que eligen, voluntariamente, levar el ancla que ataba sus respectivos barcos a la relativa seguridad de la “orilla elegida” en el viaje de la vida, el Propósito al cual Nosotros servimos, la Causa que Nosotros hemos promulgado, y el fin al cual Nosotros hemos dedicado el continuo fluir de Nuestra energía, atención y vida.

El esfuerzo por romper el silencio natural, que ha sido tejido con las mismísimas energías de la conciencia humana y que actualmente enmudece la Voz de la Presencia y el Consejo de los Dioses, se dio únicamente para alcanzar la conciencia externa de los individuos que han profesado un interés más que ordinario por liberar a la vida. Mediante este interés proferido, Nosotros tuvimos razón suficiente para solicitar que se concediera una dispensación mediante la cual la Ley Cósmica Nos permitiría invertir Nuestras energías en comunicarnos con diversos individuos que podrían, si se les inspiraba e interesaba así, ayudarnos a expandir la Palabra y a llevar la Luz a un número mayor de individuos auto-conscientes en este momento.

Todos Nuestros planes, designios, esperanzas y sugerencias están edificadas alrededor de esta única empresa… liberar a la vida mediante la incorporación de las energías individuales de chelas encarnados quienes, sabiendo lo que Nosotros estamos haciendo, elijan cooperar en ese servicio y ayudarnos a abrir cada puerta posible para el incremento del volumen de radiación e instrucción que está preparado y listo para su distribución.

Como en los días de Camelot, cada uno, serio y sincero en sí mismo, ve lo “Correcto” según los momentums naturales de siglos de experiencia de vida. La medida es simple, en verdad, para que cada uno examine por sí mismo en cualquier momento la eficacia de su servicio… o al contemplar retrospectivamente un día cualquiera. Uno debería preguntarse a sí mismo, cada día: “¿A cuánta vida, aparte de a mí mismo, he beneficiado aumentando el caudal de sabiduría de la humanidad, bien sea mediante la preparación de Nuestras palabras para su distribución, mediante la aplicación consciente, o mediante la simple cortesía, amabilidad y consideración, o bien ofreciendo una mano para ayudar?”

Cuando los chelas pueden mirar hacia el OBJETIVO, e intentar sublimar sus propias energías y encauzarlas para un esfuerzo tan eficaz como permitan sus propios momentums desarrollados, con el fin de preparar para Nosotros un instrumento armonioso, equilibrado, flexible y eficaz, entonces en verdad podemos avanzar.

Ciertas demandas que se elevan desde los corazones de los hombres Nos abren la puerta para poner en marcha aquellas actividades que darán como resultado una bendición y una vertida específica. De este modo, la raza puede ser beneficiada, así como los chelas elegidos ser entrenados para un futuro servicio, cuando la presión de las energías de un mayor número de personas forme el escenario propicio para su aplicación.

Nuestro interés inicial se centró en preparar un órgano impersonal, mediante el cual pudiéramos Nosotros presentar la Ley y los empeños de la Hermandad y, si teníamos éxito en asegurar la cooperación de algunos seres no-ascendidos, pretendíamos atraerlos gradualmente al servicio y cooperación conscientes con Nuestros esfuerzos. Sin embargo, la historia lo dice todo. El incremento de la energía y los intereses de los estudiantes hicieron necesario que proporcionáramos centros en los cuales los estudiantes serios pudieran de inmediato poner en marcha su recién encontrado conocimiento de la Ley. El aumento de las actividades de los grupos cooperadores INMEDIATAMENTE fue mayor de lo que habíamos anticipado, y sin embargo no podíamos negar dicha expansión.

Así pues, nos esforzamos, a través de las corrientes de vida particularmente preparadas para dicho servicio, por proporcionar un modo y medios mediante los cuales el estímulo del esfuerzo en las clases se pudiera ofrecer a aquellos que eligieran aprovechar la oportunidad. A causa de esta respuesta por parte de seres no-ascendidos, el mismo Mahá Chohán vio una oportunidad de establecer las Clases de Transmisión y comenzar la preparación de aquellos campos de fuerza espirituales que puedan ser, y que serán, conductores de las energías calificadas del Fuego Sagrado. La radiación desde los Templos de Fuego está ya siendo atraída a través de la substancia de dichos focos dedicados. ¡Esto, en sí mismo, es un logro tremendo, que Nosotros no hubiéramos creído posible durante al menos diez años después del impulso inicial de Nuestra Nueva Empresa!

Estos individuos que han mostrado profundo interés en Nuestro servicio, han demandado una mayor descarga de material de lo que ha sido posible hasta ahora preparar para su distribución, pero Nos hemos esforzado, a través de chelas dispuestos, por hacer lo posible por responder a ese creciente llamado de la humanidad pidiendo más luz.

Fue así como nació la idea de conferir a ciertas corrientes de vida, la oportunidad de llevar la Palabra a la gente, cada uno contribuyendo según su propio desarrollo y comprensión, y aportando el estímulo de sus propias convicciones a los buscadores, donde ellos desearan asistencia. Se designaron Mensajeros, cada uno con unos antecedentes y herencia que podían ser de inestimable valor para Nuestra Causa, cada uno con ciertos servicios separados y específicos a ser prestados, de un modo amable y cooperativo.

Saben, siempre He amado las estrellas y los planetas. Todos han sido ubicados mediante la Inteligencia Divina, cada uno contribuyendo con su luz y gloria al firmamento, y ninguno deseando vivir dentro de la órbita de otro. La simetría en la formación de constelaciones depende por completo de esa bella cortesía. Orión permanece hoy ante la vista de la humanidad, como estuvo Él revelado hace siglos, cuando Yo miré arriba en la noche oscura para orientarme por los eriales para encontrar la Cueva de Belén. Si las brillantes estrellas que configuran Su Cinturón y el contorno de Su Forma hubiesen insistido en estar en algún otro lugar, la constelación hace mucho tiempo que se hubiera desintegrado en la nada, y muchos hombres, orientándose por el firmamento, habrían sido dolorosamente confundidos por esta inestabilidad de diseño.

No es fácil para muchos hombres y mujeres con diferentes antecedentes, mezclar sus seres individuales en una empresa cooperativa para el bien del todo, o ni siquiera reconocer mérito en las almas de cada uno. Lo sé, pues en la escuela en la que estudié astronomía, había unos cuarenta iniciados, con los cuales Yo compartí el alojamiento, así como mis estudios. Nueve de ellos decidieron venir conmigo para seguir LA ESTRELLA de Belén, pero ocho regresaron, perturbados por los terrores descritos por el líder de la caravana en su explicación del azaroso viaje “en el que nos íbamos a meter”. En esa vida, aprendí también acerca de la vida en comunidad y no hablo por hablar cuando digo, con SENTIMIENTO, que la violencia de la emoción humana es mucho más destructiva que la flecha veloz, que la bala disparada o la lanza arrojada, las cuales en un instante hacen su trabajo y finalizan su tarea.

Permíteme volver por un momento a la actividad de proveer la radiación de los Maestros a través de la palabra hablada, para extenderme sobre la razón que constituye el trasfondo para las acciones mediante las cuales se obtiene el consejo de los Maestros. Si corrientes de vida no ascendidas pueden probar a la Ley Cósmica que están deseosas de ofrecer una compensación en servicio impersonal a la vida, por recibir una descarga de instrucción más que ordinaria, Nosotros podemos asegurarnos una concesión para llevar las Palabras a la gente en el trabajo de clase, y después incorporarlas a la forma escrita. Si no podemos recibir una garantía así por parte de la gente, a través del servicio manifiesto, esto limita necesariamente la cantidad de energía que la Ley permitirá a diversos Miembros de la Jerarquía invertir en el trabajo de clase o en la palabra escrita. Esto es, de por sí, una protección para los receptores. Pues dichas bendiciones recibidas, a menos que se usen en beneficio de la raza, se convierten en karma ineludible en el futuro. Estas bendiciones particulares no son méritos ganados por el individuo o por la raza, sino que son dispensaciones concedidas, otorgadas porque algún Patrocinador ha convencido a la Junta Kármica de que dicha energía invertida acelerará la evolución del planeta y sus gentes.

Todos ustedes sufren ahora dicho karma obligatorio. Aquellos de ustedes que no tienen libertad financiera, un día tuvieron mucha abundancia para incorporar al Plan de Dios, y la retuvieron, o la usaron libremente en placeres personales. Otros, que tienen limitaciones de mente y cuerpo, tuvieron un tiempo perfecta salud y la oportunidad de servir a Dios, pero usaron esas mentes y cuerpos para fines más banales. Algunos que se quejan de falta de inspiración y de paz Divina, tuvieron ambas en el pasado, pero no atendieron a las sugerencias de su Presencia de que promovieran una Causa que estaba sostenida en las esperanzadas manos de algunos Hermanos y Hermanas del Cielo en aquel entonces. Ahora que deseas servir, no está ni esa paz ni esas directrices que percibes como esenciales para tu éxito. Nadie puede gritar que “lo haría si pudiera”. ¡Perdónense, todos, por las limitaciones que los hacen instrumentos menos flexibles en Nuestras manos, ahora que sus corazones desean servir! Sin embargo, que ni la amargura, ni la burla, ni el ridículo, ni los gérmenes del orgullo espiritual, ensucien más la luz de tu alma si te esfuerzas por trabajar con otros espíritus, igualmente limitados, en una Causa común; mejor sería que te apartaras de los esfuerzos cooperativos, y en la orgullosa soledad de tu propia opinión del ego, encontraras tu camino hasta Él.

La humanidad está hambrienta de entendimiento y luz. Nuestro deseo es compensar el regalo de la instrucción a los estudiantes con la incorporación de sus energías en canto, decretos, afirmaciones y visualizaciones. De este modo, cada aportación habrá sido pagada, por completo, a la Ley Cósmica. Esa es la razón de que sea importante hacer algo de trabajo de clase antes de que se dé un “dictado”, como han elegido llamar a las palabras que les ofrecemos. El trabajo de clase permite al individuo la oportunidad de incorporar sus propias energías en servicio impersonal, no vaya a ser que le dé una indigestión espiritual, al asimilar demasiado conocimiento y no hacer ejercicio espiritual en beneficio de otros.

La razón más sutil de dicho trabajo preparatorio de clase interesará sólo a los que no sean egoístas – la protección del líder a través del cual fluye la corriente. La sintonización y elevación de la acción vibratoria de dicha conciencia que está sirviendo debería ser tan cuidadosamente protegida como cuando el músico afina y guarda su instrumento ya preparado después de que haya sido afinado a su nota perfecta.

Desde cualquier audiencia fluyen la energía y la atención, la sustancia y la conciencia del mundo de cada uno, y éstas se focalizan sobre el objeto que en ese momento entretiene los sentidos, sea una imagen, una llama o una persona.

En las edades tempranas, incluso en los servicios rituales de la iglesia, siempre ha habido individuos asistentes, a través de cuyos mismos cuerpos se supone que pasen las corrientes y fuerzas desde la gente. A través de estos individuos, todas las vibraciones de la congregación habían de ser transmutadas y literalmente “filtradas” o “tamizadas”, hasta que sólo las más puras energías del grupo fueran descargadas dentro del aura del oficiante o de la sacerdotisa. En la actividad presente, es esa la razón de que es siempre sabio que cada Director de Santuario o líder tenga fuertes guardianes espirituales en los primeros asientos de la audiencia. Estas personas, si son apropiadamente instruidas y entrenadas, se permiten ser los agentes purificadores de los sentimientos de la gente, así como dar su fuerza y su fe al individuo que atrae la Llama. La lealtad y el amor de dichos guardianes determinan su eficacia en dicho puesto.

El Director mismo debe, de otro modo, recibir las energías discordantes de los participantes en el servicio, por no mencionar las del público reunido, y las mucho más sutiles energías en la atmósfera, que buscan siempre “romper” una conexión de Dios y así, mucho de lo que podría ofrecerse, tanto en palabra hablada como en radiación, se pierde y mucha de la esencia vital del líder se gasta innecesariamente.

He hablado libremente, con fuerza y franqueza, porque ese es Mi modo, y espero que perdonen cualquier impacto emocional que pueda haber causado a seres individuales, puesto que “la Causa es lo que importa”, la Luz del Mundo es Nuestro rescate para el Amado Sanat Kumara, y la inspiración, no la desilusión, es el plan de la Hermandad a través de todo aquel que Nos sirva y represente ante la gente.

Tu obediente Servidor

M

Tomado del libro: El primer rayo – El Morya – Recopilado por Thomas Printz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Nuestra correcta contribución al plan de los maestros | El Morya

Cada uno contribuyendo según su propio desarrollo y comprensión, y aportando el estímulo de sus propias convicciones a los buscadores, donde ellos
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios. Enseguida recargue la página.
 
Suscribirse al canal de YouTube
Send this to a friend