fbpx

Tratado sobre el amor | Santo Aeolus

EL VERDADERO SENTIMIENTO Y LA HIPNOSIS

Este es un regalo del Espíritu Santo, que insufla tanto al Maestro como al representante elegido del Maestro, mediante el cual se acompaña a la imagen verbal con un sentimiento propiamente dicho de la actividad descrita, y el cual hace más para iluminar la conciencia de lo que es posible cuando únicamente los pensamientos son transmitidos y el intelecto es alimentado a través del medio de la expresión verbal.

El don del genio a través de la palabra hablada, en canto, prosa o lienzo, se mide por la profundidad de sentimiento que puede transmitir a su público. Los sentimientos, que son estremecidos por el agitador, por el fanático emocional o por el vendedor agresivo, son momentáneos y representan en gran medida una hipnosis —o transferencia de las vibraciones del enviador— con el efecto que cuando se quita la presión, surge un “decaimiento” o enfriamiento de quienes, por una razón u otra, se han permitido ser estremecidos temporalmente.

Pero el sentimiento sostenido de satisfacción espiritual que sigue a una experiencia espiritual, entraña que la Llama Maestra del Espíritu Santo —a través del instrumento que sea— se haya conectado con las vibraciones del público, y que haya puesto en movimiento una pulsación dentro del mundo emocional de los receptores, de una vibración permanente de naturaleza superior a la ordinariamente expresada, y la cual puede ser rememorada a voluntad.

COMO RE-ENERGIZAR EL SENTIMIENTO ESPIRITUAL

Una de las desafortunadas características del estudiante espiritual, es que desconoce el poder que yace dentro de sí para reenergizar el sentimiento espiritual a voluntad, y se inclina a creer que ha perdido su éxtasis una vez que su primer calor y delicia han pasado. El individuo sabio y sensato, en gozo activo de una bendición espiritual, la capta y, mediante un llamado consciente a su Ser Crístico que pudiera ser de la manera siguiente: “Amado Ser Crístico, acepta esto, el sentimiento del Amor del Señor Maitreya (o de quien pudiera ser el Maestro oficiante), sosténlo por mí y permíteme volver a sentirlo a voluntad.”

Luego, cuando una crisis o una experiencia de vida requieran la presencia de un Amor más allá de la capacidad humana, un individuo de este tipo podrá volver a invocar ese sentimiento, el cual ha sido almacenado para él por su Presencia, y podrá volver a experimentar la misma comunión espiritual y exaltación.

De manera que les digo, a ustedes que se pararon dentro de la radiación de la vertida del Señor Maitreya, y que sintieron, por un momento, los Poderes potenciales del Amor Divino, exijan por el poder de su propia Presencia en esa reunión, volver a sentir el Amor del Cristo Cósmico, y luego, encarnen dentro de ese sentimiento la convicción de Su Maestría en toda esfera y a través de todas las formas.

LA MAESTRÍA DEL AMOR ES LA BASE DE LA QUIETUD

Al tiempo que el gran Maestro de Amor se erguía teniendo a sus espaldas un escenario de suaves colinas, con la luna plateada brillando sobre Su Cuerpo iluminado, fluía de su Presencia un sentimiento de la más gloriosa Paz — una quietud que se reflejaba aún en la Naturaleza, de manera tal que los mismísimos cuerpos de los invitados allí reunidos escogían no moverse, debido a que el confort de esa Paz era mas precioso que la voluntad de parte alguna.

A esa quietud entramos cada vez más y más profundo. No había hoja de hierba que se moviera, ni la hoja de un árbol, ni un pájaro en una rama, ni la superficie del lago; y hasta la brisa que siempre está presente en los canales naturales de las colinas y valles, estaba quieta, recordándome la venida de los grandes Kumaras. El gozo de esa quietud era una experiencia activa e individual, cada cual con su ser presionado contra el cuerpo del Silencio, hasta que todos los temblorosos nervios y mentes vibrantes fueron aquietados.

Este es el sentimiento que los Maestros experimentan cuando entran al Gran Silencio entre Sus actividades, pero para que el Señor Maitreya haya traído ese sentimiento de quietud a la atmósfera inferior de la Tierra, y haberlo transmitido conscientemente a los cuerpos de seres no- ascendidos fue, una vez más, la manifestación de la Maestría completa de Amor sobre toda vibración que es inferior a Sí —porque cada individuo que estaba allí presente trajo una vibración representativa de algún aspecto diferente de la experiencia limitante y, sin embargo, esa Presencia Maestra de Amor (sin que se pronunciara palabra alguna) le dio a cada hombre la promesa de lo que un planeta y un pueblo algún día serán, cuando la capacidad para crear discordia ya no se cuente más entre los poderes del ego que evoluciona.

USTEDES SON LOS CUSTODIOS DEL SENTIMIENTO DE AMOR Y PAZ

Nosotros, que estábamos entre la Hueste Ascendida allí presente, jubilosamente abrimos Nuestros sentimientos a la afluencia de ese Regalo Crístico Cósmico, exigiendo dentro de nuestro propio record permanente, que pudiésemos reanimar esa aura a voluntad, de manera que se convirtiera para cada uno de Nosotros no solamente en un regalo recibido, sino en un regalo para dar —el cual ahora revivo para ustedes. Ustedes son ahora los custodios de ese sentimiento de Amor y Paz Divina, y estaremos pendientes de cuántas veces lo revivirán a voluntad… ¡para sí y para otros!

En los días y años venideros, se encontrarán en muchas circunstancias en las que la Radiación del Amor del Señor Maitreya podrá ser, en el instante, expandida desde el centro de su ser para cubrir una condición, una corriente de vida o un ambiente; y se encontrarán ustedes sin estar excesivamente preocupados con la generación de un Poder Cósmico allende la capacidad de su propio ser, ya que éste es un regalo que el Maestro ha dotado sobre ustedes.

Ustedes, que encuentran tan difícil generar un sentimiento de amor en medio de una circunstancia en la que, quizás, podrá estar involucrada su propia naturaleza humana, encontrarán que hay dentro de ustedes el poder para invocar la revivificación de ese sentimiento de Amor del Cristo Cósmico, el cual ustedes personalmente experimentarán en la gran vertida del Señor Maitreya en las Colinas de Cachemira, y el cual Yo he doblado en su actividad al invocarlo a través de la sustancia de sus cuerpos físicos al tiempo que leen esto y permiten que sus pensamientos reposen sobre Mí.

USTEDES TIENEN EL PODER PARA EXPANDIR LA LLAMA DE AMOR

En las azules aguas del Lago de Cachemira, se reflejaba la luz plateada de la luna, y hasta los lirios que sólo abren sus pétalos en la mañana, estaban en plena floración.

El Señor Maitreya se erguía solo en perfecto reposo sobre la pequeña elevación, Su cabeza algo inclinada a fin de enfocar la radiación de Su Amor sobre la muchedumbre allí reunida. Encima de Él, en la atmósfera interna, estaba la presencia del Señor Buddha y de las Llamas Gemelas desde el corazón del mismísimo Sol, de manera que el Señor Maitreya se convirtió en el conductor no sólo de Su propio Amor, sino de la vertida directa más concentrada del Cristo Cósmico (complementado por la de los otros Poderosos Seres) que la Tierra haya recibido a la fecha.

Crear un aura tan cómoda que la humanidad no necesite ser entretenida mediante ninguna de las avenidas de los sentidos, y mantener eso durante una hora, es un logro mayor cuando se está datando con cientos de miles de seres diferentemente constituidos y evolucionados.

Es una cuestión enteramente distinta para un Maestro y un flujo de corrientes de vida seleccionadas y entrenadas, entrar al corazón de su propia soledad—pero, convertirse en la Presencia Maestra de la Energía de las masas, sin fenómeno, imágenes verbales o acción de ningún tipo, es un precursor de los Poderes del Cristo Cósmico que deben ser encarnados en las corrientes de vida de quienes serán los líderes de los pueblos —así como también sus guardianes— en los próximos cambios planetarios.

La razón de que a los individuos que van a servir a la Vida en una capacidad Cósmica, siempre se les haya requerido que entren a la presencia del Señor Maitreya, es para que puedan experimentar a plenitud la naturaleza del Amor del Cristo Cósmico por cuenta propia, y recibir esa semilla en el mundo emocional, la cual podría abanicarse hasta convertirse en llama al presentarse las circunstancias que ameritasen su uso —tal como aquietar un público en un momento de pánico, o de inspirarlos en tiempos de paz.

Fue por esta razón específica que el Señor Maitreya realizó este servicio para la humanidad en masa, en esta iniciación espiritual. Hasta entonces, el servicio se había ejecutado únicamente para un Iniciado al tiempo, pero esta vez prestó el mismo servicio para toda persona allí presente; y todos aquellos en esa vasta asamblea que experimentaron el sentimiento del Amor del Cristo Cósmico, es un foco potencial para la expansión de esa Llama cuando se requiera en cualquier crisis – individual o colectiva.

USTEDES PUEDEN INVOCAR EL PODER DE SU SER CRÍSTICO

Todas las Iniciaciones y grandes experiencias por la que pasa la corriente de vida en la Tierra son registradas permanentemente en el cuerpo etérico. Toda altura de exaltación espiritual, toda asociación jubilosa con la Divinidad, es permanentemente almacenada dentro de la Memoria Akáshica en el mundo emocional, y perdura de encarnación en encarnación como una herencia de la corriente de vida. Hoy, por supuesto, las experiencias desagradables, gracias a Dios, no son de naturaleza permanente debido al conocimiento y uso del Fuego Sagrado.

Por tanto, el alma, al entrar al cuerpo emocional al momento de nacer, se hace heredera a toda bendición espiritual que haya tenido el privilegio, mediante el uso del libre albedrío, de atraer al ser en vidas pasadas; pero es la experiencia desafortunada de la raza humana que estos Sentimientos Divinos no son revitalizados conscientemente y utilizados hoy en el diario vivir actual de la personalidad. Es deplorable el hecho de que tales Sentimientos sencillamente permanezcan dormidos, hasta que la corriente de vida llegue al uso consciente de su Memoria Divina y comience a utilizar dicha herencia, si bien este logro posterior representa un gran avance en el desarrollo del ego.

Muchos de ustedes atestiguaron los milagros del Maestro Jesús y sintieron, a través del dulce privilegio de la Amistad Divina, el Amor del Cristo Cósmico encarnado en la seidad de Jesús. Esta es una parte viviente y permanente del propio mundo emocional de ustedes, la cual puede ser

traída adelante mediante su invocación y revitalizada como un tratamiento para sí y para otros; y, regresando al mero principio del comienzo, pueden invocar el Poder de su propio Santo Ser Crístico a que les permita sentir la Gloria que tuvieron con el en el principio, antes que el mundo existiera.

Ustedes se sentaron a los pies del Padre y de la Madre cuando las chispas espirituales fueron extraídas por primera vez, y contenido en el mundo emocional suyo está la experiencia de su sentimiento de Amor de Ellos por ustedes —como uno de Sus hijos— lo cual, en vista de que lo vieron y lo sintieron, habría de convertirse en parte viviente de ustedes. En aquel entonces ustedes veían objetivamente esas experiencias, así como un niño hoy no reconoce la riqueza del cariño paternal, pero en algún tiempo distante, la memoria de esa experiencia será estremecida y el individuo maduro sentirá entonces algo de lo que su padre experimentó durante aquellos primeros días.

Debido a la tremenda descarga a través de los Mensajeros Cósmicos, el cuerpo estudiantil ha sido elevado una y otra vez a esa Altura de Amor Cósmico y sentido de Maestría y Poder, pero los Estudiantes parecen no recordar que podrían revivir esta exaltación mediante sus Llamados conscientes.

EL PODER VIVIENTE DE AMOR QUE LES HA SIDO CONFERIDO, SÓLO ES VALIOSO SI LO UTILIZAN

Ahora bien, al tiempo que les traigo el Amor del Señor Maitreya, quiero que esto sea más que sólo “una memoria” almacenada dentro de sus respectivas conciencias. Quiero que sea un poder viviente que ustedes pueden reanimar (y reanimarán) para verterlo libremente a otros.

Un regalo conferido espiritualmente y un Poder investido en sus corrientes de vida, será valioso sólo en la medida que lo utilicen.

Ustedes han sentido, por un momento, el Poder Maestro de Amor. Yo se los he transmitido a propósito a través de la Radiación, demostrando que la transmisión de un sentimiento es posible y es más duradera que la transmisión de un pensamiento.

Les he transmitido el poder de revivificar sentimientos y un conocimiento consciente de que el sentimiento del Maestro puede ser para ustedes una Autoridad y Presencia Maestra, hasta que estén lo suficientemente desarrollados como para crear y sostener la propia. Si aceptan esta asistencia y actúan de acuerdo con ella, considero que habré hecho mucho por Mis hijos.

EL MAHÁCHOHÁN

Diario del puente a la libertad del Mahá Chohan

Libro de decretos

Libro gratuito en la tienda virtual. Disponible en formato físico, clic en tu ubicación:

enseñanzas para ti

Seguir:
"Todos los hombres buscan anhelantes a DIOS y se preguntan con inquietud: ¿Cómo saber y cómo poder encontrar a Dios? - Si realmente quieres conocer la imagen exacta de DIOS, déjate de más búsqueda y “CONÓCETE A TI MISMO”. En ti está Dios presente, sapiente y consciente". Arriba soy espíritu divino, abajo soy espíritu encarnado, luego, YO SOY lo que el Creador Es.
Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Meditaciones Diarias

Rayo Azul

Fe, fuerza, poder, protección, voluntad divina

Rayo Dorado

Iluminación, discernimiento sabiduría, paz, armonía

Rayo Rosa

Amor Divino, adoración, confort, cohesión

Rayo Blanco

Pureza, creatividad, Resurrección y Ascensión

Rayo Verde

Verdad, curación, concentración

Rayo Oro Rubí

Paz, Gracia, Saneamiento, Provisión y Ministerio

Rayo Violeta

Trasmutación, misericordia, liberación, perdón

Iniciación

Lecciones esenciales. Inicia tu estudio por aquí

Video sugerido